Linares Deportivo

Linares y Moralo volverán a jugarse el ascenso 22 años después del amargo 0-1 en Linarejos

El partido entre Linares y Tenerife B fue muy disputado./ENRIQUE
El partido entre Linares y Tenerife B fue muy disputado. / ENRIQUE

El partido de ida se jugará seguramente el sábado, pues los extremeños deciden y ya han dado una primera negativa a ponerlo en domingo

ÁNGEL MENDOZALinares

El 21 de junio 1997, con más de 10.000 espectadores en Linarejos, cuando una fase de ascenso era sinónimo de lleno absoluto en el feudo minero. Entonces el play-off era una liguilla a puntos con partido a doble vuelta. El Linares venía de empatar en Navalmoral de la Mata y recibía al Moralo ante su gente. 25 jornadas sin perder sumó esa temporada el conjunto extremeño, cuyo gol en le minuto 90 le dio el ascenso a Segunda B y dejó al Linares con la miel en los labios.

La vida es caprichosa y ofrece en ocasiones el placer de la revancha. Eso es lo que quiere Linares, devolverle al Moralo la moneda de aquel 0-1 después de 22 años de espera. Así lo quiso el destino, salió del bombo la bola de los extremeños y la de los mineros, primer partido en Navalmoral de la Mata y vuelta en Linarejos. No era el peor rival que podía tocar, tampoco el mejor, pero sí es un partido con una connotación especial para los más veteranos que recuerdan aquella amarga tarde, y para los jóvenes que tantas veces lo escucharon de boca de sus padres y hermanos.

Será seguramente el sábado, malo para el Linares, que viene de jugar una eliminatoria de 120 minutos, pero la RFEF dice que, en caso de no haber acuerdo, el equipo que juega como local impone y manda. El Linares propuso el domingo, el Moralo ha dicho sábado y falta por acordarse la hora ente los clubes. Un día menos de descanso para la plantilla de Juan Arsenal.

El Moralo viene de doblegar al Horta catalán en la anterior eliminatoria

El técnico comentó tras el sorteo que «se trata de un rival rocoso. Los números que tienen son de rival que, como local, es difícil de batir. Vienen de eliminar a un rival del grupo catalán (Horta), que también tiene muy buen nivel. Nos espera una eliminatoria igualada. Como todos los equipos en play-off, tienen argumentos para poder complicarte la vida, sobre todo en su campo. El césped artificial es su hándicap más importante y tendremos que hacer un buen partido en la ida, para refrendarlo luego en casa. Con humildad y respeto, va a ser una eliminatoria de nuevo igualada».

Y tan rocoso. El único equipo que ha sido capaz de ganar al campeón de su grupo, le endosó un 4-1 al Mérida. Conjunto que maneja a la perfección el fútbol directo y la estrategia. Que en la primera ronda no pasó del 0-0 en casa y viajó al barrio barcelonés de Horta, donde Diego del Castillo hizo el 0-1. Después cerrojazo y los catalanes no encontraron forma de romper la muralla.

388 kilómetros separan a los dos municipios, casi 4 horas en coche, todo autovía. A lo largo de la semana se conocerán más detalles de cómo se podrá realizar el desplazamiento en autobús para los aficionados mineros que quieran animar a su equipo en el Municipal de Navalmoral.

Lo vivido el domingo

El Linares llega a esta segunda eliminatoria con la euforia de haber pasado por encima del CD Tenerife B ante su afición, demostrando que lo vivido en la ida fue un accidente.

«Un partido muy completo, minimizamos al rival, tuvimos el control absoluto y creamos todas las ocasiones de gol. Hubiese sido injusto quedarnos fuera por el esfuerzo físico y futbolístico. El equipo lo bordó y sólo la falta de definición nos impidió tener un resultado más holgado. Arriesgamos con la lesión de Jonathan y como entrenador me siento orgulloso por cómo entendió el fútbol el Linares», valoró del 2-0.

Todo el equipo estuvo de diez, pero hay tres jugadores que brillaron especialmente y que estuvieron soberbios. Chendo dio toda una cátedra de cómo debe jugar un delantero, Anaba fue un seguro de vida atrás y llegó a todos los balones peligrosos a tiempo para el corte, mientras que la entrada de Pablo Ortiz fue determinante, perfecto en la creación y expeditivo en ataque hasta que le hicieron el penalti. Los goleadores, Bolo y Rubio, también cuajaron un gran partido. Arsenal recuerda que, después del derroche de todos sus hombres «no es justo destacar a nadie por encima del grupo. Sometimos a un rival con talento, gente que ya ha debutado en Segunda División. Les sorprendimos, tuvimos todas las facetas del juego controladas y teníamos superioridad en todas las parcelas del campo. En el partido de ida no encontramos nuestra mejor versión, pero en casa se ha visto la verdadera dimensión del equipo. No ha sido demérito del Tenerife, es porque ahogamos todo su fútbol control».

Después estaba el otro factor, el de la afición. No fue tan numerosa como en otras fases de ascenso, pero los que estuvieron supieron sufrir con el equipo hasta el 1-0 de Bolo y en la prórroga no dejaron de animar. Contra el Moralo, seguro que se mejoran esos 4.041 espectadores que registraron las taquillas de Linarejos.

«Cuando Linarejos ruge, tiemblan los cimientos. Cuando estábamos cerca de los penaltis, ese aire que le han insuflado a los jugadores y lo que nos aportó la entrada de Beda, tuvimos profundidad y esta grada es un factor determinante para lo que nos queda. Espero que este partido llegue a la afición y que en el próximo partido haya más gente», añadió el preparador.