Linares Deportivo

Al pastel azulillo le sigue faltando la guinda

Los azulillos dejaron buena imagen en La Victoria, pero se volvieron de vacío./JUANDE ORTIZ
Los azulillos dejaron buena imagen en La Victoria, pero se volvieron de vacío. / JUANDE ORTIZ

La derrota linarense en el derbi no dejó malas sensaciones, pero el equipo debe afinar en defensa y la directiva darle ese salto de calidad definitivo con un goleador

ÁNGEL MENDOZALinares

Está claro que hay formas de perder y formas de perder. La del Linares Deportivo en Jaén fue de las que deja sensaciones incluso positivas, porque fueron mejores con el balón durante más de una hora y generaron más llegadas al área que los locales, cosa que muy pocos equipos podrán hacer en el campo de La Victoria este año.

Pero el Jaén tuvo la esencia del fútbol, el gol, de manos de una genialidad de Juanca que minutos después trató de reproducir, sin acierto, Chinchilla para los mineros. Son cosas que salen una vez de cada tantas, y la de Juanca sirvió para dejar los tres puntos en casa y resarcirse del 2-4 de hace unos días. Iba a ser un partido diferente, y vaya si lo fue.

De entrada, porque Juan Arsenal salió al campo sin un nueve puro. Le tocó hacer el papel a Pedro Beda que, si bien fue el mejor de los mineros, le faltó velocidad y pegada en las veces que pisó área. Chendo Alarcón estaba en el banquillo, el técnico le reservó para la segunda parte y salió cuando el partido ya estaba cuesta arriba. Hizo una jugada para enmarcar, giro y mano, pero no ejecutó bien delante de Ángel de la Calzada. No tuvo tiempo para más.

Arsenal ha confeccionado un Linares que juega de dulce, lo está haciendo desde el primer momento de la pretemporada, pero al pastel le falta la guinda y esa guinda es un 9 goleador, de los que marcan diferencias, de los que acaban una temporada en Tercera con más de 20 goles y finalizan una o dos de cada tres buenas llegadas al área de sus compañeros.

Quizá ante equipos de mitad de la tabla sea suficiente con jugar bien, generar una y otra vez acciones defensivas, para que los goles lleguen por inercia, pero ante un equipo hecho para el mismo objetivo que el Linares, como lo es el Jaén y lo será alguno más, quedó de manifiesto que con jugar bien no es suficiente.

Esta semana se cierra el mercado de Segunda B. Los que todavía no tienen equipo ya empiezan a mirar las ofertas de Tercera, y los que ven que no van a entrar mucho en los planes de sus entrenadores podrían cambiar de aires. Es el momento de que la directiva del Linares le ponga esa guinda al proyecto y no espere a las navidades, repitiendo la estrategia del año pasado con la estrategia de 'estar cerca del play-off para apuntalar al equipo en la segunda vuelta'.

Si lo que el Linares quiere es pelear por el primer puesto, el que puede dar el salto a Segunda B en una sola eliminatoria, el rival a batir en la carrera de fondo es el Real Jaén y los blancos ya han tomado ventaja en la jornada 1.

Para acabar del segundo al cuarto clasificado, posiblemente no haga ni falta reforzar más al equipo, siempre que Chendo o Beda no se resfríen. Pero aspirar a ser campeón significa no tener margen de error en las jugadas decisivas.

Otra cosa que debe mejorar el Linares, y esto ya no depende de la directiva sino de los que ya están, son los desajustes defensivos. Lopito hizo dos paradas de mucho mérito que salvaron dos tantos cantados y la madera evitó dos goles más del Jaén, en cuatro acciones donde fallaron las marcas, se dejaron espacios o no hubo ayudas en el momento preciso. Si la suerte hubiese estado más de cara para los locales o Lopito no hubiese firmado una tarde tan formidable, es posible que la afición minera no hubiese salida tan relativamente contenta con la derrota de haberse ido a casa con una goleada en contra.

Un estilo que gusta

Si algo hay cierto en el fútbol moderno es que tener la pelota, apretar arriba, replegar bien y obligar al rival a jugar sin balón, hace que la balanza se incline la mayoría de veces a tu favor para que la victoria se acerque a tu bando. De la misma manera, un equipo que hace todo eso bien y después no anota sus mejores llegaras y se despista en un par de contras, hace que todo el esfuerzo anterior se vuelva inútil.

Esas pequeñas diferencias separan el éxito del fracaso. El Linares de Juan Arsenal ha apostado por jugar a lo primero. Si la directiva acierta con el 9 goleador y arriesga en lo económico para que venga en breve, junto con el trabajo semanal que irá puliendo esos errores atrás en acciones defensivas, nadie duda que este Linares cumplirá en las quinielas como el principal rival del Jaén para hacerse con la primera plaza del grupo IX. Y de ahí a Segunda B habrá sólo es escalón más que subir.

La ilusión está intacta en las filas azulillas, y eso es bueno. Esta derrota en el estreno sirve para poner los pies en el suelo, de unos y otros, queda mucha tela por cortar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos