Linares Deportivo

Rodri: «El objetivo es ascender, no hay otro»

Rodri se enfundó de nuevo la azulilla estrechando la mano de Miguel Linares./ENRIQUE
Rodri se enfundó de nuevo la azulilla estrechando la mano de Miguel Linares. / ENRIQUE

El centrocampista iliturgitano vuelve a Linarejos para liderar a los azulillos y confiesa que salió el verano pasado por el estrés que le provocó el descenso

ÁNGEL MENDOZALINARES

Rodri vuelve a enfundarse la camiseta del Linares y lo hace después de pasar una temporada en El Ejido de Segunda B, con los 29 años ya cumplidos. Estaba claro que, después de explotar en la categoría de bronce con los mineros, al centrocampista iliturgitano se le quedaba pequeña la Tercera División y decidió quedarse un año más en Segunda B.

Miguel Linares, en el acto de presentación del jugador a Linares, dejó claro que «de Rodri creo que hace falta contar poco. Es un jugador que conoce la casa, conoce a la afición y le conocemos todos. Un hombre importantísimo para nosotros y desde que nos pusimos en contacto con él, siempre mostró buena predisposición por estar aquí, ha hecho esfuerzos por estar y quiero aprovechar para agradecérselo. Deportivamente le conocemos, tiene mucha experiencia en Tercera y Segunda B. Muy contentos e ilusionados por tenerle con nosotros».

No era fácil que Alberto Rodríguez bajase a Tercera División y más sabiendo la trayectoria ascendente que tuvo desde que ascendió con los mineros en Castellón, pero la voluntad de ambas partes estaba alineada.

«Debo agradecer el esfuerzo que han hecho para que hoy esté aquí, para que vuelva a la que es mi casa. Estoy muy contento de volver y con muchísimas ganas de empezar, con la misma ilusión que cuando llegué aquí hace unos cuantos años», dijo el futbolista durante el acto de presentación.

Aseguró el centrocampista iliturgitano que, cuando acabó la temporada en tierras almerienses y recibió la llamada de Miguel Linares, una sensación especial le recorrió.

«¿Qué se me vino la cabeza? La verdad es que no me lo pensé mucho. Yo le comenté que tenía varias propuestas, pero donde me hacía ilusión jugar era aquí. En El Ejido tuve un año bueno, pero acabé un poco tocado y necesitaba un reto. Cuando me llamaron, para mí el reto del Linares es muy importante, no me lo pensé mucho, llegamos a un acuerdo».

De provinciales a figura

Formado en la cantera del Iliturgi, estuvo en El Ejido juvenil, La Roda y Martos. Volvió al equipo de su tierra, siempre entre Tercera y ligas provinciales. En 2012, Alberto Lasarte le fichó para el Villacarrillo, donde estuvo dos años en Tercera, y cuando entró de director deportivo a Linarejos, Lasarte se llevó con él a Rodri.

Ese año fue campeón de grupo con los mineros, pero fue al año siguiente en Segunda B cuando explotó, y el tercer año en la categoría de bronce hizo su mejor temporada con 38 partidos y siendo el alma del mediocampo minero. En El Ejido 2012 fue titular en 27 encuentros, su primera vuelta muy buena, más irregular la segunda.

¿Por qué se fue Rodri y no siguió con el Linares en Tercera la pasada temporada? Él tiene claro que lo que pasó el año de Miguel Rivera, Lasarte y Ferrando, de hacer una primera vuelta con números de Copa del Rey a una segunda vuelta de caída en picado, le superó cuando llegó la última jornada, el play-out, la tensión de jugárselo todo ante el Burgos con el equipo jugando sin brillo y consumando el descenso.

«Mis mejores años futbolísticamente han sido aquí. Simplemente fue un año, el último, muy difícil, con mucho estrés y me dolió mucho el descenso. Terminó el año y me salió la propuesta de El Ejido. El fútbol dura muy poco, era una oportunidad para cambiar de aires, salir con mi pareja a vivir otros momentos, en otro lugar. Salí, pero mi corazón estuvo siempre en Linares. Lo primero que hacía cada domingo cuando terminaba de jugar era mirar cómo había quedado el Linares. Ahora tengo la oportunidad de defender este escudo otra vez y la verdad es que es un orgullo», aseguró ante la prensa.

Lopito, Rosales, Lara y Rodri, faltaría sólo Payán para tener de nuevo juntos en el campo a casi toda la columna vertebral de aquel Linares de Castellón. Ahora no están Corpas, Chico, Bauti o Higinio, pero Rodri considera que este año también estará rodeado de jugadores con calidad y compromiso para hacer el sueño realidad.

Porque para el centrocampista no hay medias tintas este año. Él viene a lo que viene, a ascender de nuevo a Segunda B con los mineros.

«Nos conocemos de todos los años que estuvimos juntos, pero también hay gente del año pasado que ha sido importante en Linares. Entre todos, tenemos que formar un equipo, ir todos a una, saber cuál es el objetivo principal. Puede ser un año importante y tenemos jugadores para cumplir el objetivo. Todo el que viene a Linares sabe que hay mucha exigencia y ese objetivo principal es ascender, no hay otro», resaltó con seguridad Rodri.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos