LINARES DEPORTIVO

El homenaje que Fran Carles se merecía

Futbolistas, árbitros, entrenadores y cuerpo técnico del Linares de ayer y hoy fueron los protagonistas del homenaje a Fran Carles contra el Sevilla FC./ENRIQUE
Futbolistas, árbitros, entrenadores y cuerpo técnico del Linares de ayer y hoy fueron los protagonistas del homenaje a Fran Carles contra el Sevilla FC. / ENRIQUE

Hubo intercambio de regalos, las ovaciones más grandes para Chico, Payán y Catanha. Goleó 0-6 el Sevilla en un evento movido desde el corazón Cinco mil aficionados disfrutaron del amistoso ante el Sevilla FC con futbolistas azulillos históricos

ÁNGEL MENDOZALINARES

Era el partido que Fran Carles merecía y el que habían estado esperando durante dos años todos aquellos que conocieron y compartieron tanto al lado del 8, el todocampista, la raza y la esencia del azulillismo. Rodeado de los suyos, de sus familiares, amigos, de los compañeros de vestuario de tantas temporadas, sus entrenadores y, claro, su afición, la de un Linarejos que se emocionó desde las horas previas hasta el pitido final.

Y un Sevilla FC señorial, caballeroso, con un once inicial digno de Primera. Su presidente, José Castro, acompañado del defensa Parejo como capitán, depositaban a los pies de la estatua del eterno capitán azulillo un ramo de flores. Regalos para la familia, un busto con Carles y Puerta que recogía Carlos Ignacio Pardo, una camiseta del Linares con el 16 de Antonio Puerta, que le entregaba Jesús Medina a José Castro.

Macarena Fernández en el círculo central cantaba el himno que compuso para el club el amigo de Fran, exfutbolista y gran músico, Álvaro Avilés. Globos al viento y minuto de silencio con un vídeo en el marcador que recordaba momentos de Fran Carles en su lamentablemente corta, pero intensa, carrera deportiva con el Linares.

Formación inicial con el Linares del presente, y nunca mejor dicho, porque Lopito debutaba bajo palos como flamante fichaje azulillo en el once titular. Defensa con Palomeque, Josema, Aaron, Luis Lozano, por delante Pablo Ortiz, Sergio García, Palomares, Pablo Siles, Juanfran y Pekes, no pudo asistir Admonio.

En el banquillo, jugadores que forman parte de la memoria viva del azulillismo. Óscar Benito, Paco Berja, Miguel Navas, David Rus, Rubio, Javi Quesada, Vicente, Vilaseca, Monedero, Álvaro Avilés, Chendo, Angelillo, Corbacho, su hermano Carlos Ignacio, y tres ovaciones especiales para la vuelta de Chico vestido de corto, el sultán Rafa Payán y el inolvidable Catanha.

Con el ellos, en el banquillo, los cuatro entrenadores que formaron parte del crecimiento y explosión del protagonista de la jornada. Ángel Gálvez, Gabi Cañete, Alfonso López Simarro y Antonio Torres como entrenadores, y con ellos un cuerpo técnico con nombres propios que tanto han compartido con Fran como Víctor Cuadrado, el ATS Pepe, Ary Soto, el médico Antonio, los utilleros Miguelín, Salva y Gaspar, además de los delegados Jaime Parejo y Salva Yebra.

Un once de lujo

No estaban los internacionales y los lesionados, pero formaba el Sevilla FC con un once de lujo, formado por David Soria, Corchia, Carole, Genaro, Lenglet, Roque Mesa, Ganso, Pozo, Aranda, Nolito y Miguel Martín. En el banquillo, con Joaquín Caparrós al frente y Marchena como ayudante, Sarabia, Lara, Nico Pareja, Sandro, Vázquez, Alfonso, Borja, Konyk, Yan, Espinar, Trabazo, Pejiño, Bryan y Luismi.

Trío arbitral de amigos, por supuesto, el exprimera Pedro Pérez Montero, asistido por Ramón Lorente y Tirado Troyano, con Javi Mañas de cuarto (acabó de primero). Solo por llegar hasta aquí, antes del pitido inicial, ya le mereció la pena a los cerca de 5.000 espectadores que no se perdieron esta fecha histórica.

A los 8 minutos, Linarejos en pie para aplaudir la memoria de Fran, como cada en partido desde su pérdida, fuera y dentro del feudo minero, el minuto 8 es suyo. En el minuto 16 llegó la deferencia de Linarejos con Antonio Puerta.

El resto del partido fue divertirse, dominio del Sevilla, lógico, Lopito con dos buenas intervenciones dejó su tarjeta de visita antes del minuto 24, cuando en un saque de esquina prolongó Ganso en el primer palo para que Nolito fusilase. Un minuto después llegó el 0-2 en un centro-chut de Pozo que sorprendió a todos y se coló en la portería.

La velocidad en la ejecución y la calidad técnica de los sevillistas hacía las delicias de la afición. Ya en los prolegómenos, la peña sevillista de Linares convocó a otras peñas de la provincia y habían arropado la llegada del autocar y saludaron a los jugadores. Ayer todo el campo de Linarejos era azulillo y sevillista, sevillista y azulillo.

Con la ovación para Payán, entrando antes del descanso, acabó la primera parte. En la segunda entraron el resto de invitados de corto.

En una preciosa jugada de paredes, el Sevilla se plantó al borde del área y Corchia de vaselina puso el 0-3 ante Paco Berja. En un córner, Chico de cabeza, a servicio de Quesada, obligó a Soria a demostrar porqué es portero de Primera División con una parada genial. El que no perdonó fue el Sevilla, en el minuto 17 de la segunda, un balón rebotado en la defensa supuso el 0-4, mientras Catanha animaba a los suyos, como siempre, como antaño, se fue entre el cariño de su gente mientras Carlos Ignacio Carles entraba con el 8 de su hermano a la espalda.

Aunque Payán y Corbacho tuvieron la oportunidad de reducir distancias, Crespo hizo un regate perfecto para hacer el 0-5 en el 75 y, a renglón seguido, fabricó el 0-6. Las últimas tres ovaciones, para la retirada de Chico, Payán y la entrada de Óscar.

Pitido final, abrazos y alguna lágrima, muchas emociones, demasiadas, en una de esas tardes donde queda muy claro que el fútbol es mucho más que un deporte, cuando una persona tan grande como Fran Carles une desde el cielo a tantos corazones en torno a su figura. Siempre eterno, siempre en nuestro recuerdo. Siempre eterno, Fran Carles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos