Linares Deportivo

Jesús Medina decide hoy el futuro de Aguado tras la sexta derrota azulilla

Jesús Medina y su junta directiva en el palco de Linarejos, comprobaron el malestar de la afición tras la derrota contra el Motril. /ENRIQUE
Jesús Medina y su junta directiva en el palco de Linarejos, comprobaron el malestar de la afición tras la derrota contra el Motril. / ENRIQUE

El Linares firma uno de los peores arranques ligueros en Tercera que se recuerdan y a la afición se le agota la paciencia

ÁNGEL MENDOZALINARES

El Linares Deportivo se vio superado por la mejor efectividad del Motril, que le gana en la carrera por afianzarse en los puestos que dan derecho a jugar el play-off a final de temporada. Enfado en la grada. Un sector pidió responsabilidades a Aguado y Medina por la irregular trayectoria y la gestión deportiva, respectivamente.

Hoy hay reunión de directiva y el presidente decidirá si mantiene la confianza en el técnico granadino que aunque defiende su trabajo y los problemas que está teniendo la plantilla con las lesiones (ayer cayeron Juanfran y Braim) en el fútbol se vive de resultados y el Linares suma 6 derrotas ya en 15 partidos, ha caído al puesto 11º y está ante uno de los peores arranque de temporada en Tercera División que muchos recuerdan.

Había sido una jornada propicia, con el empate a cero de Vélez con Guadix y del 1-1 del Malagueño con el Rincón, los azulillos sabían que si ganaban se volverían a meter en la pomada. Por eso el Linares salió tan fuerte, convencido de la necesidad de golpear primero y abrir el marcador.

En los primeros segundos, un pase en largo de Josema a Barba acabó con dejada en la media punta y Ortiz poniendo a prueba al meta visitantes. En la siguiente lo intentó Barba sin fortuna, y minutos después Braim mandó un zapatazo lamiendo la escuadra. El público empezó enganchado, aplaudiendo, veían a su Linares con carisma, pero vendría un jarro de agua fría.

Cumplido el cuarto de hora, de estrategia, Raúl la colgaba y Moi Gómez se abría paso como cuchillo caliente en mantequilla ante la floja marca de la defensa minera, para llegar al remate con un potente testarazo que dio en el palo y entró, nada pudo hacer Robador. Primer acercamiento del Motril, defensa blanda y 0-1.

La respuesta llegó en un centro de Barba que Pekes remató en el primer palo, cruzado y fuera. La pelota era del Linares pero las ocasiones no eran claras, una falta sacada por Omar con remate de Josema sin peligro, otra de falta para Omar a las manos del portero y una falta de Ortiz que se estrellaba en el rostro del exazulillo Chendo Alarcón.

Para colmo de males, Juanfran se echaba mano a la pierna. El único mediocentro defensivo de la plantilla estaba lesionado y se quedaría en la caseta. Los pitos tras el gol, acallados por otro sector de la grada con aplausos, se incrementaron al final del primer periodo.

En la segunda parte volvió a salir el Linares buscando el tanto rápido que le diera alas. Palomeque y Lozano por fin se atrevían a subir la banda con soltura para crear superioridad. A los 7 minutos, otro contratiempo, Braim se dolía del hombro y era cambiado por Javi López. El Linares jugaba a fogonazos y el Motril estaba cómodo a la contra.

Darío mandó un remate a las manos de Robador, lo mismo hizo Josema para el Linares en el área contraria. Con todos los mineros en el área, una pérdida tonta de balón acabó en contragolpe y mano a mano de Joan con Robador que el meta salvó. Era la segunda llegada con peligro del Motril.

El Motril hace el 0-2 con diez

Entonces la suerte pareció hacerle una mueca a los azulillos cuando Juan Carlos llegó tarde a un balón y vio la segunda amarilla. Se quedaba con diez el Motril y había tiempo para buscar la remontada. Pero lo que se encontraron fue el 0-2 en una preciosa jugada de paredes de los granadinos. El mediocentro Darío pisaba área sin oposición y batía de disparo cruzado a Robador.

El resto del partido fue un Linares jugando con más corazón que cabeza, por el empuje de la calidad y el honor de sus futbolistas. José Manuel de volea mandó un disparo fuera y Ortiz, en el 84, se sacó un disparo raso con la diestra que acortó distancias. Tuvo otra que mandó por encima del travesaño en busca del empate. Poco más hizo el Linares en méritos.

Los 6 minutos de prolongación fueron una agonía. El Motril celebraba su triunfo mientras Linarejos protestaba mirando al banquillo y al palco. La paciencia de la afición se agota y la pelota está en el tejado de Jesús Medina.

Fotos

Vídeos