Linares Deportivo
Rivera no acabará la temporada en su tercera azulilla.
Rivera no acabará la temporada en su tercera azulilla. / ENRIQUE

LINARES DEPORTIVO

El técnico Miguel Rivera sale por 'la puerta trasera' en su tercera etapa azulilla

  • Tras una segunda vuelta con números de descenso, Alberto Lasarte se hará cargo del banquillo hasta final de temporada

Definitivamente la trayectoria de Miguel Rivera en el Linares no ha podido cumplir el refrán de 'a la tercera va la vencida' y, al igual que en las dos anteriores, la nueva etapa del malagueño en el club minero le ha llevado a salir una vez más por 'la puerta de atrás'. Un hombre cuyo carácter siempre ha chocado con un sector de la grada, pero esta vez también lo hizo con la junta directiva y con su propio vestuario.

¿Cómo el Linares destituye a un entrenador que lleva toda la temporada con el equipo en mitad de la tabla cuando el objetivo no es otro que la salvación? La situación es compleja de analizar y se debe a muchos otros factores que se escapan más allá de lo meramente clasificatorio, si bien el Linares contaba con estar salvado ya a estas alturas de campeonato y para eso se firmaron los refuerzos de Ian González, Chus Hevia y José Manuel Rueda.

Pero vayamos por partes. Desde el principio de la temporada, un sector de la afición a la que no gustó que no se le diera continuidad a Antonio Torres ha centrado sus iras en el técnico malagueño. Rivera, que cumplía su tercera etapa en Linarejos, nunca tuvo a toda la afición de su parte y cuando los resultados empezaron a ser malos, los unos contagiaron a buena parte de los otros y en varias ocasiones se ha escuchado en el campo a un sector de la hinchada pidiendo la destitución del técnico. Ciertamente en Linarejos el balance es pobre, 15 partidos con sólo 6 victorias, 3 empates y 6 derrotas.

Sí, los objetivos se han ido cumpliendo, precisamente la primera vuelta del Linares ha sido fabulosa, el problema viene marcado por la segunda. Los azulillos desde enero suman números de equipo de descenso, el cuarto equipo que menos puntos ha sacado, hasta el punto de casi igualar a estas alturas de campeonato las cifras del año pasado de un Linares que, con menos artillería en la plantilla, acabó salvando el descenso en el play-out en el último suspiro.

Declaraciones

Tras la enésima rueda de prensa controvertida tras una derrota, la de Murcia, donde se quejaba del madrugón que tuvieron que darse para salir a las 7 de la mañana hacia Murcia y de la comida que hicieron al mediodía, como condicionantes para la pobre imagen que dieron en La Condomina, así como que volviese a criticar la venta de Víctor Curto por enésima vez, pese a que en el verano consideraba que era un delantero demasiado veterano y en invierno él mismo pidió al club que lo vendiesen al Murcia cuando llegó la primera oferta de 3.000 euros (el club sacó más tarde casi 35.000 euros).

Ayer en estas páginas recogíamos las palabras de Rivera diciendo que él se iría a final de temporada y vendía otra persona para el próximo proyecto, para algunos era una velada forma de decir el malagueño que estaba deseando poner punto y final a su tercera etapa azulilla. Al final los acontecimientos se han adelantado. A última hora de la tarde el Linares Deportivo anunció en un comunicado que Miguel Rivera dejaba de ser entrenador del conjunto minero, agradeciendo sus servicios. El director deportivo, Alberto Lasarte, que ya fuese entrenador de Tercera División en su anterior etapa con el Villacarrillo antes de recalar hace tres temporadas en el club azulillo, será quien se haga cargo de la plantilla en los nueve partidos que restan.

¿Lasarte para el futuro?

El objetivo con la entrada al banquillo de Alberto Lasarte es provocar un giro de timón y que los jugadores recuperen la confianza. El Linares está sumando cifras de equipo de descenso y la intensidad del juego ha bajado notablemente. Antes de que todo vaya a peor, el presidente quiere sanear la situación anímica deportiva con una decisión dolorosa pero que desde el club consideran necesaria.

Lasarte conoce perfectamente a la plantilla y ha negociado personalmente muchos de los fichajes. Muchos se preguntarán si se quedaría en el banquillo más allá de mayo, pues hace días comentó públicamente que podría estar ante su último año como director deportivo del Linares porque le gustaría volver a entrenar. Quizá su futuro no esté tan lejos del club, sólo que en otra parcela, y estos dos meses serían una buena ocasión para que Lasarte y la directiva cojan sensaciones de cara a que sea el técnico minero hasta final de temporada y también la siguiente. Al fin y al cabo, será su debut en Segunda B.