Linares Deportivo

El Poli Almería frena en seco al Linares

Chinchilla se perfila una semana más como titular en la derecha./LINARES DEPORTIVO
Chinchilla se perfila una semana más como titular en la derecha. / LINARES DEPORTIVO

Los rojiblancos remontaron el gol inicial de Javi Bolo y fueron superiores en la segunda parte

ÁNGEL MENDOZALINARES

Mazazo para el Linares Deportivo en su visita al campo del Poli Almería. Se sabía que era un partido contra un rival capaz de lo mejor y de lo peor, esta vez dio su cara buena y los mineros dieron, de nuevo en la segunda parte, su cara mala. Se está convirtiendo ya en algo preocupante el bajón que da el equipo minero después de los descansos cuando va por delante en el marcador y da un paso atrás, cediendo protagonismo a los rivales. Es lo que se ha pitado en Linarejos en las últimas jornadas y en Almería volvió a pasar.

2 Poli Almería

Manu, Pinteño, Rodri, Josema, Luis Suanes, Alberto Segura, Yasser, Jaime, Adri Miranda (Nico, min.91), Pedro Ruzzo (Segura, min. 80) y Óscar Vega (Narciso, min. 55).

1 Linares

Lopito, Miguelito, Dani Espejo, Rosales, Josema (Bazán, min. 75), Anaba, Pedro Beda (Chendo, min. 75), Iván Sales, Javi Bolo, Jorge Barba y Pablo Ortiz (Rodri, min. 68).

Goles
0-1: Min. 48, Javi Bolo. 1-1: Min.58, Adri Miranda. 2-1: Min. 73, Ruzzo.
Árbitro
Luis Alcoba Montes, colegio granadino. Mostró amarilla a los locales Josema, Óscar, Bruno, Narciso, al técnico Jorge Garcés, y en dos ocasiones a Pinteño, por lo que fue expulsado en el minuto 90. Por los visitantes fueron amonestados Barba, Ortiz y Miguelito, en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el minuto 93.
Incidencias
Algo más de mil espectadores en el estadio de La Juventud 'Emilio Campra' presenciaron el partido correspondiente a la jornada 14º en el Grupo IX de Tercera División. Casi un centenar de linarenses en la grada.

Miguelito volvía al once inicial del Linares, descansaba Chicnchilla, aunque tendrán que invertirse los papeles para el próximo partido en casa, pues el malagueño fue expulsado en el tiempo de descuento, cuando el Linares buscaba a la desesperada el empate ante un Poli que había remontado el gol inicial de Javi Bolo.

Habían salido los mineros muy enchufados, ofensivos, mordiendo, y a los pocos segundos tuvieron la primera ocasión de gol. Varias paredes que acabaron en una bonita jugada entre Beda y Bolo, con el disparo fuera del brasileño. En la siguiente acción era Miguelito el que se metía hasta la cocina, ponía el pase atrás a Barba y su remate lo sacaba el meta Manu con un guante salvador.

Esa había sido la carta de presentación del Linares, en el primer cuarto de hora fue dueño y señor del partido. Lo intentó el cuadro rojiblanco en un primer remate sin demasiado peligro de Yasser y otro mucho mejor a los 20 minutos de Ruzzo, que Lopito salvó por abajo. Yasser volvió a intentando con un disparo que no fue entre los tres palos, así el Poli Almería respondía con sus credenciales y dejaba claro al Linares que no iba a hacer un monólogo en el Emilio Campra.

Las últimas dos acciones destacables de la primera mitad fueron de los azulillos. Primero con una jugada de pizarra a balón parado, Josema en el segundo palo la metía al centro del área y no llegaron a rematar bien Bolo y Beda, disparo flojo que atrapó Manu. En la siguiente, lo intentó Espero con su pierna mala y el derechazo se fue desviado.

Al descanso sin goles y con sensaciones encontradas entre los linarenses desplazados. Se había creado peligro sobre la meta local, pero faltaba pegada. Justo la que encontró Javi Bolo en la primera acción tras la reanudación. Servicio perfecto de Barba y giro de cuello magistral del delantero minero para ponerla donde Manu no podía llegar. Era el 1-0 que encarrilaba el partido, o eso sería lo normal, pero entonces se esfumó el Dr. Jekull y volvió a aparecer el Mr. Hyde de Linares.

Con el marcador a favor, los de Juan Arsenal dieron un paso atrás para intentar matar a la contra. El Poli Almería ya sabía que esto ocurriría, todos los equipos a los que se enfrenta al Linares saben que, si los azulillos se ponen por delante, dan espacio y resulta más sencillo hacerse con el balón. Y si no es así por directrices técnicas explícitas, el caso es que esta situación se repite semana tras semana y los rivales se lo creen, y se crecen.

Los rojiblancos se encontraron a sí mismos en su campo, empezaron a tener más la pelota, hicieron que la línea defensiva del Linares estuviera cada vez más atrasada, y empezaron a jugar muy bien entre líneas, buscando pases en profundidad.

Ahí empezó la agonía. El colegiado no consideró penalti un derribo en el área de Yasser que protestaron los locales. En la siguiente llegó el 1-1, Adri enganchó la pelota en el área y se la puso a Lopito ajustada por abajo, no pudo hacer nada el meta azulillo por evitar el gol.

Arsenal quitó a Ortiz, que estaba siendo de lo mejor, posiblemente para protegerle de la expulsión porque ya tenía amarilla y estaba jugando como pivote, metió a Rodri, pero la tónica no cambió, era el Poli quien parecía un equipo de play-off y el Linares un aspirante a la salvación.

En el minuto 73 llegó la sentencia. Pase por arriba para Pedro Ruzzo, Josema falló, no despejó, control fantástico del rojiblanco y remate al palo largo para hacer el 2-1 de la remontada. Caras de abatimiento en las filas mineras. Otra vez fuera de casa los mismos errores, la diferencia es que en Linarejos es más fácil aguantar el tipo las segundas partes con el marcador a favor.

Arsenal metió a Chendo y Bazán por Josema y Beda, buscando más presencia ofensiva, pero poco pudieron hacer ante la intensidad defensiva que puso en ese tramo final el equipo de Jorge Garcés. Pinteño fue expulsado por doble amarilla en el minuto 90. Poco después tuvo el empate Iván Sales en un balón suelto que remató arriba, se lio una tangana, el descuento pasó rápido y Miguelito vio la segunda amarilla como colmo del desastre para los mineros.

Ocasión desperdiciada por el Linares para abrir brecha con el quinto clasificado, vuelta a los mismos fantasmas, cuatro encuentros consecutivos perdiendo el timón en las segundas partes. Es algo que no se puede permitir un aspirante al ascenso. Hay tiempo para atajarlo, calidad en el césped también, así que es misión de Juan Arsenal sacar la libreta y hacer correcciones para que no vuelva a pasar, porque Motril, El Palo y Antequera están al caer y ahí el Linares necesitará ser un equipo con hechuras de campeón desde el minuto 1 al 95, o vendrán problemas más serios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos