Linares Deportivo

Miguelito es la revelación azul

Miguelito es el dueño del dorsal número 2 esta temporada en el Linares./ENRIQUE
Miguelito es el dueño del dorsal número 2 esta temporada en el Linares. / ENRIQUE

El lateral malagueño ha encandilado a Linarejos en este inicio de temporada | «Jugar en Linarejos es una suerte y cuando lo hago no quiero que acabe nunca el día»

ÁNGEL MENDOZALINARES

Cierto es que todos los jugadores del Linares Deportivo que empezaron en pretemporada han gustado a la afición. Los que siguen del año anterior, los que vuelven a casa y son de sobra conocidos, y los que se han enfundado por primera vez la azulilla. En este tercer grupo hay uno que ha sobresalido y toda la grada coincide en que su fichaje ha sido un acierto de pleno.

Miguel Ángel Portales Molina va a ser este año el dueño de la banda derecha, arrancando en el lateral y llegando hasta donde los rivales le permitan avanzar, porque su proyección ofensiva por dentro y por fuera es notable. Llegó del CD Rincón y ha demostrado que tiene calidad y clase de sobra para triunfar en Linarejos.

«La verdad es que no me esperaba un comienzo de liga así. Venía de un club con menos objetivos y desde el principio se ha volcado conmigo la directiva, el entrenador y los compañeros, ya conocía a muchos de ellos de enfrentarme a ellos. Estoy contento en Linares, trabajando para seguir como empezamos», cuenta Miguelito.

Arsenal sabe lo que ha fichado y le ha dado mucho protagonismo. Para empezar, es el único jugador de la plantilla que no tiene suplente natural, el míster le quiere como fijo en el once, y sobre campo le da libertad para aprovechar sus cualidades.

«Me beneficia el juego del equipo, soy un lateral más ofensivo que defensivo y, si cuando jugamos en línea de cuatro ya subo, con tres atrás salgo ganando y aporto más recorrido y amplitud a mis compañeros. Cuando vine, creí que tendría un recambio, como en todos los equipos, y más con una liga tan larga en los que puedo tener momentos malos. Que mi posición sea la única en la que no nos hemos reforzado me dice que confían mucho en mí. La competitividad me gusta, es sana, pero que nadie piense que bajaré los brazos o me relajaré por no tener otro lateral derecho», afirma.

Su gran salto

Fue jugador del Rincón desde Andaluza, 6 temporadas, ahora con la madurez de sus 25 años ha dado el salto a un Linares «donde me ha llamado la atención la profesionalidad en los entrenamientos, en los compañeros, los horarios, los métodos de trabajo. Es normal, vivimos del fútbol y es una suerte como están hoy día las cosas. Yo aún estoy en una nube, poco a poco me adapto, pero el cambio para mí ha sido brutal. Todavía puedo dar mucho más, y también tendré bajones, pero esto es una carrera de fondo y acabamos de empezar. La confianza que siento es muy grande».

Miguelito ya conocía Linares, y Linarejos a él sufriéndole en contra. Se ha puesto el listón muy alto con su debut y sabe que la grada es exigente. «El año pasado aquí me pusieron verde (bromea), y es bueno tener una grada tan pasional. Mientras lo des todo en el campo, saldrán las cosas bien o mal, pero te lo reconocen. Mi estreno ha sido muy bueno, la gente me escribe mensajes, me para para charlar, me aplauden, nos hacemos fotos, estoy muy feliz aquí. Linares es una plaza con mucha historia y jugar en Linarejos es una suerte y, cuando lo hago, no quiero que se acabe nunca el día».

«Somos un equipo casi nuevo y nos hemos adaptado muy rápido, porque somos gente sana que mantiene una buena relación. Todo está saliendo bien, e iremos a más. En Jaén jugamos un gran partido, los dos equipos tuvimos ocasiones, el fútbol es así. Contra el Huétor la primera parte nos pesó mucho el calor, después la forma física se hizo nota y hubo un cambio grande en el juego. Unas veces ganaremos jugando mal y otras perderemos jugando bien, pero nos hemos adaptado muy rápido a 3 sistemas que nos van bien, eso no todos los equipos se lo pueden permitir, es una virtud y una ayuda para nosotros», valora.

Para el domingo a las 12 ante los accitanos, se espera casi un centenar de azulillos animando, algo que para el malagueño, fuera de casa, es algo «completamente nuevo en mi carrera. Al final del último partido les di las gracias porque ellos son el jugador número 12, nos dan mucha fuerza. Es salir al campo como visitante, les ves ahí, y te hace comprender por qué estamos donde estamos, es buena parte por su apoyo. Quiero que sepan que no les vamos a fallar, cada partido será diferente, pero nos dejaremos la piel el sudor por este escudo», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos