Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

«Se están adelantando los objetivos, pronto seremos un club exportador»

Alberto Lasarte, pensativo en el banquillo azulillo durante su partido como entrenador ante el Mancha Real.
Alberto Lasarte, pensativo en el banquillo azulillo durante su partido como entrenador ante el Mancha Real. / ENRIQUE
  • Alberto Lasarte retoma su parcela en el club para dotar al Linares de una estructura de cantera que dé importantes beneficios económicos

Con la victoria del Linares ante La Roda, las aguas vuelven a su cauce por Linarejos, y con la llegada de Juan Ferrando, regresa a sus quehaceres Alberto Lasarte en la dirección deportiva y de cantera.

Se queda con la espina de no haber ganado alguno de los tres partidos que estuvo al frente del primer equipo hasta el fichaje del catalán, pero tras un mes de muchísimo estrés, está contento por recuperar su parcela, ver al equipo ganando y centrarse en la última fase de su proyecto de cantera que tantos frutos tempranos está dando. No se trata sólo de ir subiendo jugadores al primer equipo, hay mucho más. «El proyecto era de cuatro años y al final de esta tercera temporada de cantera se están adelantando muchos de los objetivos, pronto seremos un club exportador», cuenta.

De hecho, ya existe un acercamiento entre el Linares y Real Madrid para que haya relaciones entre ambas canteras, si bien Lasarte se limita a explicar que «hay buenas relaciones con el Madrid, se han hablado muchas cosas pero no hay nada cerrado. Lo que puedo decir es que para un club como el nuestro siempre es importante que nuestros canteranos puedan tener proyección en un grande donde podamos exportarlos. Favorecería el área económica y deportiva, sin necesidad de un gran mecenas».

¿Por qué es tan importante en el proyecto la exportación de sus mejores jugadores? La clave está en los derechos de formación y recompensas por objetivos durante toda la trayectoria de un futbolista que llega a figura. Siendo formado sólo 4 años en el Linares, si da el salto a un club grande y debuta en la Liga de Fútbol Profesional, permitiría al club ingresar como mínimo 30.000 euros en derechos de formación.

Pero Lasarte recuerda que no quedarían los beneficios. «Siempre hay un acuerdo privado con el club de destino por objetivos como debutar en Primera División, ganar algún título, y además, depende de su contrato, el Linares podría tener derecho al 1% ó 2% del mismo. Con las cifras en las que se mueve un futbolista de Primera, es una cantidad importante que permite reinvertir ese dinero en el club. Si además logramos que suban chicos del B a la primera plantilla, habremos conseguido el último escalón del proyecto que empezamos: Que suban 2 o 3 jugadores todos los años y que exportemos futbolistas».

Es la mejor salida para las canteras pequeñas, explica el director deportivo: «No podemos competir contra las canteras de Granada, Córdoba, Betis o Sevilla, pero sí podemos ofrecerles a los mejores jugadores de la provincia, que juegan con nosotros porque fuimos sus primeros descubridores y porque nuestra cantera sea una referencia para que cualquier niño de la zona de Jaén».

El centro de las dianas

Un año más le queda a Lasarte para ver cumplido su proyecto pero ¿seguirá al final de este verano en el club, esperará un año más y se marchará después? El jienense siempre ha sido diana de muchas críticas pese a su notable trabajo en el club, de hecho es el único trabajador profesional que tiene el Linares.

Alberto prefiere no adelantar acontecimientos: «No sé qué pasará hasta que no acabe la temporada. Queda un paso pequeño para la cantera sea tan fuerte que dará igual que esté yo o que esté otro, porque la estructura no se resquebrajaría. Ahora el primer equipo manda, cuando se salve me sentaré con el club y hablaremos».

Está siendo una temporada difícil para el director deportivo, pero la llegada de Ferrando le permitió volver a un segundo plano y centrarse en la cantera. «Desde el primer minuto que aterrizó le puse al día de todas las situaciones de mis tres semanas como técnico, nuestros puntos fuertes y débiles. Cogió el análisis muy rápido y conforme aplique sus novedosos métodos y la plantilla tenga ese punto de calma que tanto necesitaba, no tardará en llegar el objetivo».

Buena sintonía entre ambos, dos personas de la misma quinta, con formas similares de entender el fútbol y una fuerte formación de cantera. «No conocía que Juan iba a integrar en su idea al primer equipo, antes el Segunda B estaba planteado como más estanco, era como una sección a parte de la cantera. Él quiere integrarlo, ha visto el partido del Linares B, los entrenamientos del juvenil, le llevé a conocer a las personas que trabajan con nosotros, se reunió con Chico y se le han abierto a sus jugadores las puertas del primer equipo. Claro que lo que a Ferrando le apremia es la salvación, pero esa predisposición hacia el fútbol base habla muy bien de él».