Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Rosales: «Le debo tanto al Linares que no haré nada sin escucharles antes»

Rosales ha sido uno de los hombres importantes esta temporada en el Linares.
Rosales ha sido uno de los hombres importantes esta temporada en el Linares. / ENRIQUE
  • El central pide a la afición «que siga creyendo en su club y apoyando a su equipo, el Linares son ellos, los futbolistas estamos de paso»

Se marchó de vacaciones y desconectó; pero era imposible, demasiadas emociones vividas en menos de un año. La salvación en el play-out ante el Cacereño, la desgracia de Carles en verano, empezar la temporada sabiendo que el técnico no cuenta contigo como titular, acabar siendo un hombre importante, pero cuyo empuje fue insuficiente para ayudar a salvar al Linares del descenso.

Jonathan Rosales asegura que, a punto de cumplirse la segunda semana fuera de temporada, las sensaciones vividas siguen dentro.

«La gente se lo puede imaginar -comenta-, aunque no llega a acercarse a lo que uno siente cuando desciendes de la forma que ha sido, y a los que llevamos más tiempo aquí nos invade la tristeza y la agonía. Con los que uno tiene más confianza y amistad, hablas de los puntos que se escaparon, de los partidos que no sacamos, pero está claro que si estamos donde estamos es porque nos lo merecemos. Nos debe servir para aprender para próximos años, porque esta temporada se cometieron muchos errores».

El central, que tiene limpia su conciencia de haber puesto el máximo esfuerzo en cada uno de los 3.190 minutos que ha jugado este año, entiende por otra parte que el enfado de la afición y las críticas hay que asumirlas.

«Un descenso es un descenso y todos lo hemos sufrido, unos más que otros, pero en el currículum de un futbolista no es bueno tener que has descendido. Ha sido un mal trago para todos y era de esperar la que nos han dado por todos lados y las críticas que hemos recibido. Ahora lo importante es sobreponerse, nos han dado una hostia muy grande, porque teníamos una situación cómoda», recuerda de la liga regular, donde llegaron a estar a 8 puntos de la salvación con 30 por delante en juego.

Cuando llegó Rivera, Rosales pensaba que el club no contaría con él, pero le renovaron, inicialmente iba a ser el tercer central, pero acabó jugando 40 partidos, 36 como titular.

«Estoy contento entre comillas, después de lo ocurrido, la cabeza no me da para más. Es cierto que, a priori, parecía que no iba a ser un jugador importante este año y al final he sido de los que más minutos ha sumado».

¿Qué piensa Rosales sobre su futuro? ¿Está dispuesto a rebajarse la nómina dos años después del ascenso y sumarse al proyecto en Tercera o espera una oferta de 2ªB?

«Lo primero es que yo no tengo representante. Lo segundo es que le debo tanto al Linares que no haré nada sin escucharles antes. Seguir aquí no depende de mí. De momento no me han llamado y no tengo noticias de nadie al que llamaran para hablar de futuro, sólo nos dijeron que nos podíamos pasar a cobrar», supone el futbolista que el club aprovechará esa cita para intercambiar opiniones sobre el futuro.

También opina Rosales sobre la decisión del club de poner en proyecto en Tercera (o Segunda B, hay que esperar a final de mes para saberlo) en manos de Juan Ferrando. En estos dos meses al frente del equipo, los jugadores acabaron con buenas sensaciones del trabajo del técnico catalán, si bien no pudo revertir la situación heredada del final de la primera vuelta.

«Pienso que es una decisión acertada por las dos partes y que el club ha hecho bien en confiar en un entrenador que tiene una proyección enorme, así como una forma de trabajar que le va a venir muy bien al Linares. Sabemos cómo es este club, sabemos lo que significa el Linares y lo que arrastra. Ferrando va a crecer mucho en Linarejos y va a aprender mucho. Las dos partes se van a beneficiar».

Antes de retirarse a casa, volver a darle vueltas a la cabeza a ese gol que no entró, el penalti no pitado, el delantero que recibió libre de marca y el punto de menos que les condenó al play-out contra el Burgos, Rosales manda un mensaje a la que lleva 4 años siendo su afición.

«Que pese al final de temporada que hicimos, aunque no se cumpliese el objetivo, que sigan creyendo en su club y apoyando a su equipo. El Linares son ellos, son los que quedan, porque los futbolistas estamos de paso, vamos y venimos, pero es la afición la que se merece estar en una categoría superior», concluye.