Linares Deportivo

Pablo Ortiz: «Si yo tuviera la decisión, renovaría a Molina con los ojos cerrados»

Pablo Ortiz controlando un balón en un partido de esta temporada en Linarejos./ENRIQUE
Pablo Ortiz controlando un balón en un partido de esta temporada en Linarejos. / ENRIQUE

El azulillo habló de la motivación del Linares por cerrar la temporada ganando en Almería y de sus sensaciones de cara a la próxima campaña

ÁNGEL MENDOZALINARES

Últimos días de trabajo en el Linares Deportivo para la plantilla de Molina, que el domingo a las 11:30 de la mañana del domingo visita al Almería B. Ni el Linares va a poder mejorar su séptima posición de la tabla, ni los almerienses la segunda, pero el partido tiene sus alicientes.

Lo comentó en rueda de prensa el centrocampista azulillo Pablo Ortiz: «Espero un buen partido, el Almería B es un gran equipo y juegan muy bien al fútbol. Nosotros también lo somos y estamos en una dinámica que, como todos sabemos, es muy buena».

Y añadió sobre el encuentro: «Jugamos en el anexo y es un campo grande, el césped está bien. En la ida fue el primer partido del míster, llegó 3 días antes, pero el trabajo que hizo fue muy bueno. No hemos conseguido todas las victorias que hubiésemos necesitado, pero creo que el míster hizo un gran trabajo con nosotros y nosotros con Jaime. Se ha creado una complicidad, que ha llegado a darle al equipo una identidad clara, que se ha plasmado en la mayoría de partidos».

Pablo espera un Almería B con todos sus principales figuras y sin hacer reservas.

«No creo que hagan muchas rotaciones -dijo-. Los jugadores quieren llegar siempre con buenas sensaciones al play-off. Creo que hay un aliciente extra para el Almería B, y es que en el partido de la ida les metimos un 3-0 muy contundente y siendo muy superiores a ellos. Creo que querrán vengarse e intentar ganarnos».

Aseguró el jienense que los jugadores del Linares están muy motivados para cerrar el año con la mejor de las imágenes y sumar los 76 puntos, insuficientes, pero también inesperados hace unos meses cuando se vio la irregular trayectoria del equipo en la primera vuelta.

«Es el último partido de la temporada y nos vamos a ir con la sensación que, si hubiese durado un poquito más, podríamos haber tenido opciones de jugar el play-off. Aunque es cierto que con la plantilla tan corta que tenemos, de haber tenido alguna opción, habría sido una cosa muy complicada», explicó.

Y citó de sus compañeros que «el equipo está genial. Estamos felices, llevamos muchas semanas compitiendo muy bien y ganando partidos, estamos en la línea de defender la camiseta que llevamos y lo que representamos. Este último partido no va a ser menos, iremos a Almería a hacer un buen papel y acabar la temporada lo mejor posible. Creo que lo estamos haciendo muy dignamente».

Lo cierto es que Jaime Molina le cambió la cara al Linares y desde el vestuario tiene todo el apoyo de sus jugadores para que siga el año que viene. Han sido muchas las muestra de apoyo, respeto y cariño sobre el césped, la afición lo nota, y le sabe que esa química es fundamental para que un proyecto deportivo tenga éxito.

«Si yo tuviera la decisión, renovaría a Molina con los ojos cerrados. Igual que es un gran entrenador, porque tiene muy buenos conceptos, es un gran gestor de grupo. En estas categorías lo importante es que el vestuario esté unido y vayamos todos a una», contó Pablo.

Tiene contrato otro año

El centrocampista tiene contrato en vigor el próximo ejercicio, aunque desde el club, el director deportivo, le ha transmitido una dosis extra de confianza.

«Aunque yo tengo contrato y nadie me ha dicho de hablar, hablé con Miguel. Dijo que contaba conmigo y confiaba en mí, eso te reconforta y te hace trabajar con más tranquilidad», afirmó ante la prensa.

Está siendo una temporada muy difícil para Pablo Ortiz. Fue el primer fichaje en Tercera, avalado por Alberto Lasarte y firmando dos años. Venía del Guijuelo de Segunda B, antes en el Cartagena y Real Jaén en la categoría de bronce. A sus 23 años le hizo ilusión volver a casa para un, por entonces, proyecto de ascenso con los mineros.

Un año después, no se arrepiente de nada de lo vivido. Aunque empezó la temporada irregular, como todos sus compañeros, ha hecho un buen final de campeonato y, siendo mediocentro creativo, tuvo que adaptarse con éxito al papel de pivote por la falta de efectivos en ese puesto.

«Tengo un año más de contrato, pero, aunque no lo tuviera, me gustaría seguir en Linares porque es un sitio donde me siento valorado, me gusta jugar aquí, me gusta entrenar y tengo la ilusión de aportar mi granito de arena para que en Linares esté arriba lo antes posible. Todos sabemos que el objetivo es llegar a Segunda B», dijo.

De cara al próximo año, Pablo considera que el Linares no cometerá los mismos errores. Esta vez sólo hay que pensar en Tercera, sólo en una plantilla, sólo en un objetivo y hay una persona dedicada en el club.

«Creo que, haciendo las cosas con tiempo y centrándose sólo en una cosa, es como mejor resultados puedes obtener Se puede hacer una buena plantilla, que no es lo mismo hacer un buen equipo que hacer una buena temporada, hay temporadas en las que ocurren muchas cosas. Anticipare a otros equipos, saber tu idea, tener clara tu base y saber dónde quieres reforzar al equipo, te hace partir con ventaja. Haciéndolo con tiempo, a la larga, se nota», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos