Linares Deportivo

Linares Deportivo

El Córdoba B confirma la crisis azulilla

fotogalería

/ LOF

  • El Linares se adelantó con gol de Hevia, no sentenció, y los locales remontaron el marcador

Aunque Lasarte haya reemplazado en el banquillo a Rivera, el Linares Deportivo sigue adoleciendo de los mismos males que le han llevado a establecer oficialmente el estado de crisis deportiva. Empezando por no matar el partido cuando estaban frescos, que la defensa fue un coladero y el equipo se vino abajo físicamente en la última media hora, al final los doscientos azulillos desplazados al Arcángel acabaron pitando, enfadados, porque vieron más de lo mismo y la película empieza a ponerse fea para los intereses de los mineros.

Lasarte en su debut dejó en el banco al goleador Casi y apostó por dos bandas natos, más Hevia arriba, el resto era el mismo once tipo de Rivera. La escuadra linarense arrancó muy bien plantada en el campo, presionando fuerte a su rival y generando peligro sobre todo a balón parado con los envíos de Higinio y los nervios del meta local Valera. Luis Lara firmó un primer intento con un tiro alto desde la frontal y luego Corpas, que rubricó una excelente primera parte, buscó el tanto con un zurdazo desde parecida ubicación.

Pero en medio de esas acciones el filial cordobesista tuvo una de las grandes ocasiones del primer acto, en un buen centro desde la izquierda de Javi Galán que Sebas Moyano remató de primeras contra el poste derecho de Lopito. Los blanquiverdes llegaban con cierto criterio aunque con falta de precisión o en el último pase o el remate.

El duelo se metió en unos minutos de mucha igualdad y sin llegadas claras, hasta que el Linares golpeó con dureza. Una recuperación de Corpas en la medular tras pérdida de Víctor Mena acabó en los pies de Chus Hevia, que tras controlar bien batió a Valera por bajo. Los azulillos se pusieron por delante y anduvieron muy cerca de no sólo golpear primero sino dos veces, ya que en una jugada muy parecida a la del gol, Corpas volvió a habilitar a Chus Hevia, que esta vez tuvo que rematar con la derecha y no pudo superar al cancerbero rival.

Los visitantes se sentían cómodos en el campo y tuvieron la opción de anotar también en una gran combinación de Joselu y Corpas que resolvió el extremo reconvertido con un disparo al primer palo que no sorprendió a un Valera con mucho trabajo en esos minutos.

Ese fue el momento del Linares en el partido, no lo remató, y desde entonces se fueron desinflando como un globo pinchado. Poco después, y tras un intento de Javi Galán que acabó alto, el B igualó con mucha fortuna. El centro del extremo zurdo del Córdoba lo quiso despejar Lopito de puños con el mal tino de que el balón tocó en Quiles y entró en la meta.

El portero visitante se quitó la espina a cinco del descanso, cuando hizo una excelente intervención en un mano a mano con Moha Traoré, que ganó la acción a los centrales pero no pudo encontrar la portería.

Segunda mitad verdiblanca

El Linares no arrancó mal tampoco la segunda parte y firmó un par de escarceos interesantes por la izquierda con Luis Lara, pero fue una ilusión. A los diez de la reanudación el filial, que ya había avisado con una clara ocasión que Javi Galán mandó al limbo, logró un soberbio golazo que a la postre decidiría el partido. José Antonio González se sacó de la chistera un pase mágico entre líneas hacia Javi Galán, que luego asistió a Quiles para que empujara la pelota a la red.

A los azulillos les tocaba reaccionar para buscar al menos el empate. Lasarte metió a Casi en el campo y el equipo empujó a su rival hacia el área. Gonzalo remató un saque de esquina y podría haber marcado de no aparecer el pecho de José Antonio González junto al palo izquierdo de Valera, mientras que luego Mario Martos cruzó en exceso un balón dentro del área en el que se había hecho sitio muy bien entre la defensa local.

Sin embargo, poco a poco la insistencia del Linares decayó, y volvió a verse ese equipo sin intensidad, sin soluciones, un Linares que no es el que ilusionó en la primera vuelta, dando una imagen de conjunto superado por las adversidades. Sí, mentalmente queda mucho por cambiar para que los mineros vuelvan a tener una línea de juego constante durante 90 minutos.

En esos compases finales, el equipo de Lasarte se alargó y dejó jugosos espacios para el filial. A Moha Traoré, una auténtica pesadilla para la pareja de centrales Rosales-Gonzalo, le anularon un tanto por fuera de juego y Quiles no encontró como resolver otro mano a mano con Lopito. Lasarte buscó oxígeno en el centro del campo con la entrada de Gámiz y luego dejó defensa de tres metiendo a Ian González por Rosales.

Los linarenses lo intentaron a fogonazos que duraban poco, sin muchas ideas y algo cansados, buscaron el empate hasta el final con centros laterales y balones al área, pero la defensa blanquiverde respondió. El Córdoba B no tuvo la tranquilidad para tejer alguna contra en los últimos minutos, pero le alcanzó para encontrar tres puntos que le alejan de un descenso al que debe ir mirando de reojo un Linares que además ha perdido el golaveraje ante un rival directo.