Linares Deportivo

Linares Deportivo

Sin dinero ni fichas para otro refuerzo

Higinio, con 35 años, es el único zurdo de la plantilla minera y su ausencia pone en aprietos la seguridad defensiva del Linares.
Higinio, con 35 años, es el único zurdo de la plantilla minera y su ausencia pone en aprietos la seguridad defensiva del Linares. / Enrique
  • Rivera dio el visto bueno a un fichaje que ilusiona, pese al claro overbooking de mediocentros, pero sigue quejándose de falta de soluciones en el banquillo

  • La llegada de Rueda deja sin recursos al Linares para firmar al ariete o al banda zurdo que necesitan

Decía Miguel Rivera al final del choque del sábado con derrota en Sanlúcar de Barrameda: «El gran problema que tenemos es cuando nos asomamos al banquillo y vemos lo que tenemos». Pero la pregunta que se hacen muchos aficionados es si realmente el técnico tiene lo que quiere a su disposición y si el Linares ha sabido reforzarse en el mercado de invierno.

Se fueron Guilló (mediocentro), Canillas (delantero), Curto (delantero) y Fermín (lateral izquierdo con ficha del filial). Han llegado Ian González (delantero), Juanfran (mediocentro) y Rueda (mediocentro), pese al overbooking que ya existe en la medular donde están Cuerva, Rodri, Gámiz y Fran Lara, más Álvaro Vega, al que viene haciendo de pivote en partidos como el del sábado pese a que su actuación en esa demarcación no está convenciendo a la hinchada, que ve en Vega a un notable central pero bastante perdido el centro del campo.

Cuando Rivera mira al banquillo encuentra pocas soluciones a sus problemas, especialmente por la izquierda, donde el mercado de invierno se va a cerrar y de nuevo Higinio es el único zurdo nato que tiene la plantilla. Un problema heredado del año pasado, del que Torres se quejaba, y que este año ha sido el foco de las quejas de Rivera una y otra vez, semana tras semana, pero en los últimos días de mercado la decisión del presidente, Jesús Medina, fue retomar las negociaciones con José Rueda para que se incorporase y Miguel Rivera manifestó su conformidad más rotunda.

El fichaje de Rueda ilusiona, por supuesto, es de Linares y aporta ese escalón de calidad que cualquier equipo de Segunda B quiere para su línea creativa. Hoy será presentado como nuevo jugador azulillo y aunque firma sólo hasta final de temporada por el club de su tierra, nadie duda que se verá en Linarejos a un José Rueda brillante que ayudará a que el Linares no se pierda en los partidos como le ocurrió en Sanlúcar ante el colista. Pero los problemas en la banda izquierda van a seguir estando ahí, en la izquierda y en cualquier otra posición de las que señala el malagueño que anda corto de efectivos.

En ese sentido, Miguel Rivera ha heredado el discurso de Torres que la temporada pasada desgastó a la afición y les hizo pensar que con el malagueño llegaría un cambio de ciclo. Sí, humildad ante todo, pero sin negar tampoco que el Linares ha tenido este año un once titular mucho más que decente para lograr la permanencia, los resultados y el juego desplegado son fruto del trabajo, pero también de la calidad que hay en el plantel.

Hubo una pequeña revolución en la plantilla, se fueron algunos de los jugadores que ascendieron al Linares a Segunda B y que sufrieron hasta el último suspiro para evitar el descenso un año después. Se apostó por un equipo más equilibrado y con fichajes más contrastados en la categoría, el salto de calidad y en la clasificación ha sido notable, pero el discurso es el mismo, el de un entrenador que mira al banquillo buscando soluciones y no las hay o no le convence lo que ve.

Al mercado le quedan 48 horas y habrá quien piense que es el momento de dar un último empujón, conseguir ese hombre por la izquierda que cuando Higinio se lesione, como le pasó ante el Sanluqueño, haya algo a lo que aferrarse más allá que improvisar a Rosales como lateral o darle la responsabilidad al canterano Chomfli. Igual ocurre en la delantera, que si González o Casi se resfrían; la única alternativa que le queda en la segunda vuelta es Pekes, que falló en el descuento en El Palmar una en el área pequeña de los que no fallaría en su categoría.

La solución es una cesión

David Chomfli y Pekes son jugadores en formación que pueden ser importantes en un par de temporadas en la primera plantilla, Rivera lo ha dicho hasta la saciedad, entonces asalta la duda de por qué fichar a dos mediocentros cuando lo que hace falta es un 11 y un 9 más. La realidad del club es que ya no queda más dinero en las arcas para acometer otro fichaje, ni quedan fichas libres.

La única salida sería buscar en las últimas horas del mercado la cesión de algún futbolista a otro equipo y aligerar una nómina para, con ese dinero, acometer una contratación más de un zurdo que bien pueda cubrir el puesto de interior de largo recorrido, o el delantero, o cualquier otro futbolista para que cuando el técnico mire al banquillo encuentre las soluciones que necesita.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate