LINARES DEPORTIVO

El Linares recibe al Villacarrillo y se enfrenta a sus propios fantasmas

«De acuerdo que no están bien clasificados, pero no será un partido fácil, tenemos que hacer las cosas bien para ganar», apunta Chico

ÁNGEL MENDOZALINARES

A las cinco de la tarde en el municipal de Linarejos llega otro de los muchos derbis esperados de esta temporada en el grupo. Los mineros reciben al Villacarrillo. La que fuera una de sus bestias negras durante el peregrinaje por las categorías humildes del fútbol provincial, vuelve a cruzarse en el camino del Linares Deportivo.

De aquel Linares no queda nadie en filas locales, pero del Villacarrillo que entonces dirigía Alberto Lasarte sigue el capitán Niza, además de contar con algunos exjugadores mineros como el lateral Rubio, el portero Pepelu, el central Enrique o el centrocampista Rambillo.

Ayer en estas líneas, Jesús Párraga hablaba del derbi y sus claves. Chico, por su parte, habla de un Villacarrillo en línea ascendente «pues han cambiado mucho con el nuevo entrenador y firmaron algunos refuerzos. Últimamente están haciendo las cosas muy bien, aunque les esté costando sacar resultados positivos. Ya han empezado a sumar puntos, encajan menos goles, y la semana pasada contra el líder tuvieron mucha presencia ofensiva».

La afición da los tres puntos por conseguidos si el Linares saca su mejor versión y no lo que se vio en la primera parte en Martos, o en partidos anteriores, pero Chico alerta: «De acuerdo que están mal clasificados, pero no por ello será un partido fácil. Nosotros tenemos que hacer las cosas bien para ganar. Siempre que jugamos un derbi, además, está la connotación de jugadores que son de Linares y de la provincia, que les gusta demostrar que podrían estar aquí».

Las lluvias de esta semana le han venido bien al campo y «confiamos en que esté en buenas condiciones para el partido que vamos a proponer», añade Chico.

La afición minera no quiere más tropiezos, ni errores infantiles, ni excusas. Si este Linares sirve para optar al play-off, no puede perder el derbi de esta tarde en su propio campo, ni dejar escapar puntos, ni cualquier otra cosa que no sea demostrar la diferencia que hay entre los dos proyectos que hoy se miden.

Los azulillos deben ganar al Villacarrillo, y a sus propios fantasmas, esos que volvieron a aparecer la semana pasada y le arruinaron a los mineros un partido que había empezado 0-1 y acabó 3-1.

Chico confía en que sus jugadores estén al nivel que se espera de ellos, tras el desastre en Martos por 20 minutos sin intensidad defensiva que costaron tres goles.

«Tuvimos ocasiones para meternos en el partido jugando con diez. No podíamos suicidarnos porque el 4-1 nos mataba, pero el 3-2 hacía que te enganchases de nuevo. En el fútbol pasan estas cosas y la actitud que debemos tener ante el Villacarrillo es la que tuvimos en esa segunda parte en Martos, no cometer tantos errores en tan poco tiempo y cuidarnos de las acciones de estrategia en defensa», explica el de Lupión.

Vuelve Admonio, no está Josema, y el preparador minero vuelve a hablar de «un equipo joven es lo que tendremos que sacar, pienso sólo en los disponibles. La gente joven tiene que ir haciéndose en partidos como este y ayudarnos a estar cada vez más cerca de la fase de ascenso. Cuando tenemos que meternos en play-off es en el tramo final».

El Villacarrillo también tiene bajas importantes, la de dos de sus tres refuerzos, pero igual que Jesús Párraga no ha puesto excusa y asegura que su equipo confían en estar a la altura del Linares, los que están disponibles para Chico deben poner el listón más alto todavía.

Los ánimos en la grada están cogidos con alfileres, las miradas apuntan al palco, y si bien el mal del Linares se arregla cerrando con un par de victorias la primera vuelta, la confianza en el equipo se ha diluido en un sector de la afición con el paso de las jornadas debido a la irregularidad del plantel y a todas las circunstancias que están rodeando este accidentado retorno al Tercera División del Linares.

Hoy el Villacarrillo quiere sumar y dar un paso de gigante en cuanto a su confianza para lograr la salvación. Si el Linares lo permite, pese a que cuenta con jugadores en nómina que Párraga no podría ni soñar para su escuadra celeste, la pañolada estará servida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos