Linares Deportivo

Segunda B

El Linares resucita justo a tiempo en el debut de Juan Ferrando en el banquillo

Los jugadores azulillos demostraron la unión que existe en el grupo por revertir la situación del equipo algunas jornadas de malos resultados.
Los jugadores azulillos demostraron la unión que existe en el grupo por revertir la situación del equipo algunas jornadas de malos resultados. / Enrique
  • Chus Hevia adelantó a los mineros, marcó en propia puerta el empate y Luis Lara dio el triunfo con el partido roto

El Linares Deportivo se reencontró con el triunfo que estaba buscando desde hacía más de dos meses, rompe su crisis deportiva y se reconcilia con la afición en su estadio y vuelve a tener sensaciones positivas. Era un partido de ganar o ganar en los dos bandos y así lo demostró también el colista La Roda, valiente, ofensivo, presionando y plantando cara a los mineros en su campo.

Fue un partido de tensión, de nervios, propio de una fase de permanencia, con momentos de control en cada uno de los bandos, de llevar la iniciativa compartida, de un final con los dos equipos rotos en busca del gol que le decantase los tres puntos para su casillero, pues el empate no iba a dejar contento a nadie.

No había tenido más que tres días para preparar el encuentro el nuevo técnico del Linares. Juan Ferrando se centró en lo ofensivo, en dar soluciones al Linares para llegar más y mejor a puerta, si bien hay muchos aspectos aún que corregir y especialmente en defender acciones a balón parado, los jugadores cumplieron con su cometido y fueron los primeros que saltaron al campo convencidos de que este partido no podía perderse o la Semana Santa sería un calvario.

Décima posición

Al final, la semana de pasión ha empezado con la resurrección del equipo y devolviendo al Linares a la décima posición de la tabla, superando por fin la barrera de los 40 puntos y dejando la salvación a tiro de piedra en las cinco últimas jornadas que le restan a esta extraña temporada de los azulillos. Es La Roda la que tiene ya casi los dos pies en Tercera.

En la primera parte, desde el arranque, se vio que algo había cambiado. El Linares tenía más movilidad en ataque. Ferrando apostó por poner a Rueda de mediapunta, los delanteros bajaban al centro del campo a recibir, arrastraban a los centrales y dejaban espacio para que Corpas y Rueda entrasen. Lo hicieron en varias ocasiones y crearon peligro. Se notaba la influencia del técnico en la escuela del FC Barcelona, donde se acostumbra a ver este tipo de movimientos para que los hombres de banda rompan por el centro con diagonales.

Primeras ocasiones de gol

Los azulillos empezaron teniendo la pelota los primeros 25 minutos, y muy enchufados en el encuentro, sabiendo que sólo valía ganar. Aún no habían entrado algunos espectadores al campo cuando se vio la primera acción bonita: Triangulación en el costado izquierdo entre Casi, Rodri y Rueda mandaba su remate dentro del área a la grada.

En la siguiente era Corpas el que centrada y no llegaba Rueda a empujarla delante del meta. Sigue sin estar a su mejor nivel el linarense, pero ante La Roda se le vio más suelto como enganche y mejor que en partidos anteriores. A los 9 minutos botó un córner, el rechace de la defensa le cayó a Corpas en la frontal y el bañusco se sacó un latigazo que se fuera en busca de la escuadra.

La Roda no daba sensación de colista. Tocaba con criterio, pero no conseguía llegar con peligro al área del Linares. Sí tenía más presencia en acciones a balón parado. Lo más destacado de la primera mitad fue una falta que lanzó Megías desde la frontal, la primera ejecución dio en la barrera y empalmó el rechace el propio Megías pero de nuevo se encontró con lo que quedaba en orden de la barrera.

El que estaba cómodo era el Linares. En el minuto 22 Joselu mandó arriba una preciosa y larga jugada de toque, que acabó con el lateral derecho de los mineros en posición de disparo dentro del área. Pasado ese tiempo, el partido decayó en ritmo. La Roda buscaba el juego directo y su presión no dejaba hilvanar acciones de peligro para el Linares. Pero Juan Ferrando tenía un plan para esos minutos finales, dejó sólo atrás a los dos centrales, subió a los laterales al ataque. Casi en un desmarque a los 40 minutos se plantó en el área pero llegó agotado tras la carrera y no le pudo sacar ventaja a Pablo Revet, que metió el pie y permitió que el remate del delantero llegase manso a las manos del Pulpo.

Desmarque

Y casi sobre la bocina, una recuperación en la medular del Linares con Cuerva y Rueda como protagonistas, balón a Corpas metido por dentro y éste vio el desmarque de Chus Hevia. El 9 minero se metía en el área, recortaba a su marcador y a cámara lenta definía por abajo el 1-0, tras el que los equipos enfilaron el camino a la caseta.