La crónica

Linares y Huétor Tájar regalaron un gran duelo pero el punto sabe a poco

Linares y Huétor Tájar regalaron un gran duelo pero el punto sabe a poco
ENRIQUE

Hernández hizo el 0-1 en una fantástica acción personal, Barba empató poco después y un claro penalti sobre Chomfli se quedó sin señalar

ÁNGEL MENDOZALinares

Había dicho Chico en la previa que el Huétor Tájar era el equipo que mejor fútbol hacía del grupo, y no mentía el de Lupión, que se estrenaba como técnico en el banco de Linarejos en el que ha sido su segundo y último partido en esta etapa. Esta semana debe anunciar el club al nuevo técnico, o Chico podría seguir entrenando, pero pagando el club una multa por cada jornada de demora.

El excapitán cierra su bagaje con una victoria y un empate al frente del equipo. Ayer volvió a poner en punta a Pekes y Pablo Aguilera, le dio la titularidad a Chomfli y García en la defensa, dejó sin convocar a José Manuel, y su Linares saltó al campo valiente, con presión alta sin balón y con Barba incrustándose en el centro para crear superioridad.

Fue un partido bonito, jugado de tú a tú, con alternativas en las dos porterías. Empezó probando suerte primero el Linares con una doble ocasión de Pablo Ortiz y Admonio, pero mejor fue la siguiente de Pekes, fusila fuera tras una buena transición.

1 Linares Deportivo

Robador, Palomares, Salido, Admonio, Sergio García, Sergio Ortiz, Pablo Ortiz (Omar, min. 78), Jorge Barba, Braim (Siles, min. 54), Pablo Aguilera y Pekes

1 CD Huétor Tájar

Buba, Choco, Quevedo, Gadea, Javi Pérez, Alberto Heras (Esteban, min. 85), Jorge (Fran Fernández, min. 78), Hernández, Alberto (Manu Daza, min. 70), Mario y Ariza.

Goles
0-1: Hernández, min. 26; 1-1: Barba, min. 40.
Árbitro
Dris Ahmed Amgait, colegio ceutí. Mostró amarilla a los locales Aguilera, Salido y expulsó por doble amarilla a Admonio. Por los visitantes vieron amarilla Javi Pérez, Buba y Choco.
Incidencias
1.440 espectadores en el campo municipal de Linarejos.

El Linares había empezado el primer cuarto de hora mandando pero el Huétor se hizo con el balón después. No importaba, a la contra también era profundo el equipo de Chico. La tuvieron los locales en una apertura de Pekes a Braim, centro y Aguilera no remató bien.

Hernández, jugador para anotar en la libreta, botó una falta que atrapó Robador, pero en la siguiente no desaprovechó el regalo de Pablo Ortiz, que se atrevió a cruzar un balón de banda a banda sin la suficiente potencia. Hernández la cortó, regateó y con un precioso gesto técnico con el interior puso el 0-1 antes de la media hora.

La mejor jugada del Linares en la primera mitad fue la respuesta al gol, que acabó con un disparo de Pekes por encima del travesaño. Pero en la siguiente el zapatazo del canterano salió rechazado y Barba, que llegaba desde atrás, apareció en el lugar adecuado para empujar el 1-1 con el que se llegaría al descanso. Aún tuvo otra Pekes, cabezazo que atrapó el meta y a la caseta.

Si en la primera parte el Linares había tenido más y mejores ocasiones, en la segunda seguiría mostrándose ofensivo pero el Huétor también fue valiente. Nada más empezar, Robador evitó el 1-2 de Hernández. Después el cancerbero local tuvo que despejar un balón y Admonio se cruzó providencial para evitar que algún jugador granadino llegase para fusilar.

Braim sigue sin estar al cien por cien, dejó su puesto a Siles, que aportó frescura en banda en unos minutos donde la presión de los azulillos sobre la salida de balón visitante provocaba errores en los hombres de Germán Crespo, que no renunciaron nunca a hacer su fútbol y sacaron a Manu Daza para buscar el gol de la victoria.

El meta Buba se erigió como salvador de los suyos con una parada milagrosa a remate de Barba, libre de marca en un saque de esquina. Linarejos se encendió cuando el colegiado no se atrevió a pitar un claro penalti de Choco sobre Chomfli, dictaminó que la falta había sido sobre la línea del área, pero en el campo primero y en las cámaras de los fotógrafos después, el penalti había sido claro.

El partido estaba abierto en los últimos diez minutos. Ganar hubiera sido un paso de gigante para cualquiera de las dos escuadras. Buba salvó de nuevo el gol minero en un zapatazo de Siles dentro del área, respondió Hernández con un balón a la cabeza de Mario, cuyo remate se fue por encima del larguero.

Y en el tiempo de descuento, cuando parecía que nada más pasaría, una falta de Admonio le costó al defensa la segunda amarilla al central linarense, que se perderá el derbi de la semana que viene en Martos y, además, acumula cuatro tarjetas para cuando reaparezca.

Con un cabezazo de Mario por encima del larguero en el saque de falta acabaría el encuentro. El punto sabe a poco al Linares y quizá un poco mejor al Huétor Tájar por ser en Linarejos, pero el que salió ganando fue el espectador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos