Linares Deportivo

LINARES DEPORTIVO

Pablo Ortiz, la joya de la cantera del Real Jaén, ficha por el Linares para suplir la salida de Rodri

El centrocampista Pablo Ortiz, con la camiseta del Real Jaén, peleando un balón en el Ramón de Carranza frente al Cádiz.
El centrocampista Pablo Ortiz, con la camiseta del Real Jaén, peleando un balón en el Ramón de Carranza frente al Cádiz. / IDEAL
  • Francisco Pérez 'Chico' pasa al staff técnico de Juan Ferrando como segundo entrenador para la nueva temporada

La reunión de directiva el lunes fue larga, se adentró en la madrugada. Había mucho que decidir y Jesús Medina había avanzado el domingo que esta semana sería importante, se conocerían los nombres de los primeros fichajes y se avanzaría en la configuración de la plantilla con aires de Tercera potente para el ascenso, pero mirando de reojo la Segunda B.

El primer fichaje cayó al mediodía. Pablo Ortiz Fernández, una de las perlas de cantera del Real Jaén, que hace dos campañas y con sólo 22 años, se convirtió en uno de los jugadores importantes del conjunto capitalino en Segunda B. Disputó 30 partidos (25 como titular) y 2.074 minutos.

Tal había sido su explosión que de juego que el Cartagena le hizo una oferta astronómica y se fue formar parte de la plantilla que intentase el ascenso. Sin embargo, allí se encontró con una durísima y experimentada competencia que le relegó a la suplencia, jugó sólo 8 partidos en la primera vuelta y se marchó al Gijuelo del grupo I, donde jugó 4 partidos más.

Ya con los 23 años recién cumplidos, quiere volver a sentirse importante y hacerlo cerca de casa. Se esperaba que fuese en el equipo de su vida, pero el Linares ha sabido cerrar a tiempo la negociación.

Aunque sabe que ahora tendrá el reto de ganarse la simpatía de la hinchada minera, siendo un jugador que nunca ha escondido su afecto por el Real Jaén, donde se formó y despuntó, una buena primera piedra será que Pablo Ortiz se ha sentido tan interesado en el proyecto azulillo, que ha rebajado su nómina a menos de la mitad respecto al pasado ejercicio en Cartagena y quiere ser pieza clave en el presente proyecto del Linares, sea en Tercera o Segunda B.

Las primeras palabras del primer fichaje, que viene a suplir la salida de Rodri como organizador, han sido: «Tras hablar con el míster, me gusta su estilo de juego y creo que voy a encajar bien. En Linares se vive mucho el fútbol y me atrae jugar en este club».

Chico será el segundo

En otro orden de asuntos, una de las decisiones que tomó la junta directiva fue que Juan Ferrando tenga ayudante en el banquillo y que esa persona sea Francisco Pérez 'Chico', en este momento entrenador del Linares B y que este fin de semana disputará con el filial la final de la Copa Subdelegada.

La decisión viene tomada por varios aspectos, el más destacado es que Juan Ferrando necesitará de una persona con experiencia en Tercera División para realizar fichajes y planificar la temporada, así como discutir los partidos, y Chico conoce perfectamente la categoría, a muchos de sus jugadores, y es una leyenda viva del fútbol linarense y andaluz, lo que supone también una dosis de autoridad en el vestuario en momentos importantes.

Para muchos, si Rivera no hubiese prescindido de Chico en verano, un hombre de su experiencia y carisma hubiera ayudado a reconducir la crisis a tiempo, cuando varios jugadores estaban enfrentados y las diferencias se palparon en el bajón de rendimiento en el campo. Es tarde para recuperarle como futbolista, fue hasta el año pasado el más longevo del fútbol nacional, pero en su nueva carrera como entrenador sí puede ser de ayuda al primer equipo para afrontar el ascenso.

Además, Chico está llamado a ser algún día el primer técnico del Linares. Está preparándose para tener el carnet necesario para entrenar en categoría nacional, y nada mejor que trabajar desde ahora junto a Juan Ferrando, porque el catalán quiere imponer una filosofía de trabajo a todo el club con vistas al futuro, y puede que algún día sea el central de Lupión el que tenga que recoger el testigo del ahora primer técnico.

¿Y esto es sinónimo de que el filial no saldrá a competir el año que viene? Si la plaza del Mallorca B es para el Linares, el filial seguirá en División de Honor, pero otro entrenador tendrá que hacerse cargo de él. Podría regresar Gabi Cañete si su trabajo se lo permite, o bien Lasarte o alguno de los entrenadores de los actuales juveniles saltarían al Linares B. Si el Linares se queda en Tercera, el filial es una incógnita.

El centrocampista ha rebajado su nómina a menos de la mitad, respecto a Cartagena, para ser importante en el Linares de Tercera.

Juan Ferrando le quiere como su mano derecha en el primer equipo por su experiencia en Tercera y carisma en el vestuario

El club le hizo una oferta a la baja, por el descenso, y Rosales pidió un aumento respecto a su sueldo en 2ªB. El acuerdo era imposible.