Linares Deportivo

Silas: «El objetivo del Linares debe ser, sí o sí, estar entre los cuatro primeros»

El directivo Javier Vallejo y el futbolista Silas en la presentación del nuevo fichaje minero./ENRIQUE
El directivo Javier Vallejo y el futbolista Silas en la presentación del nuevo fichaje minero. / ENRIQUE

El extremo salió en los campos de refugiados saharauis, tuvo familia de acogida y ya ha estado a punto de ascender dos veces a Segunda División

ÁNGEL MENDOZALINARES

Llegó por la noche desde Somozas, en medio de una fuerte nevada, para incorporarse a los entrenamientos de su nuevo club y ser presentado al mediodía. Sid Ahmed Ma El Ainin Embarek es el nuevo fichaje de los mineros hasta final de temporada, aunque en el mundo del fútbol se le conoce como Silas.

Nació en los campamentos de refugiados de Tinduf hace 27 años. Silas no tardará en ganarse el cariño de la afición, pues Linares es una ciudad de larga tradición de unión con los refugiados saharauis a través de la Asociación Amigos del Sahara Libre. Él era uno de esos niños que cada verano, dentro de las caravanas de 'Vacaciones por la paz', cruzaba el estrecho para venir a España con una familia de acogida, y encontró en el fútbol una oportunidad para su futuro.

«Salí de niño con 10 años, con una familia de acogida -relató-. Estuve aquí algunos años hasta que mi familia consiguió venir y se me hizo bastante duro. El fútbol, siendo niño, fue mi arma de adaptación a un país y a una cultura nuevas. Estoy muy agradecido al fútbol y, una vez estando aquí, poco a poco he ido teniendo la suerte de jugar y vivir del fútbol, que no es fácil».

Desde luego que no lo ha sido para Silas. Se formó en la cantera del Gimnástica de Torrelavega e Indartxu, hasta juveniles, y de ahí saltó al filial del Laudio. Su primera etapa en Tercera División la jugó como delantero y falso punta, dio el salto a Segunda B con el Sestao River y se fue acomodando al rol de jugador de banda.

Ya como profesional, fue campeón de grupo en la categoría de bronce con el Sestao, pero no consiguió el ascenso. Al año siguiente lo volvió a intentar y también jugó el play-off con el Real Unión de Irún que eliminó en Copa al Linares. Volvió al Sestao (28 partidos y 2 goles), después al Leioa (21 partidos y 3 goles), con ambos se quedó a las puertas de jugar otras dos fases de ascenso a Segunda División.

Este año bajó a Tercera para intentar el ascenso del Somozas, que marcha en este momento sexto del Grupo I, donde ha jugado la primera vuelta 21 partidos y anotado 4 goles. Entonces recibió la llamada de Jaime Molina, que ya había intentado hacerse con los servicios del extremo saharaui para otros equipos a los que ha entrenado.

«Ahora en el mercado de invierno estaba hablando con varios clubes y la llamada de Jaime me ayudó a decantarme por Linares. Me gusta ir a un sitio donde el entrenador me conoce y me ha visto jugar, nos hemos enfrentado varias veces, él estaba el año pasado en el Mensajero y su llamada ha sido un punto importante para estar aquí», contó.

Esperanza en el objetivo

El directivo Javier Vallejo fue contundente en su presentación: «Ya sabes el objetivo que tenemos aquí, jugar el play-off, partido a partido y veremos hasta dónde podemos llegar». Y Silas no se achicó a la hora de subrayar que el reto con el que empezó la temporada el Linares está aún al alcance de la mano.

«Vengo aquí con muchísimas ganas, con compromiso y esperando dar lo mejor de mí para acercarnos a ese objetivo que tenemos hasta final de temporada. El club, siendo realistas y mirando la clasificación, sabemos que está lejos pero una de las cosas por las que he venido a Linares es porque se trata de un club con nombre, con historia y con afición. El objetivo del Linares tiene que ser sí o sí estar entre los cuatro primeros», dijo.

Todo pasa por el papel que hagan los azulillos en las cinco próximas jornadas ante rivales de la parte de arriba: El Palo, Antequera, Real Jaén, Loja y Malagueño. Ganando los tres de casa y no perdiendo fuera contra antequeranos y lojeños, el equipo minero podría dar un salto importante en la clasificación y volver a creer en el milagro.

Ayer realizó la primera sesión de entrenamiento con sus nuevos compañeros. Espera adaptarse pronto y tener la oportunidad de debutar contra El Palo este domingo, el partido se ha fijado a las 17:00 en Linarejos.

«Me he sentido muy cómodo, a gusto con los compañeros y el cuerpo técnico, desde el principio han hecho que me sienta como uno más. Así que la primera impresión ha sido muy buena. No conocía a gente de esta plantilla, sólo al segundo entrenador, Chico, contra el que jugué hace unos años una Copa Federación cuando yo estaba en el Real Unión de Irún, creo que Joselu estaba también esa plantilla. Luego, hablando, hemos coincidido de enfrentarnos en contra».

Jesús Medina ha negociado con Silas que esté en el Linares hasta final de temporada. Aunque sus cifras en el Somozas son similares a las de José Manuel en el Linares durante la primera vuelta, y son dos jugadores de corte similar que actúan en banda, segundo punta o delantero, el cambio de aires a un jugador que no está rompiendo como se esperaba en un equipo anterior le puede venir muy bien para soltarse en el tramo final de liga. Además, el tipo de fútbol del grupo I no es el mismo que el del grupo IV.

«He firmado hasta final de temporada y mi idea es no mirar más allá de mañana, del próximo entrenamiento y del partido del domingo. Espero que las cosas vayan genial y en el fútbol está todo inventado. Si ellos están contentos y yo también a final de temporada, alargaremos esto. Es muy pronto y no pienso más allá de apretar los dientes en estos cuatro meses que quedan», concluyó en su presentación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos