Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Rivera avanza que no seguirá en el Linares pero antes debe salvarlo

Miguel Rivera dirigiéndose a Rodri y Rosales durante un entrenamiento en Linarejos.
Miguel Rivera dirigiéndose a Rodri y Rosales durante un entrenamiento en Linarejos. / ENRIQUE
  • El malagueño asume que «llevamos una segunda vuelta muy mala, el año que viene que se haga otro proyecto y todo el mundo contento, yo no quiero ser el problema»

El Linares Deportivo que tanto brilló en la primera vuelta, lleva en la segunda números de equipo de descenso. Sumó 8 puntos de 27 posibles, solo lo han hecho peor el Jaén (7), San Fernando (5) y Mancha Real muestran (4). Por una segunda vuelta así, en la campaña 00/01 los mineros descendieron a Tercera tras una primera vuelta ilusionante. El domingo en Murcia el equipo tuvo una de opciones de gol, pero se vieron arrollados por los pimentoneros, algo que ha hecho a Rivera desvelar en sus declaraciones que no se plantea seguir en el club la próxima temporada y pide unidad para evitar caer en el desastre, si el equipo no rompe la mala dinámica y por ende el colchón de puntos conseguidos.

«Aquí el problema soy yo -declaró-, pero el problema no voy a ser yo, somos nosotros, una plantilla que se hace con todas las limitaciones del mundo para intentar mantener la categoría y ya lo he intentado explicar, pero cuando hablo se molestan. Yo no quiero enfadarme con nadie, me merece todo el respeto y todo el cariño la afición, que se ha dado un palizón. Tenemos que ser realistas. El Recre el otro día nos guantea la cara y viene de ser un equipo humilde también, pero nos hemos encontrado con el 1-0 y desde ahí hemos estado fuera del partido porque el Murcia ha dado un paso adelante diciendo todo lo que se juega, juega para ascender, no para el play-off».

Y añadió a lo anterior, como la mejor forma de dar un giro a esta mala racha: «Unirnos bastante más y apoyar a estos chavales que son los que tenemos y los que nos tienen que dar la permanencia. El año que viene que se haga otro proyecto y todo el mundo esté contento, yo no quiero ser el problema».

Aunque el Linares en su peor racha no ha bajado de mitad de la tabla, los puestos calientes ya están a 6 puntos y la semana que viene toca la segunda salida consecutiva, a Córdoba, donde un tropiezo más podría encender la alarma amarilla, y no ganar la semana siguiente al Mancha Real en Linarejos, la alarma roja. Qué ha sido de ese Linares que podía meterse en la lucha por el play-off, aunque no fuese el objetivo de este año.

Rivera explicó : «Ese es el problema. ¿Cómo un equipo que quiere jugar play-off se puede levantar a las 7 de la mañana y meterse esa cantidad de horas de horas de autobús? Nosotros somos un equipo muy humilde, lo que ocurre es que hemos hecho una primera vuelta extraordinaria y hemos destapado muchísimas ilusiones. Pero la realidad es que si fuésemos un equipo de play-off, no permitiría el club que se vaya nuestro hombre más referencial (Víctor Curto). Ahora estamos acusando la comparativa de lo bien que lo hacíamos en la primera vuelta con lo mal que lo estamos haciendo ahora, y tenemos que encontrar ese partido que nos rompa. No estamos al nivel y si lo digo yo parece una excusa del entrenador; no, porque cuando hemos sumado hemos disfrutado y ya está. Todo el mundo me hace esa pregunta y nosotros somos humildes en los detalles, en cómo viajamos, en cómo comemos, incluso en cómo firmamos».

Sí, se fue Curto, pero vinieron Hevia y Rueda, dos jugadores del similar nivel en 2ªB para reforzar dos posiciones, además de Ian y Juanfran. Rivera confunde con sus declaraciones al respecto ¿ahora hay mejor plantilla que en la primera vuelta o no? El técnico lo trató de explicar. «No es una cuestión de peor equipo, es una cuestión de que en la primera vuelta hicimos bien las cosas, hicimos una apuesta, hemos perdido una serie de compañeros y otros han llegado. Ian no estaba porque se lesionó el sábado, vino otro chaval que es un promesa y otro que lo estamos intentando adaptar. Nunca hemos estado al nivel del Murcia ni ese tipo de equipos. A mí lo que me duele es mirar a la esquina no poder ofrecerle un resultado positivo a ese grupo de aficionados. Me dirán 20 veces que me vaya, pero me duele porque creo que no nos hemos querido creer nuestra realidad, y el día que tomemos conciencia de ser un equipo que pelea por salvar la categoría, nos volverán a ir las cosas bien», concluyó.