Linares Deportivo

Pablo Aguilera: «No me obsesiona el gol, he venido para crecer»

El recién fichado Pablo Aguilera posa ilusionado con la azulilla./ENRIQUE
El recién fichado Pablo Aguilera posa ilusionado con la azulilla. / ENRIQUE

El joven delantero sevillano encandiló en su bigoleador debut con el Linares | Se muestra como un chaval sencillo y ambicioso que ha sacrificado su plaza en Segunda B para demostrar en un histórico lo mejor de su fútbol

ÁNGEL MENDOZALINARES

A primera vista se le nota. Es un chaval sencillo, ambicioso, trabajador y con hambre de demostrar que es un delantero de nivel bronce. Pablo Aguilera Gómez (Los Palacios, 1994) llegó a Linares y besó el santo, además dos veces. Hacía 15 años que un delantero azulillo en competición nacional no hacía dos goles en su debut, lo que no deja de ser una curiosidad. Pero lo verdaderamente importante fueron las sensaciones que el joven sevillano dejó sobre el terreno de juego.

Chico fue valiente, le puso desde el primer minuto pese a ser un recién llegado. Seguramente le vio en el entrenamiento y supo al instante que este chico estaba para jugar 90 minutos de sobra y marcar diferencias. Solo unas horas antes había recogido su petate de la taquilla del San Fernando en 2ªB y, aunque no jugase mucho en este arranque de temporada en la categoría de bronce, el salto de calidad se nota.

Aguilera comenta sobre su debut: «El míster confió en mí y le salió bien. Durante la primera parte el equipo dio la cara y si se nos complicó el partido fue por errores nuestros, porque con el 0-2 estábamos cómodos. Con el gol que nos metieron con esa falta y las expulsiones, se metieron en el partido y nos empataron, pero jugando con un hombre menos llevamos el encuentro bien controlado. Supimos jugar con 9, y aprovechar nuestras ocasiones».

El delantero jugó el partido completo, primero como enganche por detrás de Pekes y acabando como delantero referencia de un Linares con dos expulsados. Hizo el 0-2 y el 0-3, un debut soñado. Para eso ha venido al Linares, para marcar diferencias y ser ese hombre de ataque que ayude a mejorar la efectividad de los azulillos de cara a meterse entre los cuatro mejores del grupo.

«Siempre es importante que un delantero marque goles, vivimos de eso, pero yo me considero un jugador que aporta mucho más que eso. Pongo mi trabajo, intensidad, y aunque quiero acabar todos los partidos marcando como cualquier delantero, lo importante para mí es mejorar mi juego. No me obsesiono con el gol, he venido a Linares para crecer», afirma el sevillano.

Desde luego, si el club quería un delantero diferente a lo que ya tiene, ha sido un acierto su contratación. No es sólo un hombre de área, es polivalente y explosivo. En el Rincón jugó de enganche, por detrás del pichichi Pekes, demostrando su velocidad en condución.

«Aunque mido 1,90, soy un jugador rápido, mi juego también se basa en diagonales, en jugar con espacios, ahí es donde me hago fuerte y me gusta esa posición», añade. Lo que quiere decir que el Linares ha firmado un enganche goleador, que puede hacer mejores a Javi López y Pekes, el que elija el técnico cada domingo para ser el 9 titular.

Contento con su fichaje

¿Cómo lleva Aguilera lo de bajar una categoría siendo tan joven? Es humilde y afirma: «Como todo jugador, aspiro a estar en mi máximo nivel, como este año empecé en Segunda B. Pero en San Fernando salieron las cosas regular y miro mi llegada al Linares como algo positivo. Es un gran equipo, quiero adaptarme, ser intenso, dar la cara y mejorar, porque sé que soy joven y tengo mucha trayectoria por delante todavía. Lo importante ahora es jugar y ayudar a marcar goles».

Y para eso cuenta con un ramillete de compañeros que en el Rincón se reivindicaron tras las últimas dos derrotas que habían provocado el cese de Joseba Aguado. Ahora les toca redimirse ante su afición ganando al Huétor Tájar el domingo en casa. A Pablo no le cabe duda que este Linares tiene potencial para estar en Segunda B el año que viene.

«Cuando llegué vi un grupo de jugadores muy buenos, pero que venían de una mala racha. Chico, que ha estado con ellos toda la temporada, ha hecho que el cambio de entrenador no se note tanto. No es fácil adaptarse de primeras a un nuevo estilo de juego y él conoce muy bien a todos los jugadores, ha sido un punto a favor que dirigiera el partido del domingo. Si se coge una buena dinámica, con trabajo y con ilusión, claro que podemos estar entre los cuatro primeros», asegura.

Aunque solo tiene 23 años, Pablo es padre ya de una niña y se ha venido a vivir con su mujer a Linares para que la familia sea un punto de apoyo en su nueva etapa como azulillo. «Me han acogido muy bien todos los compañeros y el club me ha facilitado mucho las cosas. El primer día llegué y me tuve que quedar en un hotel, buscando piso, ya estoy instalado y conociendo la ciudad con mi familia».

El primer examen lo ha superado con nota, ahora le queda el segundo: Linarejos. Pinta a que volverá al once inicial este domingo y lo hará en un campo de los que a Aguilera le gustan, grande, donde jugar con espacios para romper a los rivales, un escenario con historia y con una afición que no es de Tercera.

«Tengo muchas ganas de debutar en casa. Linarejos me gusta, y también que tenga una afición apasionada que nos apoye para que nos empuje cuando tenemos un mal partido. Espero que hagamos un gran partido esta semana, viene un equipo muy serio, pero estos 3 puntos se tienen que quedar en casa porque la afición se merece una alegría. Dos victorias seguidas servirían para que el equipo se reivindique, eso vamos a buscar», concluye el nuevo goleador del Linares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos