Linares Deportivo

Omar y Josema se presentan ante la hinchada linarense

Por la izquierda, el centrocampista zurdo Omar, el directivo Javer Vallejo y el central Josema. / ENRIQUE

El interior espera que su tránsfer llegue para jugar ante el Antequera y el central asegura que si ha venido a Linares, es para ascender a Segunda B

ÁNGEL MENDOZALINARES

Josema ya ha debutado y Omar espera hacerlo este fin de semana ante el Antequera, pero aún no habían sido presentados a la afición azulilla estas dos últimas incorporaciones del Linares.

Omar Monterde, valenciano de 28 años, tras su última etapa en España con el Castellón decidió probar la aventura del fútbol polaco, donde jugó en la segunda división de este país con el Bytovia. Interior izquierdo que debutó en la LFP y en Copa del Rey siendo muy joven, por lo que le fichó el Valencia B y empezó a entrenar con la primera plantilla de los chés.

Extremo izquierdo de los que gustan por Linarejos, vertical, incisivo, con buena técnica, regate hacia dentro y hacia fuera, atrevimiento para pegarle a puerta, desequilibrante en el uno contra uno y, además, polivalente como defensa en el lateral. Es un buen lanzador de faltas, y quienes han pasado estos días por los entrenamientos, se han llevado una muy buena impresión.

31 partidos con el Bytovia marcando dos goles con diez asistencias en la pasada temporada. Seis goles marcó el año anterior y ahora como azulillo cuenta que tenía pensando venirse para España: «El estar lejos de tu pareja y tu familia te hace que te replantees estar en casa otra vez, me salió la opción del Linares, hablé con mi representante y lo vi interesante para el futuro y para los objetivos que hay que cumplir este año».

Sobre su estancia en Polonia añadió: «Salir me vino muy bien porque aprendí un idioma nuevo y una nueva cultura. Tuve varias ofertas el primer año que estuve allí, pero no las cerré por contrato con mi anterior equipo y me tuve que quedar otro año más».

Está en forma quiere debutar esta semana: «Es difícil, pero mi agente está en ello, mañana o como muy tarde el jueves, debe estar. Eso nos han dicho. Les he mandado un email a la federación para que llegue lo antes posible y mi club está esperando recibirlo, será sólo firmar, el sello, y de vuelta para aquí».

Analizó al Linares que se ha encontrado y consideró que «es una plantilla mixta, joven y con experiencia». «Con esos dos aspectos nos van a venir muy bien. Los jóvenes siempre tienen ganas de competir y los menos jóvenes con esa experiencia y las ganas de seguir al máximo nivel», declaró.

Josema era el deseado

El otro protagonista era Josema Gómez, madrileño de 25 años y con 194 centímetros de altura. Llega del Mérida en Segunda B. Antes fue jugador del Castellón, Mancha Real, Zamora o Fuenlabrada. Ha jugado Copa del Rey en Segunda con el Alcorcón, tiene experiencia en eliminatorias de ascenso a Segunda B, seis temporadas jugando como hombre clave en Tercera, mientras que el año pasado anotó tres goles y jugó 36 partidos en Mancha Real.

Es un central con buen desplazamiento de balón, un 'tanque' en acciones a balón parado, letal por arriba, y un cerrojo en defensa. En La Juventud dan excelentes referencias de Josema, que ya debutó contra El Palo y se le vio, como es natural, algo falto de entendimiento con sus nuevos compañeros.

Sobre su debut comentó: «Era mi primer partido, tenía muchas ganas de debutar tras una sesión de entrenamiento, no conocía a los compañeros. Es un campo donde no se podía practicar fútbol y había que ser prácticos, fue un partido poco vistoso. Nos trajimos un resultado en contra en un campo donde pocos equipos van a puntuar».

Josema era el deseado desde que empezó el verano para acompañar a Admonio en el eje de la zaga, y eso ha sido fundamental para que su fichaje cuajase tras un mes de malas sensaciones en Mérida. «La historia es surrealista. Empecé jugando de inicio, pretemporada y el primer partido de titular en Marbella, luego me comunican que quieren firmar un futbolista en otra posición y tengo que salir, el día 1, a unas horas del cierre de mercado en 2ªB. Luego me dijeron que me tenía que quedar y al final las circunstancias me empujaron a salir».

Y añadió: «Ahora mi cabeza está aquí, necesito estar centrado en Linares, hacer un buen año, he venido a ascender. Cuando salgo de Mérida, hace unos días, tuve varias ofertas, pero el Linares lleva llamándome varios meses. Sentirte querido, valorado, y que la gente te hable bien del club, de la ciudad y de la afición, hace que haya venido a Linares. Cuando he venido a jugar aquí, da gusto, es un campo bonito donde se vive el fútbol y la afición volcada. Desde aquí les llamo, que se ilusionen, será un año bonito y entre todos tenemos que conseguir el ascenso a Segunda B».

Los jóvenes Ibra y Sergio García deben pelear por un puesto en las convocatorias para ser el tercer central del Linares para Aguado. «Somos una plantilla con dos jugadores por puesto y eso es bueno, no puedes relajarte y es bueno para el míster tener más futbolistas donde elegir», concluyó Josema.

Fotos

Vídeos