Linares Deportivo

Matías No: «El objetivo es subir al Linares»

Matías con la camiseta del Santa Brígida, la pasada campaña. /CEDIDA
Matías con la camiseta del Santa Brígida, la pasada campaña. / CEDIDA

El nuevo fichaje azulillo habla de su salida del Buñol, su experiencia en fases de ascenso y lo que aportará al equipo minero a partir de enero

ÁNGEL MENDOZALINARES

El bonaerense Matías No Garbarino ya luce feliz con el escudo del Linares en el pecho, aunque sea en la camiseta de entrenamiento, porque la oficial no la enfundará hasta el 27 de diciembre en su presentación y presumiblemente en su debut ante el San Pedro, en el mes de enero.

Para el jugador, su fichaje por el Linares pone fin a una mala experiencia vivida esta temporada cuando firmó por el Buñol y aparecieron los problemas económicos en el que ya es su exequipo. El joven explicó cómo fue su fichaje.

«Fue inesperado -contó-. Nando era uno de los entrenadores que sonaba para el Linares y se puso en contacto conmigo para decirme que estaban buscando un jugador de mis características. Jesús Medina y Alberto Lasarte me llamaron, me dijeron que habían tenido referencias mías y que les interesaba, pero al no saber qué entrenador firmaría el club, no iban a avanzar sin tener el visto bueno del técnico».

El pivote de 24 años llegó a Linarejos coincidiendo con el fichaje de Molina. «Estuve tres días con él, sólo sabía de él que había jugado en Las Palmas y entrenado al Mensajero. Me dijo que acabó muy contento conmigo, yo jamás había hecho una prueba en un equipo, pero entendí que era necesario».

Sobre su salida del Buñol, explicó Matías que «era un proyecto muy bonito, firmaron jugadores con experiencia, de fuera, para meternos en play-off. Empezamos bien, estábamos a tres puntos del segundo, pero llegaron problemas con los pagos debido a que la persona que entró al club, y que todos pensaban que era un gran inversor, resultó no tener un euro. La gente empezó a salir, los que veníamos de fuera los primeros, ya que teníamos contratos altos».

Al día siguiente de que IDEAL publicase su posible incorporación tuvo que salir de Linares para ir a la AFE y pedir su carta de libertad. «No quería más problemas con esa persona, gente así no debe meterse en el mundo del fútbol. Ahora llego al Linares con la misma ilusión que en mis últimos 5 años, en los que he jugado play-off en todos. Lástima no poder hacerlo en el Buñol, lo haré en Linares Deportivo», subrayó.

Una trayectoria brillante

Con 7 años dejó Buenos Aires con su familia y empezó a vivir en Canarias. Como infantil de primer año entró en la cantera de la UD Las Palmas y ahí estuvo hasta División de Honor Juvenil, entrenando con 17 años a las órdenes de Juan Manuel Rodríguez, entonces entrenador del primer equipo amarillo, mientras jugaba en la cantera.

«Como juvenil -recordó- jugué el campeonato de España, ganamos al Barça y nos eliminó en semis el Sevilla. La sede fue Vigo y sabía que sería un salto para mi carrera. Así que me firmó el Huesca, entrenaba con el primer equipo de 2ªB y jugaba con el filial de Tercera».

Ahí comenzó su repóker de play-offs, aunque en el primero no ascendió. « Al año siguiente, en el Sariñena que venía de descender de 2ªB, nos quedamos a las puertas de volver, eliminados en el play-off las dos temporadas que estuve. Volví al filial de Las Palmas en Tercera, otro play-off que tampoco ganamos, lo mismo que pasó la temporada pasada en el Santa Brígida, nos eliminó el Rápido de Bouzas, ahora en 2ªB», relató.

Seguro de sí mismo, joven pero preparado, sabedor de su calidad y con mucha hambre. Así es Matías No. «Haber jugado 5 play-offs consecutivos, contra equipos duros y en una categoría como Tercera, te forja y te da experiencia. Considero que la edad de un jugador no marca su experiencia, lo hacen las vivencias. Mi educación futbolística viene de un gran filial, donde te inculcan una forma de jugar al fútbol, conocimientos y fundamentos sólidos».

Pivote polivalente, su metro ochenta y siete le permite actuar de central, aunque su calidad en los pies le ha hecho jugar «de mediocentro, como 8, pero equipos peloteros que necesitan un central con salida de balón me utilizaron ahí. Me adapto fácil, pero donde más me gusta es el pivote, ahí puedo hablar en el campo, ordenar a mis compañeros, sacar la pelota jugada desde segunda línea y ser un apoyo para la defensa. Me comparan con Busquets o Redondo, me muevo bien en la zona de medios, gestionando el fútbol, siendo eje entre defensa y ataque, porque creo que el balón hay que tenerlo si quieres ganar.

Tiene clavada la espina de no haber logrado ninguno de los cinco intentos de ascenso a la categoría de bronce. Espera hacerlo de azulillo, desde el club le han transmitido que «el objetivo es subir al Linares cuanto antes, y esa presión con la que se juega aquí es superinteresante, soy de esos jugadores a los que les activa. Vamos a entrar seguros en fase de ascenso, por mis antecedentes, no me puedo permitir otra cosa».

También es goleador

Precisamente por su envergadura, Matías es un hombre que aportará potencial ofensivo a balón parado a los azulillos. Sus cifras ofensivas son destacables. «Soy de meter goles, en Santa Brígida hice 9 como mediocentro. Voy bien a balón parado y a los rechaces, sorprendo llegando desde atrás. No es que sea mi mejor cualidad, pero para ser pivote, acabar con 7 u 8 goles por temporada está muy bien», y no le falta razón.

Sus primeras impresiones tras los entrenamientos realizados son inmejorables. Arde en deseos de debutar la azulilla en enero.

«Tenía otras ofertas, pero ves la profesionalidad con la que trabaja el Linares, entrenando por la mañana, cómo es su afición y, además, que me han recibido con los brazos abiertos. Hay un grupo competitivo. En la charla de Molina, el primer día, quedé entusiasmado, por el reto y la ilusión que tienen todos estos futbolistas por conseguir el objetivo. Son buenos profesionales, pero especialmente buenas personas», concluye el nuevo fichaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos