Linares Deportivo
Roberto Martínez, Jesús Medina y Alberto Lasarte, junto a una vista aérea de Valdebebas.
Roberto Martínez, Jesús Medina y Alberto Lasarte, junto a una vista aérea de Valdebebas. / L.D.

LINARES DEPORTIVO

Lasarte explica las condiciones del acuerdo azulillo con el Real Madrid

  • Los merengues harán una inversión económica en la cantera del Linares, subirán a los talentos a Valdebebas, supervisarán la metodología, formarán a los técnicos y habrá ingresos por objetivos

Mientras los merengues celebran la resaca de la duodécima Champions, en el Linares celebran a su vez el acuerdo alcanzado con el club merengue y lo que significará para el impulso de la cantera azulilla. Alberto Lasarte cierra una etapa como director deportivo y se centra desde ahora en que el club sepa exprimir las condiciones de este convenio. Aunque pueda parecer un cambio consecuencia del descenso, Lasarte explica que la decisión estaba tomada antes y, aunque tuvo ofertas para volver a los banquillos, quería seguir en el Linares.

«He renunciado a otras cosas -afirmó-, pero soy un hombre de palabra. El descenso ha sido una desilusión para todos, algo inesperado, pero insisto en que teníamos mejor plantilla que el año pasado, pero no supieron ser un equipo. Mi cambio de rol lo hablé con Jesús Medina en invierno, estaba muy desgastado en la dirección deportivo y del linchamiento público que he vivido por quienes me ven como el máximo responsable del descenso. Yo este año quería consolidar el proyecto con el Real Madrid, que ha venido desde mis contactos, y el trabajo en las categorías inferiores. Cuando tienes detrás esa marca, hay que dar el máximo y focalizarte».

¿Pero qué se ha firmado exactamente? Lasarte lo explicó: «Llevábamos desde principio de temporada detrás de cerrarlo, pero había otras prioridades. Seguimos las pautas que nos marcó el Real Madrid para que se firmara y ahora ellos van a controlar la cantera de la provincia de Jaén a través de nosotros. Van a hacer una inversión inicial en el club, que destinaremos a becas y ayudas a jugadores que vengan de fuera. Harán un seguimiento de nuestros jugadores, habrá facilidades para que suban a entrenar a Valdebebas, que nuestros equipos compitan con los suyos, y así valorar si desean incorporar algún futbolista».

Que el Real Madrid supervise el trabajo que se hace desde Linares implica «que los técnicos nos beneficiamos de ir a jornadas de formación, nos supervisarán la metodología de los entrenamientos y cómo trabajan nuestros equipos. Además del beneficio económico fijo, habrá otro en variables por consecución de objetivos por jugadores que promocionen. Real Jaén y Linares somos los clubes con más equipos en las categorías más altas, tres autonómicos y un nacional, pero al adherirnos a la marca Real Madrid, se amplía nuestra red de captación, ayudándonos de observadores».

El Linares recibirá dinero del club merengue a medio plazo «en función de la categoría donde milite un jugador formado en Linares, además de los propios mecanismos de derechos de formación que se activan desde la RFEF, también hay un acuerdo privado con el club por objetivos, en función de la edad», y si hubiese mantenido la categoría de bronce, además, podrían haberse beneficiado de cesiones de jugadores «pero en Tercera será más difícil porque los chicos que entran al Castilla son de perfil 2ªB».

Renunciar a la Div. Honor

Una de las dudas en torno a la configuración de la cantera es qué pasará con el Linares B de División Honor. Al bajar el primer equipo y verse reducidos los ingresos, mantener al filial jugando por Andalucía tiene un coste cercano a los 50.000 euros, que posiblemente no pueda asumir el club si quiere hacer una plantilla potente para volver a 2ªB.

«Es un tema económico que se decidirá próximamente, si arranca el filial y qué categoría lo hace (renunciar a División de Honor sería un paso intermedio). Ahora el Linares B tiene unos gastos fijos en viajes y dietas muy similares al que tendrá el primer equipo en Tercera. Si a ello sumamos que los mejores 4 ó 5 jugadores del B subirían al primer equipo, mermarías su potencial. Es algo que está por decidir», contó Alberto Lasarte.

Si finalmente el filial desciende voluntariamente a ligas provinciales para que su competición sea viable, tendría como objetivo intentar ascender de nuevo a División de Honor para que, si el primer equipo asciende a Segunda B, pueda recobrar el club la estructura con la que empezó esta temporada y que la 2017/18 sea sólo una temporada de transición para el conjunto de Chico.