Linares Deportivo

Iván Sales podría causar baja en el Linares

Iván Sales recortando a un defensor en un partido en Linarejos. /ENRIQUE
Iván Sales recortando a un defensor en un partido en Linarejos. / ENRIQUE

El futbolista quiere más minutos y ha pedido al club que le deje cambiar de destino | «No he dado hasta el día de hoy ninguna baja, ni he dicho a nadie que no se cuente con él», comentó el director deportivo azulillo, Miguel Linares

ÁNGEL MENDOZALINARES

El mercado de invierno en Tercera División entra en sus dos semanas finales y se agita el vaivén de futbolistas, como es normal a finales de enero. El Linares no ha dado ninguna baja, salió Iván Bazán por voluntad propia para fichar por el Silla en el mes de noviembre, no se había adaptado al equipo y acusó una pretemporada a la que llegó mal de forma. En el Silla está teniendo minutos y protagonismo, hace un par de jornadas su equipo remontó dos goles con una genial actuación del exazulillo.

Ahora el que quiere salir en busca de más minutos es Iván Sales. El castellonense de 25 años llegó como un polivalente hombre de banda izquierda. Había sido titular en Amorebieta y La Roda, ambos en Segunda B, y en el Castellón la pasada campaña en Tercera. Jugador fino, de buen regate, presencia en el área y gol, que puede actuar de interior o lateral, sin embargo, no se ha hecho con la titularidad.

Juan Arsenal suele dejar a Jorge Barba escorado en la izquierda, para que en ataque se meta por el centro y deje el carril libre para las subidas de Dani Espejo. Iván Sales ha participado más en las segundas partes, saliendo como refresco y cuando el equipo cambia a una formación de 4-4-2 más clásica. En esa posición y como interior, porque el relevo de Espejo en el lateral para Juan Arsenal es León, Iván Sales ha cuajado momentos interesantes y anotó dos goles ante Alhaurín de la Torre y Huétor Vega. En ambos partidos jugó la última media hora.

También se tuvo que adaptar como mediocentro algunas jornadas en las que se juntaron las lesiones de Juanfran, Rodri y Lara. Lo hizo bien, trabajó y corrió, tiene facilidad para sacar la pelota y es un jugador trabajador, pero no es la posición en la que destaca y sólo fue un arreglo provisional ante una circunstancia excepcional. Donde él tiene que ganarse el puesto es en el día a día con Barba, que va camino de volver a ser, como el año pasado, uno de los jugadores más regulares del Linares.

En total han sido poco más de 600 minutos los que ha disputado Iván Sales ente jornadas alternas. Ante Torreperogil y Almería han sido sus dos últimos partidos completos. La grada de Linarejos tiene una buena imagen del futbolista, nunca ha reprochado nada y sobre el campo siempre da todo lo que tiene, pero es joven y quiere esos minutos que en Linares le están faltando.

Es por ello que el propio Sales habló con el director deportivo. Miguel Linares recuerda que, ni Juan Arsenal, ni él mismo, le han dicho a ningún jugador que no cuentan con él para la segunda vuelta, y que si Sales se marcha, será por voluntad propia. «No he dado hasta el día de hoy ninguna baja, ni he dicho a nadie que no se cuente con él. Iván me ha pedido salir y lo valoraré», apunta Miguel Linares.

En el mercado

Y ese es el quid de la cuestión, que el Linares no está dispuesto a soltar a uno de sus buenos jugadores por capricho. La petición de Iván Sales ha obligado a Miguel Linares a mirar en el mercado qué jugadores atacantes zurdos puede haber interesantes para ser fichados y que reemplacen el trabajo que hace Sales como hombre de refresco. Si el director deportivo no encuentra nada, Iván Sales se quedará.

De entrada, el Linares no valoraba hacer más contrataciones después de anunciar a Álex Rubio, terminar de darle forma a la delantera era prioritario para ganar en efectividad. Si acaso vendría un sub-23 para ocupar la última ficha que queda libre, pero debía ser algo que sirviese para cubrir alguna de las zonas donde hay menos efectivos y cuyo precio debía ser bajo.

Iván Sales es un jugador difícil de reemplazar en el mercado invernal, por su calidad, profesionalidad y lo bien que se ha adaptado a su rol en la plantilla durante la primera vuelta. Que siga en el ese rol hasta la fase de ascenso como azulillo, o lo haga en otro equipo, dependerá de que el Linares encuentre un buen reemplazo para el hueco que quedaría el castellonense.