Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Esfuerzo sin premio en Mérida

Lopito y Álvaro Vega, abatidos después de encajar el gol a la media hora en una acción a balón parado donde todo el equipo hizo aguas, menos el meta que por lo menos repelió el primer remate.
Lopito y Álvaro Vega, abatidos después de encajar el gol a la media hora en una acción a balón parado donde todo el equipo hizo aguas, menos el meta que por lo menos repelió el primer remate. / L. O. F.
  • Yacine, Ayoze y Aguza remataron sin oposición delante de Lopito en la jugada del gol, antes Corpas tuvo dos ocasiones claras

  • El Linares dominó el balón, fue mejor en la primera mitad pero otra vez erró a balón parado

El Linares mejoró en ataque, pero sigue padeciendo el mismo mal en defensa, el del bloqueo mental que deja a todo el mundo estático en las acciones a balón parado y los rivales rematan como quieren. Sí, esta vez sólo le ocurrió en una ocasión, a la media hora, pero fue suficiente para el que el Mérida no desaprovechase el regalo.

El resto de resultados de la jornada no fueron especialmente propicios, pero los mineros siguen 5 por encima del descenso y ayer dejaron la sensación de haber mejorado en la parcela ofensiva.

Segunda semana de Juan Ferrando en el banquillo, cuya apuesta inicial llamó la atención. Sin Joselu ni Luis Lara, optó por darle la titularidad al jovencísimo Ismael Gallar como carrilero diestro, dejó a Casi en el banquillo y dibujó un 3-5-2 que en algunas fases acumulaba hasta cuatro hombres en ataque. El Linares presionó la salida de balón del Mérida, que caía en recurrentes pérdidas, la posesión fue de los mineros durante todo el partido, pero en ataque les faltó pólvora para matar.

Los mineros salieron enseñando los dientes. Chus Hevia mandó un disparo lejano junto a la base del poste que el meta local mandó a córner, se botó, Higinio la dejó en el segundo palo a Corpas que no acertó a rematar entre los tres palos pese a tener la portería de cara. Poco después Cuerva le mandó un pase de 50 metros a Corpas, el bañusco rompió con el control en el área a su marcador y mandó su bolea fuera.

Tres zarpazos del Linares en 20 minutos, la cosa prometía, las líneas adelantadas y el poderoso Mérida teniendo que jugar a la contra en su propio campo para intentar cambiar la dinámica. Yacine lo intentó sin ángulo y Lopito atrapó en dos tiempos. Después Cascón intentó desde lejos una vaselina que el meta minero atajó junto a la escuadra. El Mérida se desperezaba y en la siguiente vendía el gol.

Falta lejana que botó Óscar Rico, Yacine remató en el primer palo sin oposición y Lopito repelió como pudo, el rechace llegó a Ayoze que estaba solo junto al área pequeña, cruzó la pelota y apareció también sin marca Paco Aguza para empujarla sobre la línea.

Los de Ferrando siguieron empujando como si nada hubiese pasado. Corpas se metió en la cocina por la izquierda, a pie cambiado, puso el pase de la muerte a Cuerva y el pivote remató forzado a la grada, casi sin esperárselo. En la siguiente Ismael mandó un cabezazo fuera.

El partido estaba abierto, emocionante. Bernal también cabeceo fuera una clarísima llegada al área, pero mejor fue la última de la primera parte, un latigazo de Marín que Lopito salvó con un guante bajo junto al palo.

En la segunda parte más de lo mismo, el Linares tenía más posesión, pero poca pólvora y el Mérida cuando llegaba a la contra metía el miedo en el cuerpo. Pudo empatar a los 2 minutos Chus Hevia, que se adelantó a la salida Mandaluniz y metió la puntera tras servicio de Higinio, pero la pelota le salió desviada. O en la siguiente, un taconazo de Corpas para dejar a Chus delante del meta, pero mandó su disparo al lateral de la red.

Ferrando metió más gente arriba con Casi por Higinio, Rueda no mejoró a Martos en la última media hora, Gámiz por Cuerva ayudó a mantener el balón, pero sin que encontrase esos pases en profundidad que quizá quería Ferrando con su entrada. Nada cambió.

Lo único destacado antes del final, una cabalgada de Rico desde su campo, dejando atrás a todos los defensas del Linares, para acabar disparando fuera desde la frontal.