Linares Deportivo

Jaime Molina quiere un Linares impredecible

Jesús Medina se mostró ilusionado en la presentación de Molina como nuevo técnico azulillo./ENRIQUE
Jesús Medina se mostró ilusionado en la presentación de Molina como nuevo técnico azulillo. / ENRIQUE

El malagueño fue presentado a la afición y promete darle un nuevo aire al equipo | El técnico asume el reto del play-off: «Sé lo que es Linares, lo he visto y lo he sufrido, como jugador y como entrenador»

ÁNGEL MENDOZALinares

Confianza e ilusión es lo que transmitieron Jesús Medina y Jaime Molina en la presentación del segundo como nuevo técnico del Linares Deportivo. Llega un hombre conocedor del grupo IX, con dos ascensos a su espalda a Segunda B (Villanovense y Marbella), un técnico maduro a sus 48 años y que asume sin miedos el reto de meter a este Linares en fase de ascenso.

«Yo no tenía pensado entrenar en Tercera, estaba inmerso en un proyecto con un grupo inversor entrenando en Gibraltar y cuando Jesús se puso en contacto conmigo, me llamó mucho la atención. Todos sabemos del prestigio de Linares en afición y equipo en toda Andalucía», dijo en su presentación.

¿Vendrán refuerzos con Molina? El técnico aseguró que «todavía no hemos hablado de ello, es una cuestión que afrontaremos estos días con tranquilidad y dependerá de lo que el club decida. Yo vengo a entrenar, no impondré absolutamente nada. He visto un par de veces al equipo, es una plantilla más joven de lo que siempre ha tenido el Linares, respecto a cuando me he enfrentado a ellos estando yo de entrenador en otros equipos».

«Cambiaremos la forma de jugar, asumiendo más riesgos en defensa y en ataque sacar el talento»

Continuando en su análisis previo del equipo que ayer mismos empezó a dirigir: «Ha rejuvenecido la plantilla muchísimo y supongo que es por la idea de proyecto de futuro. El equilibrio hay que buscarlo, hay jugadores con una calidad que llama la atención y quizá les hace falta veteranía, porque Linares es una plaza muy exigente y que luego es muy agradecida, cuando los jugadores le devuelven esa confianza».

Molina sabe lo que dice, lo ha vivido, y no sólo como entrenador. Como jugador también sabe lo que es pisar Linarejos, estando en el Malagueño en los años 80.

El presidente le ha pedido un objetivo: «Donde quieren estar es en fase de ascenso, pero en fútbol no depende sólo de dónde quieras llegar. Este año el grupo está siendo muy duro, con muchos equipos que quieren estar arriba y hay que pelear mucho más».

Y no teme a la presión o el ambiente que se pueda encontrar en Linarejos si al principio no salen las cosas todo lo bien que espera.

«Sé lo que es eso, sé lo que es Linares como ciudad, lo he visto y lo he sufrido como jugador y entrenador. La primera vez que vine como técnico fue con el Mérida, sé lo que aprietan, sé lo que animan, y me gustaría que este domingo los jugadores sientan ese ánimo. Yo aquí he ganado y la afición le ha reconocido al Linares el esfuerzo que ha hecho. Yo eso lo quiero, que los jugadores den ese máximo esfuerzo, que es innegociable, y que la afición se sienta contenta por lo que ha visto», apuntó.

Firma hasta final de temporada, no quiere hablar de más allá, y viene a Linares sin ayudantes: «Hay un cuerpo técnico muy bueno en el club con Chico, Óscar, Antonio y no necesito más, es gente de fútbol que quiere al Linares y quieren ayudar a que el club sea grande», añadió.

El nuevo preparador minero considera que la plantilla está a la altura del objetivo que busca, pero debido al mal arranque liguero, todos tendrán que trabajar en el parón de navidades para ante el San Pedro, en el primer partido de la segunda vuelta, ya se vea el Linares que quiere Molina.

«A Barba lo conozco bastante, a Sergio Ortiz, a Josema, y a otros como Pablo, Luis Lozano, ya tienen una trayectoria importante. Vamos a entrenar toda la semana, el domingo cambiar lo menos posible cosas que ya están superadas, el partido exige que los jugadores sepan lo que tienen que hacer. Chico me ha dicho lo que tienen controlado, luego hay otros aspectos que sí voy a introducir».

Y durante las tres semanas de paréntesis «cambiaremos más las cosas, la forma de jugar, asumiendo más riesgos en defensa y en ataque sacar el talento».

Generar dudas en el rival

Si algo caracteriza a los equipos del preparador malagueño, es su capacidad plástica y vocación ofensiva, capaces de presentar variantes notables en un mismo partido y romper así lo previsto por el rival.

Molina quiere un Linares impredecible: «Lo que pretendo de todos mis equipos es que se adapten a las circunstancias. Que el contrario se pregunte cómo va a jugar hoy el Linares porque tengamos un abanico de posibilidades que podamos manejar, para llevar los partidos donde queremos y hacer el fútbol que nos gusta. Es lo que he hecho a lo largo de mi carrera como entrenador. Quiero el mayor número de registros, porque en este grupo te encuentras campos que están muy bien y otros que son una caja de cerillas».

Está a la espera de recibir la documentación de su baja en la liga de Gibraltar, para tramitar el alta con el Linares y sentarse el domingo en el banquillo.

Jaime Molina es el sexto entrenador, cuarto no interino, de la era Medina en la presidencia azulilla.

 

Fotos

Vídeos