El central Josema cambia Mérida por Linares

Josema, con la camiseta del Mancha Real, cortando una avanzada de Corpas la pasada temporada en el derbi de Linarejos./ENRIQUE
Josema, con la camiseta del Mancha Real, cortando una avanzada de Corpas la pasada temporada en el derbi de Linarejos. / ENRIQUE

La llegada del potente zaguero y el OK de Aguado al fichaje de Omar, completan la zaga azulilla

ÁNGEL MENDOZALINARES

Ha sido una de las contrataciones que más le han costado a la junta directiva de Jesús Medina, pero finalmente ha llegado a buen puerto y Joseba Aguado ya tiene completa su defensa.

Un mes y medio ha tardado en llegar el madrileño José María Gómez Meneses a Linarejos. Se encontraba en el Mérida de Segunda B, allí el técnico del conjunto albinegro, Nafti, le había comunicado al jugador que este año partían como titulares en el centro de la zaga dos hombres de tanto peso en la categoría de bronce como Paco Aguza y el capitán Javi Chino, exazulillo, además estaba el joven central italiano Michele Diana, que ha sido una apuesta personal del técnico y al que conoce de su anterior etapa en el Marbella.

Así que Josema tenía difícil ser un hombre importante en Segunda B este año, en una temporada clave, con los 25 años recién cumplidos y después de haber dado el salto de Tercera a Segunda B la pasada temporada, en la que militó defendiendo la camiseta del Mancha Real.

De ahí le conocían los azulillos, a él y a sus virtudes como central. Jugador corpulento, 195 centímetros de estatura, con buen manejo del juego por bajo, con confianza en su técnica para sacar el balón jugado desde atrás, pero por arriba especialmente inexpugnable.

Eso lo saben muy bien en el equipo verde, fue uno de sus mejores jugadores, aunque no fue suficiente para eludir el descenso. En Linarejos fue una pesadilla para Chus Hevia y Corpas, el Linares se había fijado en él y le tenía en agenda durante el verano para que fuese pareja de Admonio en el caso de concederle la plaza a los mineros en Segunda B. No llegó la alegría y Josema se fue al Mérida, del que ahora sale para ir a Linarejos buscando ese protagonismo, esos minutos y ese demostrarse a él mismo que será la roca que el Linares andaba buscando para el eje de la zaga en su proyecto de ascenso.

Es un conocedor de la categoría. Natural de Torrejón de Ardoz, Josema se formó en las categorías inferiores del Rayo de Majadahonda, pasó al Guadalajara B y de ahí a debutar en Tercera con el Fuenlabrada para la fase de ascenso a Segunda B. Pasaría otros cinco años más en esta categoría vistiendo los colores del Alcorcón, Torrejón, Villarrobledo, Albacete B, toda esta trayectoria siendo jugador sub-23.

Después llegaron Castellón y Zamora, dos fases de ascenso, y el Mancha Real lo firmó para su proyecto en la categoría de bronce donde el año pasado jugó 36 partidos, todos de titular, y además marcó 3 goles aprovechando su poderío en jugadas de estrategia como rematador.

Sí, el Linares firma a un central de superior categoría, y eso que la zaga es la línea del campo que mejor funciona en el equipo de Aguado, sólo 2 goles encajados en 6 partidos, pero tenía carencias.

Con la llegada de Palomeque, aún sin permiso de la RFEF para jugar, y el OK de Aguado al fichaje de Omar, que anunciamos el miércoles y se confirmó ayer, el Linares tiene ya bien cubierta la retaguardia si sumamos a Lozano, Chomfli, Sergio, Admonio y Palomares, a Joselu se le espera para otros menesteres en la segunda vuelta. Posiblemente la mejor defensa del grupo XI y de las mejores de toda la Tercera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos