Linares Deportivo

2.037 azulillos ya tienen su entrada

Jorge Barba jaleando a la afición al consumar la remontada contra el Tenerife B hace dos semanas./ENRIQUE
Jorge Barba jaleando a la afición al consumar la remontada contra el Tenerife B hace dos semanas. / ENRIQUE

Linares cree en la remontada y el Moralo intentará completar hasta 3 autocares

ÁNGEL MENDOZALinares

Más de dos mil entradas vendidas al cierre de la sede del Linares Deportivo en la tarde de ayer, excelente cifra que aventura más de media entrada en el Municipal de Linarejos para el domingo. En tierras mineras ya se sabe, gusta dejar para el último día lo de sacar la entrada, incluso aunque haya que hacer colas en las taquillas.

Pero queda todavía el empujón fuerte de hoy viernes, se podrían llegar a las 3.000 vendidas, esta tarde en la sede de la calle Pintor Sorolla. Mañana sábado estará abierta también por la mañana, de 11:00 a 13:30, y será el momento para aquellos que trabajaron en turno de tarde durante la semana. El sábado también será el último día para adquirirlas en venta anticipada para abonados a 5, 8 y 10 euros. Después, el domingo estarán abiertas las taquillas de Linarejos de 11:00 a 13:30 y desde las 18:30 cuando entre el autobús de la plantilla al campo. Ya serán a 6, 7, 10 y 12 euros, según la zona.

Dos autocares ha completado la afición de Navalmoral de la mata, van a por el tercero en estos últimos días para llegar a los 150 azulillos en Linarejos. El precio para ellos, que irán ubicados en la zona acotada para aficiones rivales debajo del marcador, es de 12 euros. El mismo precio que pagaron los linarenses en el Municipal de Navalmoral.

Habrá familias con niños que ya han confirmado su presencia en el partido. Dado que la afición minera fue muy bien tratada en tierras extremeñas y se vivieron momentos de hermanamiento, todo apunta a que no habrá tensión más allá de la deportiva durante los 90 (o 120) minutos que dure el partido. Después, cada uno a sus quehaceres, felices o tristes, según se haya dado el choque para cada bando.

En Linares todos creen en la remontada. Está difícil, pero ni mucho menos imposible. Ayer hubo entrenamiento a puerta abierta en el campo y muchos aficionados se desplazaron a darle ánimos al equipo de Juan Arsenal. Menos que en la eliminatoria anterior ante el Tenerife B, pero igualmente un nutrido grupo de seguidores demostró en primera persona que creen en sus chicos para que le den la vuelta a la eliminatoria y han empezado a caldear el ambiente desde mediados de semana.

La mejor noticia es que Miguelito se vio en el entrenamiento trabajando como uno más, a un ritmo muy alto. Su concurso en un partido como el del domingo es vital, pues se trata de uno de los mejores asistentes de gol del equipo, que precisamente necesita eso contra el Moralo, goles. Podría volver a la titularidad y ser el puñal que Linarejos quiere ver en el costado derecho del ataque.

«Va quedando menos... ¡Y estamos preparados!», escribía Fran Lara en redes sociales. Lo pasará mal el pivote cordobés viendo el partido desde la grada. Tiene 3 cartulinas amarillas y en play-off ese es el ciclo de sanción, así que no puede ayudar a sus compañeros dentro del campo. Será una baja sensible por la seguridad defensiva que aporta, aunque particularmente en este partido si algo debe hacer el Linares es atacar. Atacar mucho y bien, para romper la muralla del Moralo al menos 2 veces e igualar la eliminatoria.

En la ciudad se respira ese bonito ambiente de un play-off. Ayer amaneció el vetusto ayuntamiento de Linares, siempre en reformas, con la bandera del equipo colgada en el balcón. Ese balcón donde tantas veces se celebraron ascensos y que últimamente se han trasladado a la Estación de Madrid porque el histórico edificio está cerrado a la espera de ser algún día remodelado, cuando haya dinero para ello.

Se acerca el fin de semana, la cuenta atrás ha empezado.