LINARES DEPORTIVO

Jesús Medina presentó las cuentas

Jesús Medina junto a los directivos salientes Juan Manuel Rivas (izquierda) y José Luis Madrigal (derecha)./ENRIQUE
Jesús Medina junto a los directivos salientes Juan Manuel Rivas (izquierda) y José Luis Madrigal (derecha). / ENRIQUE

La salida de jugadores en enero evitó un agujero económico, el déficit de la cantera sigue preocupando a los socios

ÁNGEL MENDOZALINARES

Jesús Medina y la junta directiva del Linares Deportivo convocaron a los socios para presentar las cuentas del pasado ejercicio y aprobar las nuevas. Un acto que no estuvo exento de polémica, ya se saben las diferencias entre varios sectores de la afición que vienen existiendo desde la refundación, y hay quien no perdona los dos fracasos deportivos de la era Medina, primero el descenso a Tercera y la horrible temporada que finalizó en mayo, con el equipo sin jugarse nada y una plantilla con pocos efectivos.

Precisamente el recorte de jugadores en el mes de enero, aventurado que jugar el play-off sería casi imposible, fue lo que salvó la salud de las arcas del Linares Deportivo al final del ejercicio. Hubo 8.000 euros menos de ingresos de lo previsto (401.192,51 euros) y aunque los gastos se redujeron a 395.331,43 euros, de no haber sido por aquellas nóminas que le aligeraron los gastos de la segunda vuelta, no habrían salido adelante las cuentas con un ligero superávit de 5.861,08 euros.

Siempre quedará la duda de qué hubiese pasado si se hubiese apostado por hacer 3 o 4 fichajes importantes para ayudar a Jaime Molina a entrar entre los cuatro primeros en la segunda vuelta. Lo estuvo acariciando mucho tiempo, casi rompe los pronósticos, pero la falta de efectivos y la juventud de la plantilla que quedó pasaron factura, como era de esperar, en partidos clave.

La asamblea de socios aprobó las cuentas y el nuevo presupuesto de 413.850 euros

De las cuentas del pasado ejercicio cabe destacar que se presupuestaron ingresos por valor de 198.000 euros en taquillas y abonos, pero sólo se recaudaron 185.555 euros. También se explicó que el club ha tenido que solicitar una operación de factoring bancario para tener liquidez y poder pagar a los jugadores hasta final de temporada, adelantando el banco el importe de un grupo de facturas pendientes de cobro, entre ellas las subvenciones.

De cara a la temporada 2018/19, la asamblea del Linares aprobó unas cuentas que parten con una previsión de ingresos de 413.850 euros, de los cuales, 215.000 euros deben llegar en abonos y taquillas, 30.000 euros más de lo que lograron el ejercicio anterior. Se han presupuestado unos gastos casi idénticos, para presentar un final de temporada con 147, 52 euros en positivo. Eso sobre el papel, otra cosa es lo que ocurra luego a lo largo del año para que esa cifra mejore o empeore.

Filiales deficitarios

Preocupación por los números de la cantera, algo que ya suscitó debate en la asamblea del año pasado, hasta el punto de solicitar los socios una asamblea extraordinaria en mitad de temporada para que se estudiase un modelo de cantera viable en lo económico, menos deficitario por lo menos, y donde los padres de jugadores que además son socios de la entidad fueran los primeros que diesen un paso adelante en cambiar el modelo.

La directiva de Jesús Medina finalmente acabó la temporada sin hacer esa asamblea extraordinaria de cantera. El último ejercicio tenía presupuestados 97.136,50 euros de ingresos y 119.449,84 euros de gastos, por lo que el ejercicio acabó con un déficit de 22.313,34 euros. Para la nueva campaña 2018/19, la previsión de ingresos es de 94.830 euros, la previsión de gastos se estima en 116.534,78 euros, con un coste indirecto de 49.360 euros, por lo que la previsión es que la temporada acabe con una deuda en cantera de 21.704,78 euros.

División de opiniones entre los que consideran que es natural que la cantera deje deuda por su naturaleza, frente a quienes buscan un modelo más sostenible, dado que este déficit debe cubrirse a fin de cuentas con los ingresos del primer equipo y ello resta recursos al equipo de Juan Arsenal, como el año pasado ocurrió también, para buscar el objetivo.

Con 22.000 euros se puede fichar a un futbolista de postín, de los que marca diferencias en cualquier equipo que quiera ascender. Además, hay quien también opina, como se ha visto un año más este verano que de poco sirve tener una cantera tan potente si al final la mayoría de jugadores acaban engrosando las filas de otros clubes de la provincia y el Linares tiene que traer sub-23 de fuera.

Pekes, Chomfli y Sergio García han sido los máximos baluartes de la cantera linarense en las dos últimas temporadas. El primero explotó como goleador y se quiere ir, una operación que va a darle dolor de cabeza al club y al jugador, si nadie para su cláusula. El segundo considera que la oferta económica por entrenar jugar en el Linares es insuficiente y anunció que dejaba el fútbol para seguir su formación como Guardia Civil, mientras que el tercero ha comentado esta misma semana que no seguirá en el Linares. La llegada de Tello le cierra las puestas a García como tercer central de la plantilla, pese a su gran final de temporada este año.

A todas luces, la cantera del Linares necesita una reestructuración en el modelo de gestión. En lo deportivo, con la salida de Alberto Lasarte, Javi Mañas seguirá el modelo actual y no debe haber problemas para que siga siendo la referencia del fútbol base jienense.

En cuanto a tesorería, el club arrastra una deuda del ejercicio anterior de 10.218 euros en negativo, que sumados a las deudas de los ejercicios anteriores, y a los cerca de 16.000 como balance negativo del pasado ejercicio (resultado de sumar -21.704,78 de déficit de cantera + 5.861,08 de superávit del primer equipo), todo arroja un resultado de -26.670,69 euros como pasivo, pero el club tiene 57.500 euros en activos pendientes de cobro, por lo que la situación queda balanceada. Las cuentas del pasado ejercicio y del nuevo, fueron aprobadas por mayoría

Tres directivos salientes

En la asamblea también se informó de la salida de Juan Manuel Rivas, Salvador Yebra y José Luis Madrigal de la junta directiva.

Tres directivos que venían de la etapa anterior de Pedro Sáez y siguieron con Medina. Informaron que la decisión ha sido por incompatibilidad profesional para dedicarles tiempo necesario al Linares en esta nueva temporada.

Temas

Linares

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos