Linares Deportivo

El Linares considera inviable mantener el sueldo a Jaime Molina

El técnico se marcha de vacaciones con la esperanza de recibir esta semana una llamada del club, antes de valorar otras ofertas. /ENRIQUE
El técnico se marcha de vacaciones con la esperanza de recibir esta semana una llamada del club, antes de valorar otras ofertas. / ENRIQUE

Tras la reunión de ayer, el secretario técnico ve «diferencias insalvables» y el técnico se marcha sin acuerdo, pero dejando la puerta entreabierta

ÁNGEL MENDOZALINARES

El Linares Deportivo echó el telón a un año que ha pasado con más pena que gloria, con una inestabilidad deportiva impropia de una entidad con el peso de la azulilla. El ejercicio 2017/2018 será recordado como la, posiblemente, peor temporada en Tercera División que recuerdan los más veterano del lugar para el club, juntando las denominaciones de Linares CF, CD Linares y Linares Deportivo.

No es sólo que en lo deportivo no se consiguiera el objetivo de pelear por el play-off, que el equipo haya quedado a 7 puntos de lograrlo y en la 7ª posición de la tabla, para hacer una afirmación tan contundente hay que valorar el desastre en la planificación de la plantilla, cuatro entrenadores en un año. Vaivén de jugadores en mitad del campeonato y, al final, acabando más que dignamente jugando con un grupo de 15 jugadores, diez de ellos menores de 23 años, y registrando una increíble media por debajo de los 500 espectadores en Linarejos durante el tramo final de la competición.

No, este no era el Linares que la afición esperaba y en la afluencia al campo está la respuesta, con partidos donde se han visto menos espectadores que en un amistoso de pretemporada. Ahora toca hacer borrón y cuenta nueva, evitar que se repitan los errores, los del año anterior y los de este, por parte de una directiva herida en lo personal por sus desaciertos y muy cuestionada por la afición.

A día de hoy, tampoco ha salido nadie públicamente a dar un paso al frente para proponer otra gestión a la asamblea de socios, así que todo apunta a que Jesús Medina tendrá la oportunidad de enmendar los desatinos en el próximo ejercicio. Tiempo para planificar y tomar decisiones hay, pero lo primero es ilusionar de nuevo a la afición y que recobren la confianza para sacarse el abono.

Si alguien pensaba que una primera piedra de toque para darle gusto a la hinchada sería alcanzar un acuerdo rápido con Molina, su gozo en un pozo. La afición le ha visto convertir un caos deportivo en una balsa de aceite y quiere que tenga la oportunidad de dirigir un proyecto completo bien estructurado.

Segunda reunión

Tras la primera reunión informal y esperanzadora entre Miguel Linares y el técnico, al mediodía de ayer tuvo la segunda, donde las negociaciones se rompieron.

El club manifestó a la prensa que «la petición económica del entrenador está muy por encima de las posibilidades del club».

El director deportivo dijo después en la tertulia de Radio Linares: «Las posturas están muy alejadas, las impresiones eran buenas, aunque había cosas que pulir, no estábamos tan lejos en lo económico. Estamos en Tercera y no podemos irnos a precios desorbitados, hay una diferencia económica insalvable. No hemos cortado relaciones, seguimos hablando. Si el club hace un esfuerzo económico bastante grade es porque creemos que es lo mejor».

Jaime Molina asegura que no ha pedido aumento, sólo que le mantengan su nómina, y opina que aún puede haber acuerdo: «No sé si las negociaciones están tan distantes, yo creo que no. Vine a Linares haciendo también un esfuerzo respecto a lo que cobraba en otro club, porque es un proyecto atractivo y lo consideré positivo. Ahora no me puedo permitir el lujo de bajarme más, cada uno tiene su economía doméstica y a mí no me puede costar dinero entrenar».

Sobre el contenido de la reunión, Molina afirma que se ha centrado «en lo económico, luego hay otras parcelas en las que debemos estar de acuerdo, como lo deportivo, pero el dinero nos va a decir primero si avanzamos en esto juntos, o no. No pido más, pido lo mismo por lo que se me contrató y creo que es lo justo, o esa es mi apreciación, entiendo que Jesús Medina y Miguel Linares tendrán otra, y lo respeto.

Valor añadido

Miguel Linares defendía que la oferta que se le hizo a Molina en navidades no se puede comparar con la actual «porque en ese momento del año hay menos entrenadores en el mercado donde elegir», reduciendo el conflicto a una cuestión de oferta y demanda.

Pero para muchos aficionados, el club no ha tenido en cuenta el 'valor añadido' que aporta Jaime Molina al proyecto de la próxima temporada: Un entrenador que tiene el beneplácito de la afición, que ha demostrado su valía con una plantilla muy corta y que en la segunda vuelta ha sumado 40 puntos (43 si se tiene en cuenta su debut con 3-0 al Almería B en la última jornada de la primera vuelta), para empezar el nuevo proyecto con buenas sensaciones.

Molina deja la puerta entreabierta: «La reunión terminó bien, ellos entendieron mi postura y yo la suya. Lo que me ha molestado es que lo hagan público haciendo parecer que yo me he subido a la parra. Entiendo que, para Tercera, cobro mucho, pero no fui yo el que llamó a la puerta del Linares en navidades. Llegamos a un acuerdo ese día y no pido más. No exijo nada desorbitado».

Y añade que quien deba dar el siguiente paso es el club, no se han marcado fecha para una nueva reunión: «Yo he tomado una decisión, quiero quedarme aquí, ahora el club decide y si no tengo noticias en los próximos días, estaré en otro sitio con las mismas condiciones que le he puesto al Linares. Menos de eso, no tiene sentido para mí. Me voy a mi casa en Marbella, si me llaman, me pongo en tres horas aquí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos