Linares Deportivo

Emociones garantizadas entre Torredonjimeno y Linares

Azulillos y rojiblancos acabaron 1-0 en la jornada de la ida en Linarejos./ENRIQUE
Azulillos y rojiblancos acabaron 1-0 en la jornada de la ida en Linarejos. / ENRIQUE

Los tosirianos no han ganado en casa en lo que va de año, los azulillos quieren reencontrarse con su mejor versión y la efectividad goleadora

ÁNGEL MENDOZA

Emocionante derbi en el Matías Prats, siempre lo ha sido la visita del Linares Deportivo, sinónimo de partido apasionante e intenso, en el que puede pasar de todo. El choque es a las 18:00 y se encargará de mediar el granadino Juan Carlos Valero Barrales, colegiado con fama de no cortarse a la hora de mostrar una amarilla para que el partido discurra por los cauces correctos.

Difícil medir cuál de las dos escuadras tiene más alicientes para sacar los tres puntos. El Linares, que espera recibir en pocos días los dos puntos extra de la resolución de la alineación indebida del partido en Vélez, reduciendo así la distancia con el líder, está en un momento en el que necesita reafirmarse.

Volvió a aparecer el fantasma de la falta de acierto goleador, el único pero que se le puede poner este año al equipo de Juan Arsenal y que le ha costado un inesperado empate el pasado domingo ante el Martos en Linarejos, y casi le cuesta un disgusto el jueves contra el Huétor Tájar. Lo evitó Álex Rubio en el tramo final con un cabezazo impecable, pero el delantero está aún lejos de su mejor estado de forma y esta tarde volverá a sumar minutos para ir cogiendo la chispa adecuada.

Es Chendo Alarcón el que debe reencontrarse con el gol, después de un par de jornadas sin marcar, el tigre tiene hambre acumulada y ve en Torredonjimeno a su presa. Un rival que viene de encajar 4 goles en La Victoria, pero que en su campo es sin duda un rival mucho más sólido en defensa.

Sin embargo, los tosirianos tienen una espina clavada en los últimos meses, y es que no han logrado ganar ningún partido en casa en lo que va de 2019. La última fue contra el Torreperogil en un derbi que acabó 1-0 a finales de diciembre. Después llegó una dolorosa derrota 1-4 contra Motril, más los últimos tres empates como local, 0-0 contra Alhaurín de la Torre, 2-2 ante el Antequera y 1-1 ante el Loja.

Esa es la gran motivación de los rojiblancos, regalarle a su hinchada una victoria en el nuevo año y nada mejor que hacerlo en un derbi ante uno de los favoritos para el ascenso, sin dejar pasar lo verdaderamente importante, hay que salir de la zona de play-out en la que se han metido por los últimos cuatro encuentros sin ganar. Está a tiro de piedra, un solo empate ante el Linares ya les daría oxígeno, pero una victoria les sacaría a flote.

Linarenses y exazulillos

Partido muy especial para muchos jugadores del Torredonjimeno que son linarenses o han vestido antes la camiseta azulilla. El meta Rubén, los defensas David Rus, Vicente y Edu Osorio, los centrocampistas Luque y Quesada, o el extremo Antonio Montiel, son buen ejemplo de ello. Jugadores que sienten de una forma especial cada enfrentamiento contra el escudo por el que tanto lucharon hasta hace pocos años.

Chumilla sabe que sus hombres pondrán ese plus que les permitirá igualar o superar la intensidad que le pondrá el Linares. Mientras, los de Arsenal confían en reencontrase con su juego en el césped del Matías Prats y con la efectividad goleadora que ha faltado en la última semana.