Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

«Estamos haciendo un trabajo para que el equipo sume de tres en tres»

El central Jonathan Rosales elevándose para ganar un balón en defensa.
El central Jonathan Rosales elevándose para ganar un balón en defensa. / ENRIQUE
  • Rosales, sorprendido por la metodología de Lasarte, apunta que estos 2 meses el Linares debe «ser fuerte en casa y salir valientes en cualquier campo»

Contando los días que faltan para el domingo, así se encuentra la plantilla del Linares ante la visita del Mancha Real. Es tanta la necesidad de reencontrarse con un triunfo, que para los azulillos este partido es una final. Volver a ser fuertes es casa es la clave y ahí tiene mucho que decir la zaga.

Rosales no oculta los nervios: «Es una semana de derbi, bonita. Para nosotros una final, nos jugamos mucho y estas semanas se hacen muy largas. Necesitamos los 3 puntos, recuperar las sensaciones positivas y romper la mala racha».

Aunque los resultados de los últimos dos meses y la destitución de Rivera han llevado a colgar el cartel de 'crisis' en la casa azulilla, todos están tranquilos y saben que la permanencia no debe correr peligro. Les queda por jugar en casa con Mancha Real, La Roda Lorca y Granada B, más las visitas a El Ejido, Mérida, Melilla y San Fernando.

«Con dos o tres partidos que ganemos de estos será suficiente para conseguir el objetivo. Es verdad que la preocupación viene porque llevamos algunas semanas sin encontrarnos y no nos están saliendo las cosas todo lo bien que queríamos. Gracias a lo bien que lo hicimos en la primera vuelta, estamos aún fuera de peligro, pero necesitamos ganar ya este domingo sólo por la clasificación, es por nosotros mismos, por reencontrarnos».

¿Qué hubiera pasada si la segunda vuelta no estuviera siendo tan mala? Con 10 puntos más, el Linares estaría a estas alturas entre los seis mejores del grupo, pero ya no sirve de nada lamentarse. «No podemos pensar en eso porque teníamos claro desde el principio cuál es nuestro objetivo, sólo que como hicimos una gran primera vuelta todos nos ilusionamos, pero también sabíamos que una racha negativa nos podía llegar. Esta liga es muy dura, así que despertamos ya de esa ilusión y seguimos peleando por salvarnos para que el Linares siga muchos años en Segunda B como mínimo».

¿Cómo le ha venido a Linares el cambio de entrenador? ¿Tanta tensión había con Rivera en el vestuario? Rosales, que es uno de los capitanes, pasa de puntillas sobre el tema: «El míster anterior tendría una forma u otra de hacer las cosas, pero lo importante para nosotros es que, en una racha como esta, un cambio de entrenador suele generar una dinámica positiva porque la gente vuelve a tener que demostrar su valía y eso nos pone a todos las orejas de punta. Este primer fin de semana no se vio el resultado, pero creo que vamos a acabar bien la liga».

El central granadino asegura que Lasarte, como entrenador, es un estudioso del fútbol. «Eso ya lo conocemos, pero sí me ha sorprendido la metodología que aplica en los entrenamientos del día a día. Lo veo positivo, si no llegaron los resultados en Córdoba, no tardarán en hacerlo porque estamos haciendo un trabajo para que el equipo sume de tres en tres».

De lo que le queda por delante al Linares hasta final de temporada, Rosales prefiere no mirar a ningún rival como asequible. «No voy a marcarlos en rojo como partidos obligados a ganar y otros que se pueden perder. Hay que salir pensando en ganarlo todo, porque además hemos demostrado que estamos capacitados. En frente tendremos equipos como el Mancha Real primero, que se están jugando la vida, como también después El Ejido y La Rosa. Hay que ser fuertes en casa y salir valientes en cualquier campo», dijo.

No hay problema físico

Sobre esa sensación de cansancio que se ve en el equipo en las últimas semanas, Rosales añade que «físico no es, llevamos todo el año trabajando bien. Ocurre que se nos junta la parte mental con que no nos terminan de salir las cosas como antes. En Córdoba hicimos un partido serio hasta que encajamos los goles, luego ellos arriba tienen dinamita y nos exigieron mucho, sufrimos en el intercambio de golpes. El único problema físico es que tenemos que ganar un partido y volver a ser los que éramos».

Sobre el Mancha Real, el central opina que con Bodipo no han cambiado mucho el estilo, le gusta lo que a Juan Arsenal, tener el balón y hacer rápidas transiciones. Es una de las bases que debe explotar aquí, si pierden se les va a poner la cosa muy complicada, así que tenemos que saber controlarlos y someterlos desde el primer minuto.

En estos días, los veteranos del vestuario toman en mando y tratan de motivar al resto. «Desde que llegan, a los más jóvenes les hacemos entender que el Linares no es un club cualquiera, aquí todo se vive intensamente y deben convivir con esa presión. El Linares tiene una inmensidad en el sentimiento propio de un Primera División. Cuando llega lo bueno, tenemos una afición increíblemente buena, y en lo malo te exigen, lo viven con esa pasión», concluye.