Linares Deportivo

Barba y Lopito sostienen al Linares

Barba y Lopito sostienen al Linares
ENRIQUE

Los azulillos se adelantaron a los 3 minutos y pudieron matar el partido, pero en la segunda el Torredonjimeno hizo méritos para remontar

ÁNGEL MENDOZA

Si el fútbol fuera boxeo, el Torredonjimeno habría salido ayer de Linarejos como vencedor a los puntos, aunque el Linares sólo le mandó una vez a la lona y acabó suplicando la campana de un eterno último asalto. Pero en el fútbol mandan los goles y ahí los azulillos tuvieron a Espejo como asistente, a Barba como matador y Lopito, otra semana más, como salvador para dejar otro triunfo en casa y otra vez la puerta impenetrable como local.

Se sabía que el encuentro sería especial, aplausos desde el calentamiento para los rojiblancos de sangre minera, muchos aún vinculados al Linares, bien porque son socios de la entidad o porque entrenan en la cantera. Los peques de David Rus le entregaron un cuadro de recuerdo. Pero una vez que pita el árbitro sólo queda salir a ganar, y eso lo hizo mejor el Linares en la primera mitad.

Minuto 3, primera llegada, apertura a banda para Espejo, centro al área donde Barba se la ponía a contrapié a Juanma en el primer palo, el balón dio en la madera y se fue al fondo de la red. Tempranero 1-0 de un Linares que en la primera parte fue muy superior, jugando a posesiones largas, a veces abusando de ellas y perdiendo opciones de contra rápida, pero el dominio era apabullante y el público esperaba ver el segundo pronto, pero no llegó.

Fan Lara lo tuvo al cuarto de hora en un cabezazo que se le fue arriba. En una bonita acción de toques, Espejo acabó intentando una vaselina que también se le marchó alta. Se estaba gustando el Linares ante un Torredonjimeno que estaba perdido con el balón, se limitó a achicar aguas, replegarse y buscar suerte en alguna contra.

1 Linares Deportivo

Lopito, Chinchilla, Espejo, Rosales (Rodri, min.52), Josema, Fran Lara, Pedro Beda (Bazán, min. 73), Anaba, Javi Bolo (Chendo, min. 75), Jorge Barba y Pablo Ortiz.

0 UDC Torredonjimeno

Juanma, Javi Bueno, David Rus, Edu Osorio, Álvaro, Rubén (Quesada, min.41), Luque (José, min. 70), José Lara, Carrillo (Francis, min. 62), Adrián y Montiel.

Goles
1-0: Min. 3, Jorge Barba.
Árbitro
Fernando Narváez de Vera, colegio Cordobés. Mostró amarilla a los locales Chinchilla y Ortiz, este último en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el minuto 90. Por los visitantes fueron amonestados Osorio y Rubén.
Incidencias
1179 espectadores en el Municipal de Linarejos presenciaron el derbi provincial de la undécima jornada de liga en el Grupo IX de Tercera División.

En una de ellas, demostraron que estaban vivos. Carrillo se plantó delante de Lopito, que sacó con el pie el empate. Mientras, el Linares a lo suyo, Josema remató una por encima del larguero y Espejo tuvo después otra más clara, mano a mano con Juanma, pero controló con su pierna mala, intentó rematar al primer palo con la derecha y el meta toxiriano le adivinó la intención para evitar el tanto. Se botó el córner y Josema cabeceó fuera.

Estaba siendo un festival del Linares, pero entonces Manuel Chumilla llamó a Javi Quesada, que entró entre aplausos faltando 5 minutos para el descanso. Con él en el campo, en Torredonjimeno fue otro, y lo demostró al salir de la caseta y empezar la segunda mitad.

Se hicieron con la pelota, no dejaron al Linares crear, empezaron a abrir y doblar por fuera, a generar superioridades en toque por dentro, y como si se hubiesen cambiado las camisetas al descanso, ahora eran los rojiblancos los que estaban haciendo un partidazo. El Linares sufriendo y Lopito con la aureola agigantada tuvo que sostener a los suyos.

La primera la tuvo Montiel, ahí estaba Lopo. Después Carrillo se plantó en un mano a mano y de nuevo despeje salvador con el pie, la jugada y el desmarque fueron de escuela. La defensa azulilla sufría, y en ataque no llegaban a línea de fondo. Fran Lara lo intentó desde lejos primero, después Ortiz, por romper el hielo atrapó Juanma con seguridad.

Rosales se había retirado con molestias, entró un Rodri que no está aún al cien por cien. Luego Beda dejó su puesto a Iván Bazán, inédito una semana más. El equipo cambió al 4-1-4-1 y ni por esas, el Torredonjimeno mandaba. Prueba de ello es que la ocasión más peligrosa del Linares en toda la segunda mitad fue un despeje del defensa Bueno que por poco acaba en gol en propia puerta.

La entrada de José por Luque y Francis por Carrillo, le dio frescura a los de Chumilla para seguir apretando en la recta final. Javi Bolo no había olido una en la segunda parte, no le llegaban balones, entró Chendo de refresco. El Linares se defendía y eso a la grada de Linarejos no le gustaba, los pitos cada vez sonaban con más fuerza.

