LINARES DEPORTIVO

Goleada redentora del Linares

Los jugadores del Linares se abrazan en torno al delantero Aguilera tras conseguir el 1-0./ENRIQUE
Los jugadores del Linares se abrazan en torno al delantero Aguilera tras conseguir el 1-0. / ENRIQUE

Buena primera parte del Villacarrillo, que mantuvo sus opciones hasta que llegaron los goles Aguilera abrió la cuenta al filo del descanso, Barba hizo el 2-0 nada más comenzar la segunda mitad, Pekes firmó el tercero y Omar, el cuarto

ÁNGEL MENDOZALINARES

Necesitaba el Linares ganar y hacerlo con contundencia ante el Villacarrillo, un rival que demostró, por lo menos en la primera parte, que no merecedor de uno de los puestos de descenso a tenor del trabajo realizado en un césped tan complicado como el de Linarejos y frente a un rival que no podía permitirse el pinchazo.

Tarde fría, como los ánimos de los azulillos en el arranque del encuentro. Menos público del habitual. Chico, que cumple su cuarto partido en el banquillo, realizó algunos cambios en el once inicial. Le dio la portería a Arturo, que demostró estar perfectamente preparado para ser también guardameta de este equipo. Sorprendió poniendo a Lozano de central, y éste a su vez sorprendió a la parroquia minera, posiblemente su partido más completo de lo que llevamos de temporada y curiosamente en una posición que no es para la que vino.

Los primeros 20 minutos se vio a dos equipos que salieron a por el partido, con descaro y buscando el error rival, por eso ante la presión alta que los dos planteaban, ninguno conseguía jugar bien el balón por abajo. Los porteros sacaban en largo, había pugnas en la medular y a partir de ahí cada escuadra tiraba de lo ensayado.

El primer acercamiento del Linares fue a los 5 minutos, centro de Chomfli tras meterse en la línea de fondo y Pekes ponía la planta del pie pero no conseguía que el balón cogiese dirección a puerta. La respuesta fue un disparo lejano del Villacarrillo. Los de Párraga no pisaban área, pero tenían bien controlado al Linares y eso provocó los primeros pitos en la grada. Irse al descanso con 0-0 hubiese sido un triunfo para los celestes, confiados en que los nervios y la tensión se apoderasen de los locales y entonces llegaran los errores.

Pero el Linares tuvo temple. No circulaban el balón rápido, pero cada vez se hacían más con la pelota y empezaron a llegar al área visitante pasada la media hora. En una dejada de Pekes de cara para Sergio Ortiz, el zapatazo del segundo se fue por encima del travesaño. Después Lozano obligó al meta Alberto a una gran intervención para salvar el primero, tras rematar en el primer palo un saque de esquina.

Pekes pidió penalti en la siguiente acción, el colegiado interpretó que fingía y le mostró amarilla, mientras el delantero se apresuraba a ensañar la marca que le había dejado su marcador en el contacto. A renglón seguido, Pablo Aguilera mandó un disparo lamiendo el travesaño.

Se acercaba el descanso cuando llegó el 1-0, que nació de una subida de Palomares en banda, se la acomodó en el área, de espaldas, la protegió de su marcador, se giró y definió con la izquierda en un bonito gesto técnico parecido al gol de la semana anterior en Martos. Un tanto que daba alas al Linares para la segunda parte, pero el tanto verdaderamente psicológico que rompió la moral de los celestes fue el 2-0.

Se estaba jugando el tercer minuto de la reanudación, Barba la cogió en el pico del área, se fue metiendo al centro y definió de un colocado derechazo cruzado al que no llegaba el meta visitante. Jarro de agua helada para los de Párraga, que destrozaba todo el esfuerzo de los primeros 43 minutos del arranque.

El partido ya era del Linares, aunque pudo cambiar el rumbo del partido un gol fantasma que reclamó Fran, en un balón que Arturo sacó sobre la línea de gol, muy difícil de apreciar si realmente atravesó el marco.

Sergio Ortiz se retiró con molestias y entró Juanfran para dar equilibrio. Antes de hacer lo propio Pekes por José Manuel, el canterano sacó petróleo de una jugada que parecía perderse por la línea de fondo, recortó al portero y le pegó con la zurda con toda su alma para subir el 3-0 de la tranquilidad cuando se llegaba a la hora de partido.

También se fue tocado Braim, entró de refresco Omar. Jesús Párraga buscó más velocidad con Rambillo por Juan Antonio y cambió de sistema con la entrada del central Enrique por el exhausto Fran. Lo mejor de la segunda parte del Villacarrillo fue un tremendo disparo de Cuevas que Arturo envió a córner ganándose el sueldo.

José Manuel primero y Aguilera después, tuvieron el cuarto en sus botas y no acertaron a definir con todo a favor. Lozano mandó fuera, junto a la escuadra, otro remate de córner. Omar probó suerte desde lejos y la pelota se marchó por muy poco. También hubo una acción de Barba que Niza, al intentar despejar, obligó a su guardameta a evitar el tanto en propia puerta.

Ya en el tiempo de descuento, con el Villacarrillo entregado y agotado por el esfuerzo, Pablo Aguilera se preparó para fusilar el 4-0 delante de Alberto, pero fue generoso en el último momento y la cedió a su derecha para que Omar de fuese el autor del tanto que cerró la goleada.

El miércoles Chico podría dirigir su quinto partido como técnico en Mancha Real, aunque desde Linares están intentando agilizar la llegada de un nuevo entrenador tras la negativa de Uribe y su fichaje por el Caudal.

Ayer en el campo sonaba con fuerza el nombre de José Ramón Molina, que fuese técnico entre otros equipos de Villanovense, Malagueño, Estepona, Marbella y Mensajero, conocedor del grupo IX y con un perfil que gusta en el club, pero hay un problema, que actualmente se encuentra entrenando en Gibraltar y su acuerdo para venir a Linares está condicionado a su salida del Phoenix, equipo de mitad de la tabla en la Premier gibraltareña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos