Linares Deportivo
Fran Carles ha pasado por una 'ciática cervical' que lo ha tenido varias semanas apartado.
Fran Carles ha pasado por una 'ciática cervical' que lo ha tenido varias semanas apartado. / ENRIQUE

Fran Carles vuelve para su primer derbi

  • "Será uno de los derbis más pasionales porque la mayoría somos de Linares o de la zona, y se sienten más los colores, eso nos da el plus", confiesa el azulillo

  • Tras dos semanas lesionado, el linarense cuenta las horas para defender la azulilla ante el Jaén

Lleva dos jornadas fuera del equipo por un pinzamiento en las cervicales que le lleva provocando dolores desde hace meses. Hasta en seis ocasiones ha tenido que jugar infiltrado para sobrellevar las molestias, hasta que el dolor se irradió al hombro y tuvo que parar de entrenar.

Esta semana ha vuelto a trabajar con sus compañeros, sabe que no está al cien por cien pero no quiere perderse el derbi. "No sé qué porcentaje hay de que esté -confiesa-, pero según pasan los días he ido a mejor y siempre es bueno que las molestias no aumenten. Veremos en el último entrenamiento, y ya lo que diga Torres, porque es cierto que el físico se ve mermado tras un parón de dos semanas, pero este partido es especial y no puedo obviarlo".

Es el primer derbi de Carles, que en la última visita de Linares a La Victoria era juvenil y entrenaba con la primera plantilla "pero no lo jugué, y hay una anécdota, que los juveniles entonces estábamos igual de mal que el primer equipo, con 1 punto en 8 partidos, ese fin de semana el Linares ganó en Jaén y nosotros en Los Molinos, y a partir de ahí fuimos los dos para arriba. Recuerdo que con Tomé se cogió una gran racha y llegamos a estar a 5 puntos del play-off".

Si este partido es especial para alguien, sin duda lo será para los Quesada, Vicente, Corpas, Carles o Chico, que llevan desde provinciales ascendiendo año tras año hasta recuperar la Segunda B y volver a verse las caras con el eterno rival.

"Será uno de los derbis más pasionales porque la mayoría somos de Linares o de la zona, y se sienten más los colores, eso nos da el plus de vivir este año un derbi más visceral, más sentimental. Además venimos desde abajo, cuando empiezas a subir no dejas de mirar de reojo al Jaén y el camino ha sido muy largo hasta que llegas a este momento".

Se llama a Carles el 'todocampista' y no es por capricho. Torres debe decidir si lo utiliza de segunda punta, de mediocentro o de pivote, tres posiciones que ha ocupado este año. Su presencia llena muchos metros de campo y tendrá que bailar con dos de los mejores rivales blancos, Óscar Quesada y Pablo.

"Es un equipo al que le gusta jugar, pero también rocoso, que mezcla como nosotros veteranía y juventud. En mi puesto, la primera la pone Óscar Quesada y la segunda el canterano Pablo, que viene de marcar. Me da igual dónde juegue, estar arriba es bonito porque te luces más, pero hay que jugar de espalda a la portería y a mí me gusta ver el fútbol de cara y crear".

Los románticos del fútbol dicen que una liga no tiene 38 jornadas, tiene 36 jornadas y dos derbis, y el linarense coincide porque "esos tres puntos no te van a salvar ni te harán perder la categoría, pero es un partido que aporta mucho en otro aspecto. La confianza es lo más importante. Esto es un derbi y todos quieren ganar, no importa el estado ni la clasificación, el ambiente es diferente y no hay favoritismo, ya se vio hace 7 años", recuerda.

Su ausencia en el Linares estas dos jornadas se ha notado. Fran siempre juega al 120% y aporta equilibro en la medular. "Lo he pasado muy mal en la grada -afirma-, desde arriba se ve todo más fácil. Debemos seguir en nuestra línea, mejorando las carencias y aprovechando las virtudes, estamos pagando en exceso los errores y esta categoría prima no cometerlos".

¿Cómo lo está viviendo el vestuario a pocas horas del inicio del choque? "Muy tranquilos y confiando en nuestras posibilidades. Sí, hay morbo, no es nada nuevo, pero debemos ser fieles a nosotros mismos y no cometer los errores de otras semanas. Ellos vienen de golear y nosotros de una derrota dura, sí, pero en un partido así los dos vamos a muerte", concluye.

Joselu, Vega y Payán

Hay más noticias en la concurrida enfermería del Linares. La peor de todas es que Joselu se ha terminado de romper, concretamente el menisco de la rodilla, y tendrá que pasar por quirófano para retirarlo, además de aprovechar para limar la protuberancia ósea que le lleva causando molestias en los últimos tiempos y había sido motivo de debate sobre si debía operarse o seguir jugando por las necesidades del equipo. Ahora ya no le queda otra salida, ni al club ni al futbolista.

Torres se queda sin repuesto de Bauti para el lateral derecho, además de una alternativa en ataque por banda, dado que Joselu llegó también para competir por el puesto de interior en la derecha e izquierda. El club busca un repuesto para un jugador que, sin ser titularísimo, ha sacado de muchos apuros a Torres por su polivalencia y experiencia en la categoría.

El que vuelve ante el Real Jaén es Álvaro Vega. Uno de los jugadores más en forma de la actual plantilla minera, que la semana pasada no jugó y se ha recuperado bien de un golpe en el tobillo. De entrada, formará pareja con Rosales en el eje de la zaga, salvo que Torres crea que Chico es el mejor preparado para afrontar este partido por su amplia experiencia en derbis jienenses.

De que no se sabe nada concreto es de Rafa Payán. Un día prueba a entrenar, se retira con molestias, vuelve al siguiente sin ellas, otro día vuelven y carrera continua, parece que va a volver pero no termina de llegar, y así lleva más de un mes el delantero intentando que el dolor desaparezca.

Su presencia sería muy importante para el Linares, aunque fuese para reaparecer en el tramo final del partido. Es un jugador decisivo, que además no quiere perderse esta cita histórica para los suyos.