Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Linares y Lorca regalaron un partidazo

Dorronsoro evitó con sus intervenciones en la última media hora que el Lorca saliera derrota del feudo minero, en un partido abierto y lleno de ocasiones.
Dorronsoro evitó con sus intervenciones en la última media hora que el Lorca saliera derrota del feudo minero, en un partido abierto y lleno de ocasiones. / ENRIQUE
  • Poley y Hevia, autores de dos golazos, el árbitro anuló 2-1 minero y los dos porteros fueron decisivos

Linarejos vibró como hacía tiempo que no se veía en el encuentro que enfrentó al Linares y al Lorca. Venía el líder, que demostró serlo en la primera media hora del encuentro, después en encuentro se igualó, y en la última media hora fue el Linares el único dueño del partido frente aun Lorca que intentó sin éxito matar el partido a la contra mientras los azulillos buscaban la remontada.

Muy polémico el arbitraje de Carlos Carbonell. No quiso ver un claro penalti por manos en el área del Lorca cuando los visitantes mandaban en el marcador y anuló en el descuento un gol a Chus Hevia por dudoso fuera de juego que hubiese supuesto la remontada de los mineros. En esa acción, Ferrando sufrió la primera expulsión de su carrera. Linarejos vibró y despidió con una ovación a los suyos, que estuvieron a la altura del poderoso líder.

Volvió a sorprender Ferrando, 3-5-2 de salida con Fran Lara de central, genial ayudando en la salida de balón, Chus Hevia y Corpas en punta, Higinio y Joselu con toda la banda para ellos y ambos cuajando un partido sensacional. Eso sí, en el arranque la pelota era más para los murcianos.

La primera la tuvieron los visitantes a los 11 minutos, balón colgado por Borja en la izquierda y Ojeda, solo en el segundo palo, remató al aire. La respuesta fue un disparo desde la frontal de Rueda que se le marchó fuera. En la siguiente era Rojas el que ponía el servicio para el Lorca y Borja cabeceaba fuera. Y de nuevo desde la frontal respondió Rodri con un zapatazo a la grada. Los dos equipos habían salido a ganar sin especular.

Transformación azulilla

El Linares, que estaba siendo bien tapado por la presión visitante y sólo encontraba recursos con el balón en largo, varió su formación sobre la media hora, acumuló más gente en la medular y le empezó a discutir la posesión al líder. Rueda probó suerte con una falta escorada, lanzamiento directo buscando la escuadra del meta visitante que se marchó cerca de la cruceta. Chus Hevia metió un genial servicio con rosca exterior a Corpas, que hizo el giro de cuello pero no remató bien cuando estaba delante de Dorronsoro.

Las dos últimas antes del descanso para los de David Vidal. Primero una acción individual de Ojeda y pase en profundidad a Poley, Lopito estaba bien colocado. Más claro el remate fallado por Ojeda tras servicio lateral, estaba solo en el segundo palo y se llenó de balón.

En el comienzo de la segunda parte Corpas buscó el gol en dos acciones. Primero en acción individual que acabó con disparo desde la frontal, fuera. Y después aprovechando un lío en la defensa visitante dentro del área, disparo a bocajarro Dorronsoro respondió con un guante salvador.

No esperó Ferrando, sacó a Rueda y metió a Luis Lara para tener más presencia en ataque, pero en ese momento llegó el 0-1. Un latigazo desde casi 30 metros de Poley que se coló junto al palo izquierdo de Lopito, que sólo pudo seguir el balón con la mirada. El tanto espoleó a los lorquinos, falta botada por Abel y Borja, libre de marca, cabeceó a bocajarro a las manos de Lopito.

Entonces el Linares volvió a cambiar su formación y cogió por sorpresa al Lorca, que se fue quedando poco a poco sin balón, hasta ser sometido por los azulillos hasta el final del encuentro. El meta Dorronsoro sería decisivo. Hevia metía el pase para Luis Lara, que de rosca buscó la escuadra y mandó el balón fuera por poco. Después el meta salvó en el primer palo a disparo de Hevia en el área.

El partido se había vuelto loco, el Lorca sólo tenía el recurso de las contras. En una de ellas, Lopito salvó el mano a mano con Urko Arroyo saliendo a sus pies. Después volvió a ser salvador en otro mano a mano contra Broja. Y si el Linares ya estaba asumiendo riesgos jugando tan adelantado, Ferrando sacó del campo a Gonzalo y metió a Casi.

En la primero que tuvo el delantero, a servicio largo de Fran Lara, estrelló su cabezazo en el larguero. Linarejos se encendió cuando el colegiado no vio una clara mano en el área de Rojas, y a la contra Lopito volvió a salvar otro mano a mano con Abel, el balón le cayó a Urko y mandó el balón.

Cuando más sufría la afición, de pie, animando, jugada trenzada en la frontal del área lorquina y Chus Hevia enganchaba un potente zapatazo que se colaba por la escuadra y llevaba el delirio a la grada, era el minuto 85 y el partido estaba muy vivo. Corpas en la siguiente regateó al portero junto a la línea de fondo y se la puso a Casi, que remató fuera de chilena. Después Dorronsoro salvaría un mano a mano con el propio Casi a pase de Luis Lara.

Cuatro minutos de prolongación. Contragolpe del Linares, Luis Lara para Joselu, centro desde la derecha, Casi remataba al fondo de la red y el gozo se fue al pozo cuando el colegiado anuló el gol a instancias de su juez de línea por fuera de juego. Dudoso, desde luego. En plenas protestas locales, Manu a la contra desperdició una ocasión delante de Lopito para matar el partido.

La prórroga se estaba convirtiendo en una agonía para el líder. Dorronsoro metió a enésima mano salvadora a disparo de Gámiz. Y ya con el crono en el minuto 50, Higinio hizo una jugada personal en la frontal, se giró, buscó la escuadra y Dorronsoro volvió a aparecer para sacar un guante milagroso.

Sí, el partido podría haber terminado 5-5. Hacía muchos años que no se veía algo así por Linarejos. Lo mejor, la comunión entre equipo y afición, así como la sensación de que este Linares es capaz de ganar incluso los tres partidos que le restan. La próxima final es en Melilla.