Linares Deportivo

El Linares recibe mañana al líder Malagueño aún dolido por la derrota en Huétor Tájar

Chico y Jaime Molina sentados en el banquillo de Linarejos. /ENRIQUE
Chico y Jaime Molina sentados en el banquillo de Linarejos. / ENRIQUE

La plantilla azulilla está cogida con pinzas y a Huétor fueron con cuatro juveniles en el banco, que podrían repetir mañana contra el Malagueño

ÁNGEL MENDOZALINARES

Jaime Molina acabó indignado el partido en el campo del Huétor Tájar, no por la derrota, más bien por lo que influyó en ella la actuación de trío sevillano de colegiados formado por Gonzalo González Páez y sus asistentes Miguel Ángel Ortiz Rodríguez y Adrián Salinero González.

Empezando por la expulsión de Sergio García, que se fue al vestuario en el minuto 48 pese a no intervenir en la caída del delantero de Huétor. La acción dejó al Linares con diez para toda la segunda parte, después de ir 1-1 el marcador y haberse adelantado con gol de Pablo Siles.

Molina dijo sobre esta acción que «hubo un balón largo en el que salió mal Admonio, hubo un balón en profundidad que remató el delantero y Sergio García chocó con el portero (Robador). El balón no lo tenía controlado el delantero en ningún momento, y sin tenerlo controlado no puede haber ocasión manifiesta de gol. Es más, pudo hasta rematar, llegando forzadamente, y cuando sacó la roja (el árbitro) se lo dijo nuestro portero, que no tenía el balón controlado, y respondió que había sacado la roja y ya no iba a dar marcha atrás. Sin ser ocasión manifiesta de gol, como mucho es amarilla. Pero ya reconoció que iba a rectificar».

«Al Huétor se lo han puesto a huevo -exclamó-. Balones divididos, faltitas, en la expulsión, el fuera de banda era del jugador del Huétor, yo no le dije al árbitro absolutamente nada, sólo abrí las manos. Fue el linier, que estaba amenazando desde el primer minuto, le dijo que expulsara al entrenador y yo le pregunté por qué. ¿Por abrir las manos? Porque el fuera de banda era claro a favor nuestro o incluso falta».

Hasta el momento, el Linares estaba aguantando bien a un rival que busca el play-off. «Todos hicieron un trabajo tremendo, defensivamente hicieron un trabajo acorde a lo que venimos entrenando espectacular. El linier se equivocó en no señalar ese fuera de juego clarísimo (2-1). ¿Qué le ha dado Luis Lozano? Sí, pero se aprovecha inmediatamente después del fuera de banda el que le da el balón. Es fuera de juego clarísimo, no del que chuta, del que da el pase atrás».

El preparador minero espera que se haga justicia desde el propio organismo arbitral, para evitar que este tipo de situaciones se repitan con los que fueron, sin duda, protagonistas del choque por encima de los propios jugadores. En Linares no se habla del debut de Jaime, ni del gol de Siles, ni de los tantos de Daza y Heras, se habla de los árbitros y del por qué tan desafortunada actuación.

Mañana contra el líder

Pero lo que más preocupa a Jaime Molina es que la plantilla se le vuelve a quedar en cuadro para recibir mañana a las 20:45 al Malagueño en Linarejos. Si en Huétor tuvo que convocar a cuatro juveniles, aunque vuelva Pablo Siles de cumplir sanción, podría tener que hacer lo mismo para recibir al líder en el partido aplazado.

«Nos hemos quedado sin Sergio García, tenemos a Josema tocado, Luis ha jugado con un problema de pubis tremendo, no podemos contar con Kevin por enfermedad, hemos traído a juveniles que han competido maravillosamente bien. El final de temporada se me está haciendo eterna. Estamos dando todo lo que podemos y más, por estos colores, por el Linares, y por eso me siento orgulloso de este equipo», concluyó Molina en su repaso al 2-1.

Si la plantilla del Linares Deportivo ya se quedó cogida con pinzas tras el mercado invernal, las lesiones y sanciones en este tramo final de Liga están haciendo estragos. Un mes queda de travesía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos