Linares deportivo

Se encienden las alarmas en el Linares

Las acciones a balón parado están siendo un problema./ENRIQUE
Las acciones a balón parado están siendo un problema. / ENRIQUE

La séptima derrota provocó cánticos contra un presidente que debe tomar medidas para evitar otro fracaso deportivo

ÁNGEL MENDOZALinares

Alarmas encendidas en el seno del Linares tras la dolorosa derrota de los azulillos en Martos. Si bien la distancia con los puestos de play-off aún no es definitiva, el enfado de los aficionados desplazados fue tan severo que en el entorno pide una reacción urgente, visto que el segundo proyecto deportivo de Jesús Medina va camino del fracaso.

Este Linares, el de Tercera División, donde los mineros siempre han sido cabeza de ratón y han peleado por los puestos de privilegio, transcurridas 18 jornadas marcha en el puesto 11º de la clasificación con 27 puntos, a 6 del cuarto clasificado (Real Jaén), a 15 del líder (Malagueño) y a 10 puntos del descenso.

En tierra de nadie, ese terrero que ocupan los equipos que ya se ve que no podrán aspirar a mucho más, y es el cuarto peor clasificado de la provincia de Jaén por detrás el Jaén, Torredonjimeno y Martos, donde además juegan muchos descartes de las últimas temporadas de los azulillos.

En otras temporadas en el grupo IX, los equipos que sumaron más de 7 derrotas se quedaron fuera del play-off

Tampoco han ganado a ninguno de sus rivales directos y fuera de casa sólo han sido capaces de sumar los 3 puntos en dos ocasiones: Contra el San Pedro en la primera jornada de liga (0-1) y tras el cese de Aguado en el Rincón (2-4). Todavía quedan 9 puntos por disputarse para acabar la primera vuelta, visita a Linarejos de un Villacarrillo en descenso, salida a Macha Real donde puede pasar de todo y recibir después al entonado Almería B.

En Martos sumó su séptima derrota de la temporada. Por hacer una comparativa, aunque esta temporada haya más competencia en el grupo, el Linares de Torres que ascendió a 2ª B en la temporada 2014/15 fue campeón de grupo con sólo 4 derrotas y 88 puntos tras 38 jornadas, en la campaña 2013/14 acabó segundo clasificado con 82 puntos y también sólo 4 derrotas, en ambos casos los equipos que perdieron más de 7 partidos se quedaron fuera de play-off. La temporada anterior el Linares no jugó fase de ascenso y sumaron 8 derrotas.

Un sector de la afición ha perdido la paciencia, otro sector pasa jornada tras jornada con resignación y hay quien aún confía en que un golpe de efecto con la contratación de un nuevo entrenador y algunos refuerzos pueden hacer que se reflote el barco.

Esta semana será muy importante en torno a las decisiones que debe tomar Jesús Medina, puede ser su última bala al frente del club, porque si no acierta y la situación cambia, la temporada se le hará muy larga a la directiva, a la afición y a una plantilla que sigue sin convencer.

La opinión de Chico

Ante el Martos todo pintaba bien. Con Chico había cambiado la dinámica, una victoria y un empate, el equipo se veía intenso, primer minuto de juego y golazo de Aguilera, pero lo que vino después fue un cúmulo de despropósitos. Faltas innecesarias, tres goles defendidos muy blandos, remontada del Martos, expulsión infantil de Josema, otra vez, y gracias que lo de Pekes se quedó sólo en amarilla.

El efecto Chico había dejado de surtir efecto y sacó a relucir que el problema es más profundo de lo que parece. «Es una pena que te ganen un partido de esa manera cuando nosotros habíamos entrado bien, con ventaja, y regalas tres goles. Si no eres intenso, no me vale que no estés acostumbrado a ese tipo de marca pero es un hombre a hombre y si me toca a mí, ese no remata. Se hablará para que no vuelva a ocurrir», contó el excapitán.

Seguramente el de Martos sea el último encuentro de Chico en el banquillo, aunque se podía prolongar su situación sin que el club fuese sancionado hasta el propio derbi de este domingo contra el Villacarrillo, pero otra semana más sin entrenador genera en la afición sensación de inseguridad, aunque desde el club digan que lo hacen por tener más margen para negociar con la persona que crean adecuada para el difícil reto de arreglar lo que está roto. Para el de Lupión, un Linares que aspira a ser más que un conjunto mediocre de Tercera no puede ser tan blando en defensa.

«Yo lo tengo muy claro, con los años que llevo en el fútbol, en todas las categorías y especialmente en esta, el 80% se decide a balón parado, a favor como en contra. El primer gol viene de una falta innecesaria que acarrea lo que viene después, sabiendo las carencias que tenemos. Del equipo de la semana anterior hay gente que a la hora de hacer marcas al hombre, como hacemos nosotros en córners y faltas laterales, la mayoría no ha marcado al hombre. Son cosas nuevas, hay que ser más agresivos y no nos pueden rematar de esa manera. Se acabó el partido a los 20 minutos, cuando se te había puesto el partido como se había puesto. Yo no achaco falta de actitud, pero en esos 20 minutos te pueden rematar una, no tres».

Y aunque mejoraron tras el descanso, no había pegada arriba y el equipo ya estaba con diez hombres.

«En la segunda parte tuvimos el dominio del juego, el dominio del balón, y nos ha faltado que las ocasiones que tuvimos para meternos en el partido aprovecharlas. Perder de la forma que perdimos, te duele».

Expulsiones

Y añadió el técnico que «son circunstancias que ocurren, pero menos satisfecho estoy con el tema de las expulsiones, la de Josema y casi la expulsión de Pekes. Eso sí me preocupa, eso es dejar a tus compañeros, como nos ha dejado Josema, y debe reflexionar lo que ha hecho, nosotros nos encargaremos también. Esa actitud infantil no tiene sentido. Y la acción de Pekes, que no deja de ser un chaval, tenemos que corregirlo porque no puedes dejar a tu equipo de esta manera, es imperdonable. Que le pase a un chaval, pues vale, pero a un jugador con oficio no le puede pasar».

Mientras se espera a la llegada de un nuevo capitán del barco y de algún refuerzo, Chico pidió optimismo, porque lo contrario no conduce a nada bueno: «Hay que seguir creyendo hasta que las matemáticas digan que no es posible».

Y a día de hoy las matemáticas dicen que el Linares puede cumplir con el objetivo que la directiva de Jesús Medina prometió a la afición tras el descenso, que no es otro que jugar el play-off. La lógica dice que no se deberían perder ninguno de los tres partidos que quedan, ganar al menos los dos derbis y hacer una segunda vuelta casi impecable. Ahí está lo difícil, visto lo visto en estas primeras 18 jornadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos