Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Ian González deja el Linares y se le vuelven a abrir las puertas a Pekes

El espigado Ian González había tenido un debut prometedor ante el Real Jaén.
El espigado Ian González había tenido un debut prometedor ante el Real Jaén. / ENRIQUE
  • Lasarte sufrió por segunda vez este año un acto vandálico en el entrenamiento que dejó su coche rayado y con pintadas negras

Está siendo una temporada de todo menos tranquila en el seno del Linares. Si parecía que con el cambio de entrenador y el punto ante el Mancha Real, las aguas volvían a su cauce, nada más lejos de la realidad. Los rumores de la marcha de Ian González, que desde el club se desmintieron, ni eran falsos ni malintencionados, el delantero dejó ayer de ser futbolista azulillo.

Cierto es que había pedido el lunes libre para ir a Madrid por asuntos personales, problemas de salud de un familiar. Cierto es también que a Ian se le vio el pasado domingo cabizbajo y triste ante el Mancha Real tras calentar y no saltar al campo. El miércoles no se incorporó al entrenamiento, fue directamente a hablar con el club para explicar su situación y pedir la baja voluntaria, alegando que no se encuentra anímicamente en condiciones de afrontar el final de temporada y desea estar junto a su familia en Madrid.

Agradecimiento

Aseguran que la negociación ha sido cordial y al final de la tarde de ayer el club emitió un comunicado agradeciendo los servicios al delantero, que llegó como sustituto de Víctor Curto y acabó jugando 481 minutos en 9 partidos, 5 de titular. El mejor de ellos, sin duda, su debut ante el Real Jaén donde fabricó uno de los goles del 3-1 en Linarejos. El fichaje de Chus Hevia le relegó a la suplencia.

La marcha de González abre las puertas del primer equipo al canterano Pekes, una vez más, que está siendo el principal beneficiado de la estampida de delanteros que esta temporada ha vivido el club: Primero Canillas, después Curto y ahora Ian. Alberto Lasarte tiene efectivos de sobra para completar la convocatoria, pero si los mineros sacan pronto la permanencia adelante, Pekes podría ir gozando de algunos minutos en el tramo final de liga.

Indignación en el club

Pero si sorprendente ha sido la salida del madrileño, lo que ocurrió después del entrenamiento matinal merece un calificativo mucho más duro. Alberto Lasarte encontró su coche, aparcado en la puerta de Linarejos, con varios rayajos en la chapa y ráfagas de pintura en spray negro por todo el vehículo. El director deportivo, y ahora técnico, del club minero no daba crédito, porque además no es la primera vez que su coche es víctima de algún desalmado. Este mismo año, ya sufrió rayajos y otros desperfectos.

Desde el club se estudia presentar denuncia conjunta con Alberto ante la Policía, dado que los hechos han ocurrido en el lugar de trabajo del técnico. Se investigará el caso en busca de la persona o personas que realizaron este acto vandálico. Lo curioso es que haya sido a plena luz del día, mientras el equipo entrenaba, y no haya testigos visuales. Las fotografías del estado en el que ha quedado el coche de Lasarte estaban ayer circulando por las redes sociales.

Ser entrenador del Linares y llevarse el coche a trabajar se ha convertido en una conjunción de riesgo. La pasada temporada fue Antonio Torres el que se encontró un faro de su coche roto al salir de Linarejos. Miguel Rivera fue también víctima de rayones en su vehículo a principio de la temporada, y Alberto Lasarte ya es la segunda vez que se los encuentra.

¿Instalar cámaras en el parking de Linarejos? Se habló ayer de eso, pero sería sólo una medida disuasoria. Si alguien quiere hacer daño, lo hará tarde o temprano. Pero, además de a los afectados, estos actos atacan duramente la imagen exterior del club y de la afición minera.