Linares Deportivo
Higinio se crió en la cantera blanca y hoy es uno de los mejores azulillos, camino de la renovación.
Higinio se crió en la cantera blanca y hoy es uno de los mejores azulillos, camino de la renovación. / Enrique

Lopito e Higinio dos canteranos blancos de azul

  • Viven en Jaén y saben de primera mano lo que despierta la visita del Linares

  • El lateral afirma que «es nuestro partido más importante hasta ahora, y no nos vamos a dejar nada, nuestra afición lo merece»

En el lado azulillo hay dos canteranos del Real Jaén que defienden con orgullo el escudo minero y se han ganado con profesionalidad y buen fútbol el cariño de la grada de Linarejos. El guardameta Lopito se crió en la casa blanca, nueve temporadas desde prebenjamín. No tuvo su oportunidad en el primer equipo y se fue al Almería B, de ahí al Linares con el que ascendió a Segunda B como uno de los héroes.

«Es algo raro y bonito a la vez, cuenta el meta, porque desde pequeño tienes la ilusión de vivir un derbi en el campo, pero cuando era niño no se me pasaba por la cabeza que lo haría en el Linares, lo normal de un canterano de Jaén es soñar con llegar al primer equipo a La Victoria. Con los años te das cuenta que las cosas no son como te las pintan, tuve que salir y ahora tengo muchísima ilusión de jugarlo con el Linares y que las cosas me salgan bien en el campo».

Lopito es respetado en Jaén, donde su padre regenta un conocido mesón, pero pasea con orgullo por la capital su camiseta del Linares. «No tengo nada que demostrar, aquí en Jaén ya me han visto jugar con el Almería B también, y en Linares creo que en estos dos años y medio también saben como soy, pero sí demostrarme a mí mismo que esto capacitado para jugar en esta categoría», añade.

Higinio Vilches también se formó en la cantera jienense «desde el colegio y hasta juveniles, que firmé en el Málaga -narra-, después he visitado La Victoria con otros equipos, pero hacerlo con el Linares es diferente porque se trata del gran derbi provincial».

El lateral azulillo también vive en Jaén, ambos sienten de primera mano el interés que despierta este partido en las calles. «Está todo muy movido, especialmente en redes sociales. La gente te pregunta por la calle en Linares y en Jaén. Va a ser un derbi apasionante, vibrante y emocionante. Ellos son favoritos porque tienen el factor campo y mayor presupuesto, pero somos el Linares y hay que defender el orgullo de esta ciudad», afirma Higinio.

Lopito, por su lado, ve que sus vecinos «están por ahora tranquilos, pero pronto empezarán las bromas y el cachondeo. Uno lo tiene que llevar lo mejor posible y hablar en el campo. Sé que va a ser un partido igualado, intenso, todos sabemos lo que significa este derbi, desde pequeño lo he vivido en el campo. Con la que está cayendo, el mejor regalo para la gente de Linares en Navidad sería puntuar en La Victoria».

Las claves del derbi

Para el guardameta del Linares, la clave para dar la campanada en el campo del eterno rival es «estar defensivamente fuertes y esperar nuestra oportunidad, que nos llegará. Son un equipo goleador y fuerte en la estrategia. Debemos estar más concentrados que nunca».

Higinio apuesta por un Linares con intensidad: «es nuestro partido más importante hasta ahora». «No podemos asegurar que ganaremos, pero no nos vamos a dejar nada, nuestra afición lo merece y estará a nuestro lado. El Jaén juega muy bien al espacio, no se le puede dejar pensar, tienen gente de Segunda División y debemos apretarles, salir a por ellos y que no se sientan cómodos».

Una de las cuestiones que más respeto causan en el conjunto de Gonzalo Arconada, es que los de Antonio Torres tienen números de equipo grande a domicilio, aunque en Linarejos sólo han ganado un partido. Higinio pone una explicación a esta dato: «En casa nos hemos enfrentado a siete de los diez primeros clasificados y es más complicado ganar al UCAM, Marbella, La Hoya, Mérida o Sevilla Atlético. Fuera de casa sí nos hemos enfrentado a equipos más de nuestro nivel, la diferencia está ahí, no es que en casa seamos peores». Lopito coincide con su compañero y completa que «en la segunda vuelta nos vienen los Jumilla, Almería B, San Roque y ese tipo de equipos que son de nuestra liga, así que seguro que mejoramos los números respecto a la primera».

El caso de Higinio Vilches es curioso, porque este año se le está viendo con una marcha más que a la mayoría de compañeros, y va camino de ganarse a pulso la renovación. Es el dueño absoluto de la banda izquierda, en ataque y en defensa, rápido, contundente atrás y rompedor arriba.

«Me encuentro muy bien y llevo un par de meses en línea ascendente. El secreto no es más que trabajo y sacrificio, espero que el buen momento se prolongue. Creo que incluso la Segunda B me viene mejor que la Tercera, porque hay que jugar más rápido, te aprietan más, y el año pasado el juego era más embarullado. A mi estilo le beneficia el de esta categoría. Me quedan seis partidos por contrato para renovar y si Torres sigue contando conmigo sería un placer estar otro año más en el Linares Deportivo», comenta el lateral minero en los días previos al gran duelo provincial.