Linares Deportivo
Juan Ferrando dirigirá su último entrenamiento de la temporada con las puertas abiertas.
Juan Ferrando dirigirá su último entrenamiento de la temporada con las puertas abiertas. / ENRIQUE

LINARES DEPORTIVO

El Linares empieza hoy a jugar la final

  • Se cita a la afición para que acuda al entrenamiento, donde las peñas entregarán trofeos a los jugadores

No hay que esperar al domingo, hoy empieza a jugarse la final por la salvación entre equipo y afición para el Linares Deportivo. Último entrenamiento de la temporada, última sesión de Ferrando y de los jugadores que este año tienen por objetivo lograr la permanencia y devolverle a la afición esa alegría que en la liga regular no pudieron ofrecerle.

Será un entrenamiento de puertas abiertas. Desde el club se anima a que la afición suba a animar a los jugadores desde que salten al césped a las 10:30 de la mañana. Una vez que finalice el trabajo, las peñas entregarán los trofeos para los que, a su juicio, han sido los futbolistas más regulares del campeonato.

Joselu se lo va a llevar por partida doble, se lo entregará la Peña Azulilla Valgas Fresa y la Peña Los Azulillos. Su temporada ha sido espectacular, aunque las molestias que arrastra le han impedido brillar a su mejor nivel en las últimas jornadas, teniendo que jugar estos partidos finales con calmantes y antiinflamatorios para aguantar el tirón. El domingo volverá a hacerlo, no se ha borrado en todo el año y no lo hará tampoco en el choque que decide el campeonato.

La Peña El Azote tendrá su reconocimiento hacia Rodri, otro de los mejores de este curso en el Linares. Parecía relegado a un papel secundario por el fichaje de Sergi Guilló, pero el que fuese uno de los fichajes estrella del verano no terminó de superar la intervención quirúrgica en su rodilla, sólo jugó un partido y medio, causó baja y volvió a operarse a primeros de año.

Rodri tuvo que asumir el rol de titular y sus brillantes actuaciones sacaron a flote el medio campo minero. Ni siquiera la llegada de Rueda en enero le ha quitado el sitio. Su crecimiento este año ha sido notable y mañana volverá a estar en el eje de la medular junto a Cuerva para destruir el ataque del Burgos y dirigir el de sus compañeros.

Los veteranos del vestuario arengan a sus compañeros. Jonathan Rosales sabe perfectamente lo que es un partido de estas características. Desde que llegó al club azulillo, cada final de temporada ha sido para jugarse algo importante, en dos ocasiones el ascenso y estas dos últimas la salvación. «Esta semana, desde que termina el partido de ida, ya tienes esas ganas de que llegue el siguiente. En el encuentro en Burgos volvimos a tener buenas sensaciones. El equipo demostró que está unido, que va a pelear por esta eliminatoria a muerte. Desde Burgos estamos deseando llevarnos la eliminatoria en casa».

En el vestuario

El granadino asegura que lo ocurrido en la última jornada de liga marcó un antes y un después dentro del vestuario. «Tras lo de San Fernando, el equipo estaba tocado y es lógico. Hemos hecho una conjura en el vestuario para sacar esto adelante como hombres. Ya se vio en la ida en Burgos, queda que llegue la vuelta aquí, no va a ser fácil pero estoy convencido de que se va a sacar».

Cuenta el central que el Linares tendrá un doble reto, el de mantener su puerta a cero y además encarrilar el partido antes del descanso, lo que obligaría al Burgos a quemar las naves en la segunda parte.

«La clave en estas eliminatorias, se vio en la ida, los dos equipos salimos con ese respeto porque se puede decidir por cualquier detalle. Y ahí caerá de un lado o de otro. Estamos trabajando muy bien. Hemos estudiado al rival para meterle mano y estamos convencidos de que lo vamos a conseguir, afirma Rosales.

Sobre el planteamiento que pondrá Ferrando en liza y la preocupación del Burgos por el calor, el central avanza que «lo que sé es que nosotros debemos ir a por el partido, nos vale solamente la victoria. Desde el primer minuto se tiene que ver que vamos a por todas, que queremos marcar un gol lo antes posible e intentar no encajar, en caso de hacerlo, tenemos que hacer un gol más que ellos. El calor nos afectará a nosotros igual que a ellos. Habrá altas temperaturas, pero no creo que sea algo determinante».