Fran Carles ya es eterno

El equipo de infantiles que entrenaba el malogrado jugador posa junto a la imagen.
El equipo de infantiles que entrenaba el malogrado jugador posa junto a la imagen. / ENRIQUE

Emotivo acto de inauguración de la estatua del capitán del Linares, a la entrada del estadio

ÁNGEL MENDOZALINARES

Aunque también le conocían en lo personal, en su faceta más afable, con la eterna sonrisa, con la broma presente, ese sentido del humor de un chico feliz de ser quien era, si por algo Fran Carles pasará a la inmortalidad en Linares es por el rebosante talento y coraje con el que defendió la camiseta que también vistiesen antes su padre y su hermano.

De esa forma, vestido de azulillo, con gesto triunfante, le ha inmortalizado el escultor Samuel, hizo de Vicente Menéndez-Santarúa, que junto a su padre dio forma a la petición que los amigos de Fran Carles llevaron a cabo hace ahora poco menos de un año cuando animaron a todos a ser parte de Fran, de la misma forma que Fran es y será, por siempre, parte de todos. Un acto sencillo, emotivo, donde la plataforma 'Yo soy parte' dio su agradecimiento a todas las personas que han colaborado para pagar la estatua y a la familia Menéndez-Santarúa por hacerse cargo del proyecto desde el primer momento y haber sabido plasmar el carácter de Fran sobre escayola primero y en bronce después.

Todos estaban impacientes. Una enorme bandera de Linares había protegido la estatua del eterno capitán azulillo desde el día anterior. Exfutbolistas del Linares, compañeros de vestuario de Fran, amigos de la familia, aficionados a los que tantas veces emocionó con su juego, nadie quiso perderse el momento en el que se descubrió la talla y Linares volvió a mirar a los ojos a Fran, y Fran a Linares, a su ciudad, su gente y su afición.

Abrazos y lágrimas al verle de nuevo, ahora más inmortal y en bronce. Se cumplía justo un año y parece que fue ayer. Su recuerdo sigue presente entre los linarenses, cada minuto 8 (su dorsal) de un partido en Linarejos el silencio se rompe con aplausos. Con él en el vestuario, la temporada se habría salvado, eso nadie lo duda. Pero ha sido un año de duelo, de luto. Fran Carles abrió el ascenso del Linares a Segunda B en Castellón y tras su pérdida el equipo volvió a Tercera, cerrando así un ciclo, un año que ha pasado veloz y tras el que se abre otra etapa. Esa en la que todo aquel que pase por Linarejos, sea aficionado local, visitante, canterano o fichaje estrella, sepan que para defender con orgullo los valores del deporte en general y del fútbol en general, el referente y el espejo en el que mirarse en el eterno capitán.

Ahí está y seguirá por el resto de los tiempos, para celebrar los triunfos de sus azulillos, para dar la bienvenida a los visitantes a la ciudad, pero que nadie olvide quién fue Fran Carles para un pueblo que ayer volvió a emocionarse al verle frente a sí.

Fotos

Vídeos