Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Chico: «La lata se abre a balón parado»

Francisco Pérez 'Chico', una de las última veces que salió del túnel del Linarejos como capitán del equipo, la pasada temporada.
Francisco Pérez 'Chico', una de las última veces que salió del túnel del Linarejos como capitán del equipo, la pasada temporada. / ENRIQUE
  • El excapitán explica las sensaciones de una final en Linarejos y lo que ha hablado con los jugadores

Que con Chico en la plantilla, este Linares se habría sabido reponer más rápidamente en los momentos clave, es algo que comparten todos los aficionados de Linarejos. El gran capitán colgó las botas en verano y es sin duda el hombre que más sabe acerca de partidos como el que este domingo se va a jugar en Linarejos.

Él los ha vivido en la lucha por el ascenso y por eludir el descenso, por eso fue el invitado a la tertulia de Cope en la cafetería restaurante de El Corte Inglés. Ahora como técnico del Linares, la semana pasada le tocaba dirigir al filial mientras los de Ferrando estaban en Burgos. «Son días diferentes, con muchos nervios. Yo le iba preguntando al utillero y él me levantaba el dedo, no mucho más. El 0-0 es un resultado buenísimo y el ejemplo es el año pasado, que aunque encajes un gol, con tu gente de cara es mejor llegar a este partido que jugarlo fuera», cuenta.

Él fue uno de los destacados de aquel 2-1 ante el Cacereño con el que los mineros eludieron el descenso en el último suspiro de la temporada pasada. «Lo fundamental esta semana es manejar la ansiedad, especialmente por la gente que nunca ha vivido esta situación. Hay que ser uno mismo y es complicado por todo lo que se genera alrededor, la presión del objetivo, las preguntas que te haces durante la semana. Hay que limpiarse de esa presión», recuerda.

El mejor consejo que Chico le da a sus compañeros de club es «manejar los 20 primeros minutos y esos nervios del principio. No querer hacer ese día cosas diferentes, como ocurrió en San Fernando, lo hablé con el míster, ese bloqueo que vivió el equipo le da a la grada la imagen de que no hubo intensidad o actitud, y no es así. De joven recuerdo que en partidos así tenía la boca seca, los primeros minutos no sabía dónde estaba posicionado y ya sobre el 25 empiezas a encontrarte. Son cosas que se aprenden a manejar con los años mejor».

Chico ha visto pasar a muchos entrenadores por el banquillo del Linares y él mismo los ha tenido hasta el Segunda División. A la hora de definir a Juan Ferrando, habla de un joven con un gran poder de convicción y que sabe transmitir lo que quiere. «Está muy cerca de la cantera. Es una persona muy profesional, la metodología es la idónea para un club como el nuestro y nos puede aportar mucho. Tiene sapiencia, sabe de lo que habla y me gusta como entrenador de futuro».

No se entromete en el vestuario «hay una persona capacitada plenamente para sacar esto adelante», pero es inevitable que cuando las cosas no salen en lo deportivo «hablo con muchos amigos a los que les duele esto y que conozco de otros años, yo espero que también mis amigos me ayuden en los malos momentos. Es lo que hice con los que son amigos míos, y también he hablado con otros como Cuerva o Casi cuando me los he cruzado. Les veo animados y convencidos, hay que pensar sólo en positivo, darle pausa al partido y jugar con cabeza. En estas eliminatorias la lata se abre a balón parado».

Obligado a colgar las botas

Higinio se ha sentido muy sólo en algunos momentos este año como capitán, es un secreto a voces, cosas que ocurren cuando lo deportivo no acompaña, y asegura que echa de menos a Chico y Fran Carles en el vestuario para manejar situaciones como las de esta temporada.

El de Lupión hizo una gran temporada en la 2015/16, ¿entonces lo de colgar las botas fue decisión propia u obligado por Rivera?

«Yo estaba totalmente capacitado para jugar un año más, pero este soñar no quería contar conmigo -confiesa a regañadientes-. No merece la pena hablar de eso ahora, no quiero perder energía. Quiero centrarme en lo que se va a vivir, en ese ambiente en el Paseo de Linarejos, en cómo animará el campo los 90 minutos y en el jugador número 12. Ni malas rachas, ni San Fernando, ni qué hubiese pasado si. Ahora me toca ser un trabajador del club, hay que saber estar y no estar».

Pero para Chico es imposible no estar presente. Su sombra es alargada, su trayectoria más. Los jugadores del filial saben que les da lecciones el que hasta hace seis meses era el jugador en activo más longevo del fútbol español, un emblema para el club en el que sigue desarrollando su trabajo, ahora como entrenador del B, y está llamado a serlo algún día del primer equipo.