Linares Deportivo

Linarejos recibe a un Loja muy crecido con el futuro de Joseba Aguado en la cuerda floja

Pablo Ortiz podría volver esta tarde al once inicial para llevar el peso del medio campo azulillo. / ENRIQUE

Los lojeños vienen de golear al líder y el Linares necesita un golpe de timón tras acumular tres derrotas consecutivas

ÁNGEL MENDOZALINARES

El lunes por la noche, tras fraguarse la tercera derrota seguida de un Linares que no termina de centrarse, se reunió la junta directiva con el banquillero Aguado, ya en frío, tras las declaraciones posteriores al derbi, intercambió impresiones con el presidente, Jesús Medina.

Los hay que esperaban en la noche del lunes un comunicado del club anunciando su cese, pero no, el presidente ha sido cauto en ese aspecto, si bien su enfado por el discurso del técnico era notorio y se lo hizo saber, esta es una semana de tres partidos y lo que necesita el Linares en un último empujón con unidad por todos los frentes para dar un golpe de timón en casa y que el conjunto azulillo se reencuentre con la victoria, el técnico con una disculpa y la grada con los ánimos más calmados.

Que Aguado no está a gusto ya lo adelantó IDEAL, aunque más tarde el club lo desmintiera, hay situaciones que desvelan cuando alguien no está en la sintonía que debiera. Y si bien lo complicado del arranque liguero y las numerosas bajas no terminan de hacer que Aguado crea en sus mimbres para lograr el objetivo, es él, como capitán del barco, quien debe recuperar el ánimo de sus hombres y mostrarles el camino para sumar los tres puntos antes un Loja que viene con la moral por las nubes.

No es para menos, han sido los primeros en ganarle esta temporada al líder, un Malagueño que estaba intratable hasta que el domingo cayó por 3-0 frente al ahora rival de los mineros.

Esta noche a las 20:45 es el partido, la grada estará caliente, dentro de lo descafeinado que está el ambiente este año por tierras linarenses. Pero el pez más gordo llega el domingo, a las 12:00 en Málaga se medirán al líder.

Dos partidos, seis puntos en juego que pueden servir para redimirse de estas tres malas semanas y volver a meterse en la zona de cabeza, o de lo contrario, el objetivo de los azulillos se irá alejando, la clasificación dándole la razón a un Joseba Aguado que, en tal caso y sumando cinco semanas sin ganar, puede que para el lunes ya no fuese entrenador del Linares.

Aún hay tiempo para todo, para cambiar de rumbo y salvar la temporada. Sigue el aciago 2017 pesando como un año lleno de problemas y sinsabores para los dirigentes del club y para la afición, pero la suerte hay que buscarla, se logra con acierto y con trabajo.

Hoy vuelve Josema al centro de la zaga, buena noticia; Pablo Ortiz está más recuperado y empieza la cuenta atrás para que Javi López vuelva a lucir el 9 en la espalda.

El Loja de Diego Delgado llega con los 6 goles de Fefo Espín, un chaval de 23 años que está en racha, como gran argumento para ahondar en la herida azulilla. Es uno de esos partidos para que los propios jugadores, por orgullo y profesionalidad, demuestren que su entrenador se equivocó tras el derbi y sí son una plantilla digna de aspirar al play-off a Segunda B.

Fotos

Vídeos