El Torredonjimeno merecía el empate. Francis tuvo también un mano a mano con Lopito y el meta azulillo puso una página más para su leyenda en el club minero, sacando una mano a dos metros del atacante, al más puro estilo de fútbol sala.

Linarejos volvió a rugir, pero de enfado. El partido se le hacía eterno a los de Arsenal, no combinaban, los jugadores del medio campo no se entendían, Bazán perdido, y en esas llegó la segunda amarilla para Pablo Ortiz. El Linares se quedaba con 10 y el delegado mostraba 4 minutos en la tablilla, a los azulillos les debieron parecer 15 en el campo.

Replegados, sufriendo, fueron aguantando el tirón a la espera del pitido final. En el último suspiro José enganchó un balón en el área que por suerte rozó un defensor y le quitó fuerza, Lopito atrapó la bola como un gato y final. 1-0 con sufrimiento, 3 puntos más para el Linares, que esta vez tuvo la suerte de los campeones para sacar adelante un triunfo que bien podría haberse llevado de vuelta el Torredonjimeno.

No, los de Chumilla no son equipo para estar en puestos de descenso. Ni por fútbol, ni por calidad, ni por méritos

Vestuarios

Juan Arsenal: «El resultado final ha sido lo mejor para nosotros»

Juan Arsenal entró en la sala de prensa hablando de las dos caras que tuvo el encuentro: «Un partido donde hicimos una exquisita primera parte, fuimos nosotros mismos, sometimos al rival, tuvimos el control del juego, hicimos un gol y pudimos hacer el segundo. Luego una segunda parte diferente, donde nos faltó continuidad en el juego, el rival fue mejor, tuvieron la posesión y nos costó defender. Pero supimos sufrir y jugar sin balón para conseguir la victoria. El resultado al final ha sido lo mejor para nosotros».

Rosales tenía molestias en el isquiotibial y de ahí su cambio «era o apurar y forzar, que se podía romper, o arriesgar quitando la línea de tres, que tan buen resultado nos estaba dando, por tener superior en medio campo con Rodri. A Rodri hay que darle minutos y ritmo para que coja su sitio, pensamos que tendríamos el control, no lo tuvimos y nos tocó defender. Decisiones que tomas, unas salen bien y otras mal».

El Linares dio síntomas de agotamiento en el final del encuentro y el técnico explicaba sus sensaciones al respecto: «Pienso que puede ser por la gran primera parte, con mucha circulación de balón, robar en campo contrario tras pérdida, y eso lo pagamos. No tuvimos continuidad y físicamente el esfuerzo nos pasó factura, es lo que hablé con los jugadores y el preparador físico».

También hacía referencia a que fruto del buen juego de toque en la primera mitad, el Linares podría haber roto el partido. La tuvo Espejo y se la sacó Juanfran en el primer palo. «Después de 65 toques, por decir un número, generamos una ocasión delante del portero, me quedo con eso. Después de una larga jugada encontramos a Dani Espejo delante del portero solo, ahí con el 2-0 hubiésemos matado el partido. El rival también juega, tiene buenos futbolistas, te quita la pelota y nos mete atrás. No siempre vamos a ganar 3-0 y vamos a ser muy superiores, hay que saber también defender, juntarse y que tenga la fortuna Lopito de hacer paradas de gran mérito».

Por su parte, Manolo Chumilla hacía un balance de partido como algo difícil de explicar. «Sabíamos qué partido nos íbamos a encontrar, hacemos un planteamiento en el primer tiempo intentando llevar el partido largo, donde nosotros hubiésemos querido, pero nos encontramos en la primera acción del Linares con un gol y nos descompusimos un poquito. Ellos apretaban más en campo contrario, no encontrábamos a nuestros hombres, no hacíamos nuestro juego, e hizo que el Linares tuviera más posesión. Si quitamos el gol de ellos, tenía el control pero no había situaciones de peligro».

Continuaba valorando que «en la segunda parte con los cambios, recompusimos el equipo y fuimos más nosotros. Nos pasó más de lo mismo de las últimas jornadas, hacemos partidos con muchas cosas ofensivamente, intentamos jugar a fútbol y hacer situaciones de toque y superioridades por dentro y fuera. Tuvimos 4 o 5 delante de Lopito y no estuvimos acertados. No hacer gol nos ha penalizado mucho, hicimos méritos para obtener como mínimo un punto».

Respecto a esa gran segunda parte de los suyos, argumentaba que «el Linares estaba en zonas más altas, el gol nos rompió las ideas iniciales, hubo dudas en la parte de atrás, no leíamos lo que requería el partido. En el segundo campo no cambió nada, sólo teníamos que darle más amplitud al campo y arriesgar en la salida de balón, porque lo sabemos hacer y sin temblarnos las piernas en campos de estos. Todos pusieron un poco más de su parte, la encontramos por dentro, por fuera, superamos líneas y creamos muchos problemas al Linares. En cuanto los movimos de un sitio para otro, sufrieron».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos