«Seguramente yo no seré el entrenador el año que viene»

Jaime Molina dando instrucciones en la banda de Linarejos a un Pablo Siles./ENRIQUE
Jaime Molina dando instrucciones en la banda de Linarejos a un Pablo Siles. / ENRIQUE

Jaime Molina aventura que su caché no sería un problema: «Vine al Linares saliendo de un sitio donde cobraba bastante más, lo hice por el proyecto»

ÁNGEL MENDOZALINARES

¿Cómo el Linares este año es capaz de ganar a los mejores equipos del grupo y sin embargo se ha quedado fuera del play-off? La irregularidad es la respuesta, calidad hay, pero otros factores también influyen. El Malagueño sucumbió también ante esa imagen de Linares agigantado, del equipo que todos soñaron con ver este año y que sólo han visto a medias.

Jaime Molina es un hombre feliz por ver a sus chicos, pese a todas las bajas e inconvenientes, ganando con autoridad al líder, que también tuvo sus ocasiones, pero menos. El 1-0 fue rácano, un 2-1 o un 3-2 hubiese sido más real, pero lo que cuenta son los 3 puntos. Al Linares le valen de poco, pero la honra está impresa en ellos, y de paso se anima la clasificación por la zona alta.

Molina valoró que el Linares hizo un grandísimo partido en todas las líneas. «Tuvimos las mejores ocasiones, el balón, defendimos bien, generamos, un trabajo extraordinario y el resultado para mí fue justo, incluso corto, a pesar de que han tenido una ocasión muy clara al final con la mano que ha sacado Robador, pero en la segunda parte teníamos que haber matado el partido a la contra a través de las claras ocasiones de Pekes, Juanfran y Barba. No puedo pedir más, estoy encantadísimo, en defensa hicimos un trabajo espectacular con la portería a cero», reflexionó.

Fue suplente Pekes, llamó la atención, especialmente porque el Málaga es uno de los equipos que ha puesto el ojo en el delantero azulillo para firmarle, pero el técnico desmentía que una decisión fuese vinculada a la otra.

«Fue una decisión técnica, pura y dura, porque Pekes lleva una carga importante de trabajo y lo que esperábamos era que en la segunda parte, saliendo desde el banquillo, correr hacia adelante y crear ocasiones de gol. Tuvo dos muy claras y un fuera de juego que para mí no lo fue y acabó en gol. Si el Málaga quiere valorar a Pekes por este partido, les ha creado muchos problemas».

El que creó sensación fue Robador, evitando dos ocasiones claras del líder y sacando en el descuento una mano digna de los porteros más prestigiosos. «Bajo mi punto de vista, esa jugada es fuera de juego, no levantó la bandera el linier y él nos ha salvado dos puntitos. Igual que pudimos marcar más goles y no los hicimos, le tocó a Robador hacer un trabajo extraordinario», valoró.

En el club opinan que si el árbitro de Huétor Tájar no hubiese tenido una actuación «tan desfavorable y parcial para el Linares», que acabó en remontada contra diez de los granadinos, el Linares podría haberse puesto a 5 puntos del play-off y reavivar la llama si ganase este domingo el derbi en casa contra el Martos. Después el Comité dio la razón al Linares, quitó la roja a Sergio García, pero el daño ya estaba hecho.

«Con 11 estoy convencido que, por lo menos, no hubiésemos perdido, eso seguro. Nos fuimos con 1-1 y en la segunda sufrimos porque nos expulsaron a García en el minuto 2. Estaban ellos asustados, hicimos un gran partido, pena de la expulsión. ¿Estaríamos a 5 puntos? Quién sabe, ya no vale para nada»., recordó.

Almería, Malagueño, Jaén, Antequera o Motril han sido víctimas este año del Linares. «Con los de arriba competimos muy bien. Estos partidos motivan, además no tienes nada que perder contra estos equipos y donde quizá no controlemos emociones es contra equipos que pueden ser más asequibles. A un partido, los equipos que están por debajo de ti pueden ganarte», añadió.

Por qué no renueva Molina

Es inevitable preguntarle a Molina, visto el rendimiento que está sacando de una plantilla cogida con pinzas y que sigue compitiendo como si se jugase el play-off, por qué no le han ofrecido la renovación

El técnico respondió: «Eso habría que preguntárselo a la directiva. Si no lo tienen claro a esta hora, seguramente yo no sea el entrenador el año que viene. Si valoras los resultados, creo que estamos dando el 'do de pecho'. Si buscamos la profesionalidad, los jugadores merecen que les renueven antes que a mí».

Y añadió: «A mí me gustaría saberlo, porque creo que estoy aquí para cubrir un expediente y hacerle un favor a alguien. Puedo tener otras ofertas, mi representante me dice que sí, pero lo digo como lo siento, tengo buenas vibraciones con lo que pueda hacer el Linares el año que viene. A mí los silencios tampoco me gustan».

La afición lanzó ayer mensajes y encuestas por las redes sociales pidiendo la renovación de Jaime, pero si Jesús Medina y Miguel Linares no lo contemplan como prioridad ahora es por algo, pese a que el presidente dijo en la presentación que por fin tenía al perfil de entrenador que él quería, el cuarto de esta temporada tras Ferrando, Aguado y Chico, que estuvo dos meses al frente mientras se firmaba a Molina.

No debería ser por lo deportivo, poco más se le puede pedir al técnico y sus escasos hombres en la segunda vuelta. Entonces, la otra gran variable que mueve un club es la económica ¿Será ese el problema? ¿Puede permitirse el Linares un entrenador del caché de Molina para la próxima temporada, tras el batacazo de la actual?

Las taquillas están siendo flojísimas, no llega a 500 espectadores de media en las 3 últimas jornadas en casa, se han perdido los ingresos previstos por play-off, se han perdido la mitad de los abonados del año pasado y quizá los números para el próximo ejercicio no le salgan al presidente con Molina al frente y prefiera invertir ese dinero algún jugador top, de los que este año se han echado en falta, y darle el timón a un entrenador con menos caché.

El propio técnico comentó que el dinero ya no fue un problema para su llegada, cuando Medina le dijo que era el entrenador que quería para el futuro. «Vine a Linares saliendo de un sitio donde cobraba bastante más, pero vine por el proyecto deportivo y por la idea. Me muevo mucho por sensaciones y por intuición. Lo que están haciendo aquí los jugadores, con los pocos que somos es digno de admirar, aunque no hayan ganado algunos partidos; pero no han sido sólo los jugadores los que han fallado en momentos puntuales». Un recado para la junta directiva. Quizá por haber dejado la plantilla en cuadro en la segunda vuelta, si la intención era realmente seguir aspirando al play-off hasta el final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos