Linares Deportivo

Primera jornada tras desastre en el Linares y quedan 16 más por venir

Palomeque recibe la entrada de un rival en Linarejos./ENRIQUE
Palomeque recibe la entrada de un rival en Linarejos. / ENRIQUE

A las 18:00 el Maracena intentará dar un paso para la salvación a costa de un rival azulillo herido, con la duda de cómo reaccionará Linarejos

ÁNGEL MENDOZALinares

Viene el Maracena a Linarejos, a las seis de la tarde y bajo la dirección del malagueño Rafael Domínguez Cervantes. Lo que en condiciones normales debería ser una previa de rival asequible, tres puntos para seguir luchando por el objetivo y demás tópicos, se ha convertido en otra cosa muy distinta.

Empezando por el rival, está el Maracena en puestos de descenso, 4 partidos ganados este año, sólo uno fuera de casa (1-4 en Torremolinos), pero cuida con las confianzas que el Huétor Vega no había ganado ningún partido a domicilio y destrozó a la contra a los azulillos.

El equipo de Andrés Barrio con un exazulillo en la plantilla, Javi Vilaseca, ya con 35 años y titular indiscutible. Bonito choque generacional de mineros canteranos cuando tenga que marcar a Pekes. Un Maracena que tiene en un centrocampista, Jordi Scigliotti, a su mejor goleador con 7 tantos. Un equipo que llega bien desde segunda línea y en estrategia. Rival duro, de trabajo y sacrificio, de humildad y empuje, que si ve al Linares con las piernas temblando no dudará en ir al cuello como lo hicieron Huétor y Atarfe.

De local saldrá un Linares herido de muerte, con la misión de ganar, pedir perdón a la grada y seguir el largo peregrinaje que le queda hasta mayo. Los jugadores son los que juegan, los que ganan y pierden, está claro, pero también lo estaba desde el verano que una plantilla tan joven iba a pasarlo mal en lo psicológico toreando en una plaza tan complicada como Linarejos.

Ya no estará Artiro, Robador ocupará la portería. No está tampoco José Manuel, no se le echará mucho en falta, no cuajó en su segunda etapa como azulillo y había perdido protagonismo desde el arranque de la competición. Estos dos se han ido en busca de una plaza mejor donde acabar el año.

Jaime Molina quiere darle minutos a los más jóvenes, considera que son el futuro y la base del proyecto del año que viene. Así que lo que se verá sobre el césped bien podría ser un ensayo de esos jugadores con los que el técnico malagueño cuenta para el Linares de la 2018/19, de momento no parece que vaya a ser otro el técnico elegido, ni debería, para una vez que se pueden tomar decisiones con tiempo de cara al futuro, hay que aprovechar la ventaja. Además Molina, por su talante, no se ha visto salpicado en demasía por el derrumbamiento y la grada le ha cogido estima.

La tercera parte de la ecuación, está en la afición, claro. Ahora que casi todo está perdido, que sólo queda el orgullo, ¿se pondrá la afición de parte del equipo y le animará en lo que queda de guerra, o le silbará como seguramente silbará al palco? Jornada 1 después del desastre, jornada 26 de liga y quedan otras 16 más.

Otros cuatro largos meses de competición sin sentido para una afición cansada de esperar lo que no termina de llegar, ni se aventura que llegue hasta dentro de mucho tiempo. Cómo ha cambiado el cuento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos