Linares Deportivo

Miguel Linares seguirá como director deportivo azulillo dos campañas más

Miguel Linares./ENRIQUE
Miguel Linares. / ENRIQUE

Su trabajo ha gustado en el club, acertó con Juan Arsenal, con el regreso de los ídolos, y la mayoría de sus fichajes han dado un rendimiento mayúsculo

ÁNGEL MENDOZALinares

El Linares Deportivo está contento con el trabajo del director deportivo de la entidad, Miguel Linares Zafra. Es por ello que las dos partes se sentaron para alcanzar un acuerdo y renovar su vinculación con la entidad minera por dos temporadas más, ampliando así su contrato hasta junio de 2021 como máximo responsable del área deportiva del club minero.

«Desde el seno de la entidad, queremos manifestar nuestra satisfacción con el trabajo de Miguel Linares esta temporada, clave en la consecución del objetivo de clasificación para el play- off de ascenso a Segunda División B a falta de siete jornadas para la finalización del campeonato. Sin perder de vista la temporada actual, ponemos la primera piedra de las próximas temporadas con esta renovación, dando continuidad al actual proyecto deportivo, dotándolo además de firmeza a medio plazo», cita el comunicado que el Linares Deportivo emitió ayer.

Para el Linares ha sido un puesto fundamental dentro de su organigrama en esta nueva etapa tras la refundación. Miguel Linares llegó al club con el que comparte apellido el pasado verano. Tras la salida del cargo de Alberto Lasarte después del descenso, la primera pretemporada en Tercera División fue un caos veraniego. La prematura salida de Juan Ferrando, que debía asumir ese rol y el de entrenador como nuevo Mánager General, se juntó con la llegada tardía de Joseba Aguado y el exceso de confianza del club en que prosperase el recurso para recuperar la plaza en Segunda B.

Confección de la plantilla

El resultado fue una plantilla más propia de un filial que de un puntero del Grupo IX. Vaivén de fichajes y jugadores a prueba, refuerzos tardíos que vagamente cuajaron, espantada de muchos en navidades y la peor temporada en categoría nacional del fútbol linarense. El equipo se quedó sin opciones de play-off, aunque los jugadores que acabó dirigiendo Jaime Molina dieron la cara hasta el final.

Con la presencia de Miguel Linares el pasado verano, esta parcela sí estuvo controlada. Llegó un técnico de su confianza y al que conocía de su anterior etapa como jugador en el Mancha Real. Recuperó a jugadores emblema para la afición, renovó bien, y acertó de pleno en fichajes como Miguelito, Anaba, Espejo, Chinchilla o Chendo, cinco jugadores que están brillando sobremanera. Los Samu, León, Tello o Sales están cumpliendo su rol también con nota.

Quizá el único pero de Miguel Linares este tiempo estuvo en lo difícil que ha sido completar la delantera. Llegó Javi Bolo, que no ha tenido continuidad por problemas físicos y no ha sido capaz de seguirle la estela goleadora a Chendo. En navidades vino Álex Rubio, que todavía está por explotar y del que se espera que marque diferencias en la fase de ascenso.

En general y a estas alturas de temporada, notable alto para Miguel Linares en su parcela, que puede convertirse en un brillante sobresaliente si la primavera acaba con fiesta en la fuente del minero.