Linares Deportivo

Espejo rompió la maldición del Moranto

Huétor y Linares ofrecieron un partido intenso y con varias ocasiones para haber dejado un marcvador más amplio. /IDEAL
Huétor y Linares ofrecieron un partido intenso y con varias ocasiones para haber dejado un marcvador más amplio. / IDEAL

El meta Lopito volvió a firmar una actuación prodigiosa con tres paradas decisivas que mantuvieron a cero la cuenta de los granadinos. Su golazo en el minuto 87 le dio al Linares el primer triunfo histórico en el campo del Huétor Tájar

ÁNGEL MENDOZALINARES

Dani Espejo por fin encontró el camino del gol, uno de los futbolistas que más poder ofensivo aporta al equipo azulillo, había visto cómo sus claras ocasiones acaban en nada semana tras semana, pero la fortuna le tenía deparada una sorpresa al lateral minero en la visita a Huétor-Tájar, donde se rompieron de una tacada varias maldiciones.

0 CD Huétor-Tájar

Rico, Aguilar, Quevedo, Gadea, Mora, Fran Fernández (Sergio, min.76), Esteban (Faliti, min. 85), Cobo, Mario, Ariza (Chechu, min. 67) y Joaquín.

1 Linares Deportiovo

Lopito, Anaba, Espejo, Rosales, Josema, Lara, Ortiz, Pedro Beda (Sales, min. 71), Jorge Barba, Javi Bolo (Chendo, min. 85) e Iván Bazán (Chinchilla, min. 63).

Goles
0-1, min. 87: Dani Espejo.
Árbitro
José María Aranda Delgado (Málaga). Amonestó a los locales Joaquín y Sergio. También a los visitantes Rosales y Anaba.
Incidencias
Partido de la décima jornada en el grupo IX de la Tercera división, disputado en el Miguel Moranto ante unos 400 aficionados, con presencia de seguidores linarenses. Antes del comienzo, se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del último temporal.

La primera, que el Linares Deportivo no había ganado en el Miguel Moranto. La segunda, la propia sequía goleadora de Espejo, que a día de hoy podría ser el máximo artillero del equipo. Como empiece a entrarle el balón, puede acabar la temporada con números de delantero. La tercera es que por fin el Linares gana a domicilio en el campo de uno de los gallitos, un feudo tan complicado como el Miguel Moranto, donde muy pocos equipos van a sumar este año.

Pero el partido no estuvo claro para los mineros. De hecho, el segundo gran protagonista del encuentro fue Lopito. Empezando por el principio, Juan Arsenal sacó un 4-4-2 con Anaba en el lateral derecho. Primer cuarto de hora sin ocasiones, partido espeso e intenso, hasta que Iván Bazán se sacó un disparo que le salió desviado, no fue su tarde. Después Barba lo intentó también y Pedro Beda con un latigazo que Rico atajó en dos tiempos.

Mientras el Linares buscaba el gol más desde lejos, el Huétor esperó a estar dentro del área para generar su primera gran ocasión. Un control fabuloso con el pecho de Esteban, que empalmaba la bola sin dejarla caer, pero la mandaba por encima del larguero.

También rozando el palo mandó Barba un centro chut al minuto siguiente y, antes del descanso, Fran Lara no acertó a rematar entre los tres palos un buen servicio de Anaba. No lo veía claro Juan Arsenal, que mandó calentar a Chinchilla y Chendo.

En la segunda parte Espejo empezó a llegar con más peligro y un centro chut suyo lo mandó a córner Rico en la primera clara de los mineros tras la reanudación. Entonces apareció Lopito para mantener a su equipo en pie, salvando un trallazo de Quevedo que olía a gol. Después Joaquín, en el área pequeña, tuvo un balón para empujar el 1-0 pero se cruzó como un tren Anaba para sacar el balón casi bajo palos.

El empuje local

Iván Bazán, dejó su puesto en el campo a Chinchilla, Beda el suyo a Iván Sales. Estaba pasándolo mal el Linares y Lopito, de rodillas, sacó un guante imposible para evitar un tanto de Mario. Javi Bolo, que tampoco tuvo su día de cara a gol, dejó su puesto a Chendo. Faltaban 5 minutos para que acabase el partido.

En el minuto 87 llegó el gol. Espejo se marchó una vez más por la izquierda y se la cruzaba a Rico, el balón dio en el poste y entró, desatando la euforia de los azulillos desplazados y de los jugadores sobre el césped. Un golazo.

Ahora sólo quedaba esperar a que el tiempo pasase, pero el Huétor Tájar iba dar un último latigazo en el descuento. Cobo se encontró delante de Lopito y el meta azulillo volvió a salvar a los suyos.

Con el pitido final llegó la calma y la alegría en las filas mineras. El Linares se queda cuarto clasificado y espera la visita del Torredonjimeno el próximo domingo en el feudo azulillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos