Linares Deportivo

Pedro Sáez defiende su gestión en el Linares y rebate las cuentas presentadas por Jesús Medina

Pedro Sáez fue presidente del Linares entre 2009 y 2016. /ENRIQUE
Pedro Sáez fue presidente del Linares entre 2009 y 2016. / ENRIQUE

«Se han salvado las cuentas gracias a una partida federativa de 151.000 euros, que no se esperaba; se les ha aparecido la Virgen», cuenta el expresidente

ÁNGEL MENDOZALINARES

Jesús Medina y su junta directiva ofrecieron el balance de cuentas a los socios días atrás, destacando entre las cifras presentadas una deuda arrastrada de la temporada 2015/16 de 38.000 euros, unido a un superávit de la 2016/17 de casi 41.800 euros, lo que dejaba las arcas del club saneadas para arrancar la nueva temporada 2017/18 con casi 3.800 euros en líquido.

Las cuentas fueron aprobadas por la mayoría de los presentes y la gestión se consideró buena por haber dejado al club en buena disposición para empezar el nuevo ejercicio con los gastos e ingresos previstos para los próximos meses bien 'balanceados'. El club publicaba en su cuenta oficial: «Asamblea: Las cuentas de la temporada 16/17 terminan con superávit. Se acaba con las deudas generadas en la temporada 15/16 y anteriores», pero hay alguien que no está de acuerdo con las cuentas presentadas por la actual directiva.

Pedro Sáez, expresidente del Linares, se ha puesto en contacto con esta redacción para expresar a la opinión pública su malestar porque «se comunica que han acabado con la deuda de la temporada 15/16 y anterior, y eso es faltar a la verdad. Primero porque en los años anteriores no ha existido deuda alguna, fuimos aprobando todas las cuentas año tras año con números positivos, y segundo porque las cuentas que se entregaron el año pasado se hicieron en julio, por eso no se contabilizaron los ingresos y gastos de agosto, porque nosotros contabilizábamos el dinero cuando nos entraba y los pagos cuando se hacían».

El expresidente considera que el juicio contra el extesorero será favorable para la entidad y se recuperarán esos 38.000 euros de deuda que la directiva de Medina dio como saldada, proveniente del último año de Pedro Sáez al frente del club.

«Está pendiente que se le abone al club el dinero del proceso judicial, añade, que con intereses moratorios asciende a más de 39.000 euros; solo teniendo en cuenta ese ingreso, nuestra directiva no dejó deuda alguna. Hay otras partidas que la nueva directiva contabiliza como gastos, por ejemplo, un pago pendiente a Luisinho, que sabemos que no se va a reclamar porque Luisinho está en Brasil y la fianza del alquiler de su piso se lo quedó la casera».

Pero a lo que más se aferra Pedro Sáez para defender su gestión en el último año, respecto a la gestión del equipo de Jesús Medina es que, de no ser por el acuerdo de la RFEF de repartir los derechos entre equipos modestos, algo no contemplado en el presupuesto inicial de la 2016/17, unido a que entraron en caja más de 30.000 euros extra por el traspaso de Víctor Curto, sin esos dos ingresos no previstos el Linares habría acabado la temporada con una gestión deficitaria con más de 100.000 euros de deuda.

«En ese superávit del que hablan, hay detalles que se han maquillado. Hay que decir que este año se han salvado las cuentas gracias a una partida federativa de 151.000 euros, que no se esperaba, que se le otorga al fútbol modesto y que tiene carácter retroactivo, es decir, que casi todo corresponde a las campañas de nuestra directiva al frente. Con ese dinero, se les ha aparecido la Virgen, si no hubieran presentado un gran déficit. Luego están los proveedores como Grupo Ruiz que ya han reclamado su deuda ante los medios y tienen que pagarles. Por eso cuando dicen que han eliminado la deuda anterior de cuando estábamos nosotros, y su gestión ha sido de superávit, tengo que defenderme ante eso», argumenta Sáez.

Más unir y menos dividir

Jesús Medina reconoció en la asamblea que parte de la afición está dividida en dos, y que es imprescindible para este año que todas las partes remen juntas hacia el ascenso. Pedro Sáez asegura que su intención con estas declaraciones no es crispar el ambiente, solo defender su gestión y mostrar las cuentas como son. Más allá de este apartado en cuanto a gestión económica del club, Sáez quiere mandar un mensaje de apoyo como un aficionado más.

«Le deseo lo mejor al Linares, no guardo rencor por lo que pasó, desde que entregué el cargo me he quedado al margen y dejo actuar a todo el mundo. Este año, como el anterior, estaré con mi abono en Tribuna Alta viendo al equipo. Hay mucho malestar entre la afición, espero que el éxito de la campaña de abonos aumente, si estamos entre los cuatro primeros en este inicio se mejorará seguro. Es difícil conjuntar un equipo nuevo en dos días y que vayan todos a una como un bloque. Ojalá lo consigan y el equipo recupere la Segunda B, que tanto trabajo nos costó conseguir», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos