LINARES DEPORTIVO

Cuenta atrás para el retorno de Joselu

Joselu afronta el nuevo año con la ilusión de volver a vestirse de corto./ENRIQUE
Joselu afronta el nuevo año con la ilusión de volver a vestirse de corto. / ENRIQUE

El capitán azulillo se lesionó en agosto, se operó en noviembre y ya ha empezado a correr; quiere empezar su pretemporada particular en febrero

ÁNGEL MENDOZALINARES

Se lesionó en el primer partido en casa de la temporada, ante el Torredonjimeno, rival al que visita en pocos días el Linares. Prueba tras prueba, tardó en llegar el diagnóstico, cosas de los clubes humildes, pero el 15 de noviembre fue operado en Granada por el doctor Juan Garrido.

Joselu no ha podido disfrutar mucho de la capitanía, en un 2017 que se ha cerrado y que resumen como «un año que empezó bastante bien, colocados en mitad de la tabla en 2ªB, pero dimos un bajón increíble y ahora nos vemos donde estamos. Lo venía diciendo, que no estaba nada hecho y, no sé qué palabra usar, quizá nos relajamos, no tengo ni idea, pero el caso es que teníamos un gran equipo para hacer cosas importantes y estamos hoy en Tercera. Ahora tenemos que intentar volver cuando antes».

Después vino un verano convulso, la salida de Ferrando, la llegada de Aguado, fichajes que llegaron tarde. «Y con todo eso, empezamos bastante bien, ganando los dos primeros partidos y sin perder ninguno de los siete primeros. Después vinieron equipos más fuertes, de los que van a pelear con nosotros por el play-off, tuvimos una mala racha y empezamos a no creérnoslo. Hubo momentos esta temporada que nos llegamos a creer inferiores a los demás y no supimos competir en partidos decisivos, incluso algunos en los que íbamos ganando y nos remontaban».

Se acaba de abrir la nueva etapa de Jaime Molina al frente del equipo y el capitán azulillo apunta que sus compañeros están dando lo mejor de cada uno para demostrar su valía para ganarse un hueco en el once inicial.

«Con el nuevo entrenador se ha visto que el equipo ha reaccionado. Estos días la gente se pone más las pilas y, después de lo visto en el último partido, creo que podemos hacer cosas buenas. A ver cómo empieza el año contra el San Pedro, sería muy importante arrancar ganando».

Joselu lleva de baja desde agosto. Recuerda de su intervención, lo compleja que acabó siendo. «La operación salió bastante bien, me dijo el doctor que todo había quedado fenomenal, aunque tuvieron que hacer más de lo que habían previsto, como lijar el hueso, arreglar el labrum, tenía una inflamación en el soas que también me daba molestias era grandísima, así que destensaron el músculo», explicó

Acabó el último entrenamiento del año haciendo carrera continua en la banda. Algo que es buena señal, aunque falta mucho para verle jugar.

«Estoy acortando plazos, tengo molestias y me dicen que son normales. Ya he empezado a correr, hago fortalecimiento y espero que, dentro de un mes, tal y como yo me veo, pueda volver a entrenar con el grupo», deseó.

El principal miedo en estos casos es cómo reaccionará el cuerpo a seis meses de inactividad. En el caso del futbolista granadino, está el añadido de saber si todos sus problemas de cadera habrán desaparecido o se reproducirán cuando llegue el momento de apretar el acelerador.

«Hay que andar con pies de plomo con estas lesiones. Te crees que estás perfecto y de un momento a otro se te vuelve a romper. Es un problema el estar tanto tiempo parado y coger la forma cuesta muchísimo más. Por eso estamos fortaleciendo la zona, no quiero precipitarnos», avanzó.

El objetivo del club y de Joselu es que para el momento decisivo, cuando se juegan las últimas diez jornadas y el play-off, si se clasifican, los azulillos puedan volver a tener sobre el campo a su jugar estrella de esta temporada.

«Creo que para esas alturas ya estaré entrenando con normalidad con el equipo. Si no al 100%, estaré al 70% y podré ayudar, sabiendo que hay posibilidades de recaída, pero para esos diez últimos partidos sí me veo estando a disposición del entrenador», añadió.

El equipo le ha echado de menos estos meses. Su calidad, su experiencia y su polivalencia son tres armas que el Linares no ha podido tener este año del que fuese el mejor jugador del equipo la pasada temporada en Segunda B. En Tercera estaba llamado a ser un jugador decisivo, pero lleva seis meses viendo a sus compañeros desde la grada.

«Yo me pongo mucho más nervioso estando en la grada que en el campo, nos pasa a todos, porque sabes que no puedes hacer nada desde ahí, sólo animar a tus compañeros para darles fuerza y con ganas de volver a estar dentro», explicó

Se abre 2018 y el capitán del Linares le dice a su hinchada: «Hemos pasado momentos malos, ha terminado un año difícil, pero empieza una nuevo y vamos a pensar todos en trabajar como lo hicimos ante el Almería B. Como capitán les transmito tranquilidad y confianza, si seguimos así, vamos a cumplir el objetivo y lo celebraremos con todos ellos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos